Sinde cree que su ley se quedó corta y pide al Gobierno que la endurezca

Ángeles González Sinde ha vuelto a hacer acto de aparición. Lejos de arrepentirse por impulsar su norma antidescargas, lo ha hecho por no aportar a esta un poder censor mayor de cara a evitar la piratería. La exministra se mostró satisfecha con la reciente sentencia del Tribunal Supremo.

"Creo que hay mucho por hacer en esta ley, tanto por la indecisión de mi partido como por la falta de decisión del grupo político con el que pactamos su aprobación. Es una norma que se quedó corta". Con estas palabras ha regresado a la escena de la actualidad política y de Internet González Sinde, quien no ha tardado en celebrar la resolución del Tribunal Supremo en la que se desestimaban los recursos contra la ley que ingenió la ministra nombrada por el anterior Gobierno del PSOE.

"Tenía que haber sido más ambiciosa y eficaz"

No obstante, la exministra no está satisfecha del todo. "Me congratulo, pero debería haber sido más ambiciosa, más eficaz y habernos llevado a una situación mucho mejor de la que ahora tenemos, a un paisaje económico para la cultura mucho mejor del que ahora tenemos, que es desastroso", afirmó Sinde en relación a la nula eficacia exhibida por la norma después de más de un año en vigor.

Aunque el TS sí ha modificado el punto en el que se aseguraba que los administradores de webs que retirasen enlaces también serían considerados infractores por el mero hecho de retirarlos, el tribunal dio validez al resto del reglamento de la norma. Esto también ha sentado muy bien a la exministra. "Nunca me cupo ninguna duda de que la ley se ajustase a la ley y a la Constitución ya que se redactó en estrecha colaboración con el Ministerio de Justicia (encabezado por Francisco Caamaño por aquel entonces). No temíamos que vulnerara derechos fundamentales", recalcó.

Por último, calificó como "escasa y timorata" la aplicación de la norma que ha tenido hasta ahora por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, que la impulsó con su firma en diciembre de 2011 y entró en vigor en marzo del pasado año. Sinde aplaude la actitud del Gobierno y de su sucesor, José Ignacio Wert, ya que considera que existe "iniciativa para reformarla" y hacerla más eficaz.