El fundador de Megaupload da las 5 claves a la industria cultural para evitar la piratería

Kim Dotcom, fundador de Megaupload, ha reaparecido a través de su cuenta de Twitter para anunciar las que en su opinión son los aspectos fundamentales que la industria cultural tendría que tener en cuenta para luchar contra la llamada «piratería» en la Red.

En poco más de una semana se cumplirá el aniversario del cierre de Megaupload. Para «celebrarlo», su fundador, el siempre polémico Kim Dotcom, inaugurará un servicio de similares características que ha dado a conocer como Mega. Con la intención de responder a quienes critican que su plataforma fue un foco masivo de «piratería«, el alemán ha utilizado su cuenta de Twitter para aconsejar a la industria sobre qué hacer para evitar que sus productos sean pirateados en Internet.

Como se puede leer en su tweet, es necesario que tanto la industria como aquellos artistas que lanzan un producto susceptible de circular por la Red tengan en cuenta una serie de recomendaciones. En su opinión, aquellos que cumplan con la mayoría de los cinco consejos que da tendrán más cerca el éxito y minimizarán las posibilidades de no recibir una remuneración por su obra.

En primer lugar, Dotcom considera que es necesario crear «un gran producto», ya que sin la calidad no será atractivo para el consumidor. A esto debe ir unido el ser de fácil acceso por los usuarios y que a su vez sea lanzado a nivel mundial en un mismo día. Esto nos recuerda al estudio que aseguraba que el retraso en el estreno de películas en otras partes del mundo más allá de EEUU es el principal factor para que los usuarios de estos países acudan a la Red para disfrutar de estos contenidos, por lo que razón tampoco le falta en este punto a Dotcom.

Otro factor muy a tener en cuenta y que parecen olvidar sistemáticamente desde las compañías del sector es el «precio justo» y asequible de sus productos. Son muchos los que optan por descargas P2P u otros métodos para descargar material con copyright sin pagar por ello, pero esto no significa que los usuarios no estén dispuestos a pagar, tal y como demuestra algún caso reciente en Internet o que son precisamente éstos los que más contenidos compran.

Por último, recomienda que los contenidos tengan la mayor compatibilidad posible con todo tipo de dispositivos. Así se conseguiría llegar a un mayor número de usuarios y de esta forma aumentarían las posibilidades de rentabilizar económicamente la obra.

Aunque Kim Dotcom no ha descubierto la pólvora con sus declaraciones, no le falta razón en ellas. A todas luces la estrategia seguida hasta ahora por el sector no ha sido efectiva dada la facilidad para acceder en Internet a gran parte de sus contenidos sin pagar por ellos. Sus esfuerzos por mantener el status quo han resultado futiles y quizá deban empezar a abrir sus oídos para rentabilizar a tiempo las posibilidades que se abren gracias a Internet, incluso si los consejos provienen del que consideran uno de sus enemigos, quien en este caso ha dado una lección en la que no falta coherencia.