REDTEL, la asociación de operadores españoles, cierra tras 6 años de actividad

Punto y final a la asociación que defendía las intereses de los operadores de banda ancha y móvil en nuestro país. Después de seis años desde que fuese fundada, REDTEL ha anunciado el cese de su actividad como grupo de presión para «generar un entorno regulatorio favorable a la inversión en redes de telecomunicaciones».

Constituida por ONO, Orange, Telefónica y Vodafone, la asociación de operadores españoles ha decidido disolverse tras haberse constituido en 2007 con el citado objetivo. En una nota de prensa distribuida entre los medios REDTEL asegura haber cumplido su principal compromiso, por lo que cesará su actividad a finales de este ejercicio.

En su comunicado asegura que «el balance de la labor desempeñada por REDTEL a lo largo de estos años es plenamente positivo«. Con su trabajo la asociación afirma haber «contribuido en estos años a asentar un sector en continua evolución y a poner en valor la solidez de los operadores con red propia que prestan servicio a más de 50 millones de usuarios».

Las empresas de telecomunicaciones se han felicitado por su compromiso en los últimos años con una «inversión sostenida de 3.000 millones de euros en los últimos ejercicios». Esto ha servido para que «España se coloque de nuevo a la cabeza en Europa en redes de nueva generación«.

No obstante, desde REDTEL lamentan que aún existan «situaciones no resueltas, principalmente referidas a la fiscalidad del sector». Según su punto de vista, «los operadores en España soportan la mayor presión fiscal de la Unión Europea«, en lo que es un claro mensaje al las instituciones para modificar este aspecto.

La última intervención destacada de esta asociación se produjo hace apenas unas semanas, cuando surgió la posibilidad de que Catalunya crease un nuevo impuesto para gravar las conexiones de ADSL y financiar de este modo el cine catalán. La respuesta de los operadores no se hizo esperar, siendo ésta un rotundo rechazo a esta posibilidad.