Jazztel mejora sus resultados incrementando un 14 por ciento sus ingresos

Jazztel ha aumentado los ingresos en el cuarto trimestre de 2006 un 14 por ciento, al pasar de 75,3 millones de euros a 85,5 millones. Además la operadora ha experimentado un crecimiento del 24 por ciento. Buenos resultados para la operadora presidida por Fernández Pujals que le permiten continuar los trabajos de construcción e iluminación de fibra para poder conectar las centrales de Jazztel. Así, los kilómetros de fibra de acceso local han pasado de 2.718 kilómetros en el cuarto trimestre de 2005 a 3.623 kilómetros a cierre de 2006.

Estos trabajos han permitido que de las 513 centrales desagregadas a día de hoy, 425 estén conectadas con fibra óptica, lo que supone un 83 por ciento del total. La posibilidad de combinar la desagregación de centrales con la conexión de las mismas con fibra óptica es el principal factor de diferenciación de la compañía, ya que le permite ofrecer a sus clientes mejores productos a mejores precios que sus competidores y con tecnología ADSL2+.

  • El ahorro de costes ya es una realidad al pasar de una media mensual de 21 millones de euros en el primer trimestre del 2006 a 15,5 millones durante el pasado mes de diciembre.
  • Entre las previsiones para el 2007 destacan el objetivo de alcanzar EBITDA cero durante el segundo semestre.

Clientes

En el apartado de clientes destaca el elevado crecimiento que se ha producido de los clientes en servicio durante el 2006 respecto al ejercicio anterior: La base de clientes ADSL activos (en servicio) ha aumentado un 88 por ciento, situándose en 247.451 clientes activos al cierre de 2006 frente a los 131.392 clientes activos a cierre de 2005

Los clientes de Internet de banda ancha (ADSL) contratados (es decir, clientes en servicio más clientes en proceso de provisión) han aumentado un 18 por ciento desde el cuarto trimestre del año 2005 al cuarto trimestre del año 2006 como consecuencia de las inversiones realizadas en campañas de marketing a lo largo del último ejercicio y a los nuevos servicios lanzados, como la televisión IP, el video sobre demanda o el servicio de segunda línea de voz sobre IP. Así, los clientes de ADSL contratados han pasado de 220.565 clientes en el cuarto trimestre de 2005 a 261.080 clientes a cierre del año 2006.

Inversiones:

Durante el ejercicio de 2006, las inversiones ascendieron a 93,4 millones de euros, lo que supone una reducción del 29 por ciento frente a los 131,9 millones de euros del ejercicio anterior. La reducción en la inversión se corresponde con la finalización del gran esfuerzo de despliegue de red e implantación de la nueva tecnología.

Plan de reducción de costes:

Durante el cuarto trimestre de 2006, se ha acometido un plan de ahorro de costes con el objetivo de reducir en al menos 70 millones de euros sus costes de estructura a fin de alcanzar EBITDA cero en el segundo semestre del año 2007.

El plan de ahorro de costes incluye varias medidas de ajuste, las más importantes de las cuales la operadora cita a continuación:

Atención al cliente: Durante el año 2006, la compañía ha concluido el traspaso de su servicio de atención al cliente a una plataforma propia y controlada al ciento por ciento por Jazztel, que se encuentra ubicada en Argentina, con el fin de asegurar un nivel de atención al cliente de acuerdo con las necesidades de los mismos y a su vez disminuir los costes operativos de la compañía. Jazztel está llevando a cabo las medidas necesarias para optimizar el funcionamiento de esta plataforma y alcanzar la excelencia en el servicio de atención al cliente.

Costes de red: Como se ha comentado anteriormente, la compañía ha continuado en 2006 la construcción de tramos de red de fibra de acceso local para conectar sus centrales en desagregación ULL a su propia red. Esta inversión permite a la compañía cancelar gran parte de los circuitos de capacidad que tenía alquilados a otros operadores para conectar centrales, eliminando el importante coste recurrente que suponen dichos circuitos. Asimismo, se ha logrado una significativa reducción en los costes de explotación de las redes y sistemas mediante la integración de funciones y la adecuación de los servicios de soporte externo a este nuevo modelo funcional.