La guerra de precios impulsa el récord histórico de portabilidades móviles

Los usuarios ya no dudan a la hora de cambiar de operador móvil. Así lo demuestran los datos facilitados por la CMT, que señala al primer mes de este año como aquel en el que se batió el récord histórco de portabilidades en este sector. Los OMV y sus tarifas reducidas fueron los grandes triunfadores.

Es una dinámica imparable. El cambio de operador entre los usuarios ha pasado de ser una práctica minoritaria a batir récords mes tras mes. En la nota mensual referida a enero de 2013 publicada por el regulador de las telecomunicaciones en nuestro país observamos cómo se produjeron más de 633.000 intercambios entre compañías. Se trata del número más alto registrado hasta la fecha y que supone nada menos que un 17,4% si lo comparamos con el mismo mes de 2012.

En la batalla por ganar usuarios móviles hubo grandes vencedores y vencidos. El primer bando lo integraron una vez más los Operadores Móviles Virtuales (OMV). El segmento formado por compañías sin red propia y que utilizan la infraestructura de los grandes operadores (precisamente los derrotados en esta guerra) volvió a liderar la ganancia de líneas y obtuvo un saldo neto favorable superior a los 170.000 números.

Como ya vimos hace un mes, gracias a información a la que tuvimos acceso en exclusiva, Jazztel y Ono destacaron como OMV que más usuarios ganaron en portabilidad. Las ofertas convergentes con sus servicios de banda ancha fija impulsaron a ambas compañías a liderar el número de usuarios ganados a otras compañías, con un balance de 68.000 y 48.000 portabilidades respectivamente a su favor. Pepephone completó el podio de los OMV en portabilidades positivas con más de 22.000 nuevas líneas a su favor provenientes de otras compañías.

No obstante, en medio de los operadores low cost se coló Yoigo. El cuarto operador con red propia en nuestro país superó los 30.000 números en portabilidad y tuvo una ganancia neta de líneas superior a las 85.000, lo que supone un considerable incremento respecto a los últimos meses de 2012.

Por su parte, los operadores tradicionales volvieron a registrar una fuerte caída en su número de clientes. Movistar y Vodafone perdieron más de 240.000 númeos respectivamente, de los cuales cerca de la mitad de cada compañía hicieron la portabilidad a otro operador. Orange también tuvo un balance negativo de 51.000 líneas pero al menos tuvo un saldo positivo en portabilidad superior a los 16.000 números.