La guerra del fútbol en televisión amenaza con reabrirse este verano

La guerra del fútbol en televisión amenaza con reabrirse este verano

Redacción

Como viene siendo habitual en verano, la llamada guerra del fútbol por los derechos televisivos apunta a un nuevo episodio en el que los principales perjudicados podrían ser los aficionados. Así se deduce de la última denuncia de 21 clubs contra Canal+, acusando a la cadena de no pagarles.

La guerra del fútbol amenaza con reabrirse. Todo parecía atado y bien atado desde agosto del pasado año, cuando Mediapro y PRISA llegaban un acuerdo para la retransmisión de la Liga para las próximas temporadas. El conocido como G30, representado por el actual presidente de la LFP, Javier Tebas, llegó a un acuerdo con los equipos que habían firmado con PRISA rompiendo el contrato con Mediapro abonarían la pasada temporada y la presente 12 millones de euros que se repartirían entre todos los clubs.

Como leemos en elmundo.es, en dicho acuerdo se señala que si estas cantidades no se depositasen «en la LFP, antes del 31 de diciembre de cada una de las temporadas la cantidad deberá ser entregada/depositada por DTS a la LFP». Meses más tardes todo indica que no sucedió así el pasado diciembre y Canal+ no ha cumplido.

Según fuentes del G30, el canal adeudaría 8,5 millones de euros de los 12 comprometidos en el acuerdo, por lo que 21 equipos que conforman este acuerdo han optado por demandar a PRISA por impago. El dato contrasta con lo declarado recientemente por los 10 clubs con los que tiene contrato en vigor C+, que señalaron que la compañía «ha cumplido escrupulosamente y sin demora alguna las obligaciones de pago» de sus contratos.

Con esta situación, podríamos encontrarnos con una nueva pugna que se toparía de lleno con el inicio de la próxima temporada de Liga, que se inicia a mediados de agosto. Los 8,5 millones de euros recogidos en esta información son una cantidad al margen de los 99 millones que supuestamente adeuda la firma de PRISA a Mediapro, quien sigue exigiendo el «pago inmediato e incondicional» de parte de esta elevada cifra (en concreto, 57 millones).

¿Estaremos ante un nuevo culebrón que acabe por dejar sin retransmisión televisiva a los usuarios en las primeras jornadas ligueras?