Denuncia que Orange le acosa telefónicamente con 30 llamadas diarias

Denuncia que Orange le acosa telefónicamente con 30 llamadas diarias

Redacción

«Acoso sistemático«. Así ha definido su situación un empresario de Chiclana (Cádiz), quien ha denunciado a Orange por las continuas llamadas que recibe. El afectado asegura que cada día es telefoneado «una media de 30 llamadas» por parte del propio operador para exigirle el pago de una deuda que no mantiene.

«Desesperación e impotencia». En estos términos se expresa José Joaquín Sieso, hostelero de la localidad gaditana, quien sufre desde hace siete meses en su local las incesantes llamadas del operador. Este le reclama una deuda por morosidad. «El personal de Orange llama continuamente, una media de 30 veces al día, preguntado por distintas personas -cada vez dan un nombre distinto- a los que le reclaman una deuda por morosos», afirma.

Ante tal situación Sieso responde informando a los interlocutores del operador señalando que «el teléfono en cuestión no corresponde a ninguna de las personas a las que llaman y que su número nunca ha estado vinculado a la compañía Orange«. La situación le ha llevado incluso a escribir a la presidencia de la compañía, aunque por ahora no han cesado las llamadas, lo que le ha empujado a denunciar ante la Guardia Civil.

«Me he vuelto más irascible»

El afectado subraya su situación desesperada. «La vida me ha cambiado con Orange, pero en el peor de los sentidos. Me he vuelto más irascible, no tengo paciencia y estoy malhumorado«, asegura el empresario chiclanero quien sufre «psicológica y anímicamente«. De nada sirvió que el delegado en Andalucía del operador naranja contactase hace un mes con él, puesto que las llamadas se han seguido sucediendo.

El empresario espera que con la denuncia se acabe con el «vacío legal que existe y que estemos totalmente desprotegidos ante este tipo de prácticas». No en vano, según leemos en la información publicada por elmundo.es, un abogado de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) también está sufriendo la misma situación, con más de una docena de llamadas diarias en las que se le reclama una deuda. En ambos casos, el número de los afectados es muy fácil de recordar e incluye numerosos ceros.