Condena a Auna por quitar ilegalmente clientes a Telefónica

Condena a Auna por quitar ilegalmente clientes a Telefónica

Javier Sanz

La Audiencia Provincial de Barcelona ha cambiado totalmente el signo de una sentencia absolutoria de primera instancia y ha condenado a Auna por robar a Telefónica clientes de forma desleal y engañando a los usuarios. El fallo de la Audiencia Provincial de Barcelona considera probado que Auna captó clientes sin su consentimiento, de forma que los usuarios sólo se enteraban de que habían cambiado de proveedor de telecomunicaciones cuando les llegaba la factura.

Todas estas acciones, añade la sentencia, tenían como única finalidad robar a Telefónica el mayor número de consumidores posibles.

Esta práctica es una de las actuaciones que más demandas ha concentrado en el proceso de liberalización de las telecomunicaciones. Auna y Uni2 son las dos operadoras con un mayor número de denuncias acumuladas y ahora empiezan a conocerse las consecuencias.

La sentencia emitida el 9 de febrero por la Audiencia Provincial supone la condena de mayor rango a las prácticas contrarias a la ley de las nuevas operadoras, ya que hasta el momento sólo había fallos de primera instancia en los tribunales ordinarios.

Ahora, ya hay un veredicto de mayor calado y supone todo un varapalo para Auna. En primer lugar, porque considera que esta operadora es culpable de engañar a los clientes y de preseleccionarlos sin su consentimiento. La preselección es el mecanismo por el cual un usuario pasa a cursar todo su tráfico con una compañía distinta a Telefónica, en un proceso que debería ser voluntario, pero que, a la vista de esta sentencia, no lo ha sido en algunos casos.

La segunda razón que convierte la decisión de la Audiencia Provincial en más negativa si cabe para Auna es que cambia totalmente la sentencia de primera instancia, que absolvió a la operadora participada por el grupo Santander, Endesa y Unión Fenosa.

Auna tendrá que devolver a Telefónica los usuarios captados de forma ilegal

El tribunal de primera instancia consideró probado que Auna había captado clientes de forma desleal y que la conducta denunciada fue «constitutiva de engaño, fraude e incluso falsedad documental», entre otras cosas, porque la acusada no lo negó. Sin embargo, el juez absolvió a Auna porque consideró que la Ley de Competencia Desleal exigía que el impacto de estas actuaciones en el mercado fuera importante y entendía que el número de clientes robados por la operadora con estas prácticas no era suficientemente relevante.

Violación de la ley

La Audiencia Provincial de Barcelona echa por tierra esta interpretación y decreta que Auna violó la Ley de Competencia Desleal y la de telecomunicaciones. También desprecia la excusa de que no era Auna directamente sino comerciales de empresas subcontratadas los responsables de estas actuaciones. «La circunstancia de que los actos objeto de imputación fueron llevados a cabo por empresas subcontratadas no empece lo anterior, habida cuenta de que éstas operaban por cuenta de la demandada», explica la sentencia.

Por todo ello, la Audiencia Provincial condena a Auna por conducta desleal y la obliga a «cesar de inmediato y en el futuro toda práctica de preselección idéntica o similar» a la realizada en este caso. Además, y lo que es más importante a efectos prácticos, tendrá que devolver a Telefónica los clientes que haya captado de forma ilegal.

Ahora, Auna tiene la posibilidad de recurrir esta sentencia en casación, lo que llevaría el caso ante el Tribunal Supremo.

El caso de Auna es el que más lejos ha llegado, pero no el único. Uni2 también ha sido condenada en primera instancia por hechos parecidos y recientemente la CMT remitió a la Fiscalía 76 denuncias contras estas compañías por fraude en la preselección.