La crisis y la competencia lastran los últimos resultados de Vodafone

Vodafone ha anunciado los resultados financieros del último año fiscal (del 1 de abril de 2012 al 31 de marzo de 2013). Los ingresos logrados por la compañía sufrieron un descenso interanual del 11,7%, caída que el operador achaca en gran parte a la situación de crisis económica en nuestro país y al aumento de la competencia en el sector.

El operador ha confirmado que en el último año sus ingresos fueron de 4.456 millones de euros, una cifra positiva pero que se vio afectada por diversos factores que hicieron que fuese menor a la del año anterior. Por ejemplo, la cartera de clientes de telefonía móvil se cerró con 14,3 millones de líneas, de las cuales un 68% fueron de contrato. El prepago se redujo en el último año en 740.000 líneas.

La compañía ha destacado el aumento de los ingresos por datos móviles, que se incrementaron un 16,5% a modo global y un 52,7% de forma específica en el negocio de Internet Móvil. Según Vodafone, esta cifra se sustenta en la «creciente penetración de smartphones» en nuestro mercado, ya que más de la mitad de sus usuarios ya cuenta con uno de estos terminales. Asimismo, resalta el «éxito de los planes Vodafone RED y Base» puesto que al cierre del año fiscal 1,5 millones de sus clientes se habían suscrito a alguno de estos nuevos planes lanzados en noviembre.

Por su parte, el operador reconoció la reducción del negocio fijo un 2,9% «debido a la fuerte competencia«. No obstante, Vodafone señaló la buena acogida de sus nuevas tarifas convergentes que incorporan su ADSL a los planes RED y Base y que en el último trimestre (el primero de 2013) proporcionaron un saldo positivo de 38.000 nuevas líneas de banda ancha.

De cara a mejorar los resultados en los próximos meses, el operador indica que «se está trabajando en un proyecto de transformación de la experiencia del cliente en tienda que se extenderá a un número significativo de puntos de venta a lo largo del próximo año». A ello se unirá el factor de inversión y de mejora en las infraestructuras. Después de haber mejorado la cobertura dentro de los edificios de las 26 principales ciudades del país, progresivamente se mejorará la banda ancha móvil hasta ofrecer velocidades punta de 43 Mbps en las 32 ciudades con más de 150.000 habitantes.

Igualmente, gracias al acuerdo con Orange, se impulsará el despliegue de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) hasta 6 millones de accesos en más de 50 ciudades españolas en los próximos tres años. No obstante, no hay que olvidar el reciente lanzamiento de su ADSL Turbo de 35 megas con tecnología VDSL que ya se puede contratar por el mismo precio que las conexiones ADSL.