Wert cederá a las presiones de EEUU y endurecerá la Ley Sinde esta primavera

La historia está llamada a repetirse. Si el primer borrador de la Ley Sinde ya fue redactado en parte gracias a las presiones de EEUU y su poderosa industria cultural, en los próximos meses se espera que sean estos agentes quienes impulsen en endurecimiento de la norma antidescargas española.

Vuelve a sonar con fuerza la posibilidad de un endurecimiento de la ley antipiratería en España. A punto de cumplirse un año desde la entrada en vigor de la llamada Ley Sinde-Wert, los resultados de ésta han brillado por su ausencia. A pesar de optar por el cierre de páginas web de enlaces a través de un órgano administrativo dejando a un segundo lado a la figura judicial en el proceso, estas webs siguen activas sin haber sufrido las consecuencias estipuladas en la norma.

Desde la industria cultural y del entretenimiento son conscientes del fracaso que ha supuesto hasta ahora esta ley y no han tardado en presionar para que se endurezca la norma. Segun podemos leer en información de la periodista Pilar Portero, durante los meses de primavera se radicalizará el mensaje de este sector de cara a que el ministro de Cultura, José Ignacio Wert, atienda a sus peticiones y reforme la ley de un modo drástico.

Fuentes cercanas a la MPAA, asociación estadounidense que agrupa a las principales compañías de la industria cinematográfica, han reconocido que estarían cerca de iniciar su ofensiva para que la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual sea más acorde con sus intereses. El presidente de la MPAA, Christopher Dodd, ya trasladó recientemente a Mariano Rajoy sus preocupaciones sobre las masivas infracciones del copyright en Internet en nuestro país y esto es visto solo como un precedente de lo que el sector está dispuesto a hacer en torno a la figura de Wert.

Estas mismas fuentes se han mostrado confiadas en que las promesas que salieron del citado encuentro se plasmen más pronto que tarde en una nueva vuelta de tuerca en torno a las descargas en Internet. Como hemos visto en los últimos meses, ésta podría ir dirigida incluso a la eliminación del derecho a copia privada como paso previo a la ilegalización del intercambio de archivos a través de redes P2P para pasar a persguir a los usuaros de éstas.

Wert es plenamente consciente de que no ha acertado con su ley antidescargas y teme convertirse en lo que fue la anterior ministra Sinde para los internautas. No obstante, aunque una norma antidescargas más férrea acabe por denostar su figura política del todo, las presiones de la industria y la injerencia de EEUU valen más que la imagen de uno de los políticos peor valorados del Gobierno de Rajoy.