Microsoft, dispuesta a acabar con los juegos de segunda mano y la piratería en Xbox 720

Los videojuegos de segunda mano y la piratería están en el punto de mira de Microsoft. La compañía podría apostar en su nueva consola por la integración de un sistema que impida la ejecución de juegos de segunda mano y que igualmente busque obstaculizar al máximo el desarrollo de la piratería.

A pesar de que genera una amplia polémica, la compañía de Redmond no reniega de los sistemas anti juegos de segunda mano y contra la llamada «piratería». Así lo ha señalado Ian Livingstone, presidente ejecutivo de Eidos, quien teme que finalmente Microsoft sí optará por tomar estas medidas en contra de la corriente de opinión de muchos usuarios, especialmente en lo que a juegos usados se refiere.

El máximo responsable de la compañía que está detrás del nuevo Tomb Raider cree «bastante probable» la introducción de varios sistemas muy criticados en los últimos meses. Como leemos en Gamerzona.com, por un lado, la compañía estadounidense se plantea obligar a jugar con conexión a Internet de forma permanente en su nueva consola. El objetivo con esta medida es intentar controlar la ejecución de copias de juegos y detectarlas de un modo más eficaz. Esto ya ha sido introducido por algunas desarrolladoras como Ubisoft en algunos de sus títulos para PC, pero el resultado ha sido más bien discreto y muy controvertido.

Pero si la anterior gusta poco, el método para evitar los títulos de segunda mano en la nueva Xbox gusta menos aún. Según Livingston, el sistema que planteará Microsoft será la introducción de «una especie de marca de agua» en cada disco y que serviría al lector de la consola para identificar el juego y asociarlo a una única consola. Así detectaría si se trata de un juego nuevo o de segunda mano.

Sin embargo, esto es visto como una limitación en gran medida la libertad del usuario. No solo no se podrían ejecutar juegos adquiridos de forma legal en el mercado de segunda mano sino que también se impediría la ejecución, por ejemplo, de juegos prestados por otros usuarios. A pesar de que los primeros globos sonda para palpar la opinión de los usuarios sugieren que se trata de algo muy criticado parece que Microsoft finalmente seguiría adelante con la medida, mientras su gran rival Sony, en cambio, ha dado marcha atrás en sus planes similares.

Así pues, Microsoft parece dispuesta a dar un paso al frente que puede contentar a la industria pero no así a los usuarios. No obstante, aún tiene tiempo para replantearse la situación, ya que la consola no se presentará a priori hasta abril y tiempo tiene para intentar encontrar una solución que no disguste de esta manera a sus usuarios, que al fin y al cabo son quienes le acaban aportando sus ingresos millonarios.