Nintendo admite el fiasco que ha supuesto Wii U y rebaja sus previsiones de venta

Las pobres ventas de Wii U durante el periodo navideño han provocado que Nintendo rebaje considerablemente las expectativas que tenía depositadas en su última consola doméstica. Así lo demuestra el hecho de que la compañía japonesa haya recortado sus previsiones de venta al cierre del presente año fiscal.

En los últimos meses nos hemos hecho eco del avance en las ventas de Wii U. La consola de Nintendo no conseguía despegar ni siquiera cuando sus nuevas rivales, PlayStation 4 y Xbox One, habían llegado al mercado. Tras hacerlo en el último tramo de 2013, Nintendo quiso mostrarse optimista y mantener las previsiones de venta para el ejercicio 2013-2014, que se cierra el 31 de marzo de este año.

Éstas estaban fijadas en 9 millones de unidades de la consola, una cifra que según iban transcurriendo los últimos meses se convirtió en imposible. Tras un tiempo en el que le ha costado asumir la realidad, la Gran N ha reconocido la situación y ha optado por rebajar sus previsiones de venta de forma drástica. En concreto, ahora admite que desde abril de 2013 a marzo de 2014 venderá tan solo 2,8 millones de la segunda versión de Wii U.

En pobre balance en ventas logrado en el periodo navideño parece crucial para haber recortado en más de un tercio la cifra. La irrupción de las nuevas consolas de Sony y Microsoft ha afectado de lleno a la hora de minimizar la demanda del equipo que Nintendo lanzó a finales de 2012. Del optimismo se ha pasado a un realista pesimismo puesto que la previsión actual es incluso inferior a las ventas registradas el año pasado por la consola, cercanas a los 3,5 millones de unidades.

Una demanda muy reducida en el mercado europeo

Uno de los datos que demuestra la baja demanda que ha tenido Wii U en territorios clave como el mercado europeo ha sido publicado por nuestros compañeros de Gamerzona.com. Basándose en los datos aportados por el portal VGChartz, muestran cómo la recién llegada PlayStation 4 consiguió superar la cifra de ventas de la segunda Wii en nuestro continente en apenas dos semanas a pesar de que Wii U llevaba en el mercado un año cuando la consola de Sony se estrenó.

A día de hoy la diferencia entre ambas ha aumentado en el Viejo Continente. En la semana que se cerró el 4 de enero, Wii U fue la consola menos vendida en Europa (apenas 21.000 unidades) para alcanzar un total de 1,14 millones de unidades. Por su parte, PS4 (la más vendida en esa semana con 119.000 unidades) se situó en los 1,64 millones. Por su parte, Xbox One aún no ha superado a la consola de Nintendo y el último dato señala que se ha quedado en 799.000 unidades vendidas desde que se lanzase el 22 de noviembre.