La CIA ha estado espiando a cientos de gobiernos durante medio siglo con productos que ellos mismos vendían

Actualidad

¿Es este el mayor golpe de inteligencia del último siglo? La propia CIA así lo afirma. Desde finales de la Segunda Guerra Mundial, la CIA ha estado detrás de una empresa usada por gobiernos de todo el mundo para proteger sus comunicaciones. Sin embargo, estas comunicaciones estaban siendo espiadas por la CIA, que se ha enterado de todo.

La empresa, llamada Crypto AG, fue fundada en la Segunda Guerra Mundial para crear máquinas de cifrado “espiables” ante el miedo de que no pudieran descifrar los mensajes de los enemigos, y rápidamente se convirtió en líder del mercado, pasando de las ondas de radio a los microchips y al software en la actualidad. La empresa tenía sede en Suiza, y ha ganado millones de dólares vendiendo equipamiento a más de 120 países de todo el mundo, incluyendo el gobierno de Irán, paramilitares en América Latina, gobiernos «enemigos» como India o Pakistán, o incluso El Vaticano.

cia espionaje

Crypto AG: cómo espiar a gobiernos durante más de medio siglo

Esta empresa suiza era, en secreto, propiedad de la CIA desde los tiempos de la fundación de la Alemania Occidental. Todos los dispositivos vendidos habían sido modificados de manera que la CIA podía romper su seguridad e interceptar los mensajes cifrados. Todo ha sido desvelado en un documento al que han tenido acceso The Washington Post y ZDF.

El informe de la operación, llamada inicialmente Thesaurus y posteriormente Rubicon, termina diciendo que se trata del “golpe de inteligencia del siglo”, ya que los gobiernos extranjeros no sólo estaban pagando productos caros a Estados Unidos y Alemania Occidental, sino que encima lo hacían para que sus comunicaciones fueran espiadas.

Desde 1970, la CIA y la NSA han dominado la empresa, decidiendo a quien contratar, diseñando los dispositivos, saboteando los algoritmos y dirigiendo las ventas de los dispositivos. A partir de ahí, tan sólo tenían que tener espías escuchando las comunicaciones.

Con ello, han conseguido información vital en crisis como las ocurridas en Irán en 1979, en la guerra de los Balcanes o atentados terroristas. Entre los países que no usaban los dispositivos de Crypto AG se encontraban China y Rusia (y previamente también la Unión Soviética), ya que ambos creían que la empresa tenía relaciones con los gobiernos de Alemania Occidental.

Por desgracia, las relaciones de esos países con otros que sí las usaban implicaba que Estados Unidos podía conocer de muchas de sus operaciones a través de terceros. La agencia de espionaje alemana, BND, dejó la operación a principios de los años 90, y la CIA compró la participación del gobierno para tomar el control total de la empresa.

La sociedad fue desmantelada en 2018: la CIA no se arrepiente

Durante varias veces a lo largo de su existencia, Crypto AG era responsable de más del 40% comunicaciones diplomáticas entre gobiernos extranjeros de todo el mundo, gracias a lo cual amasaron una enorme cantidad de datos. Y encima ganaron millones de dólares en el proceso que usaban para financiar sus operaciones.

Su equipamiento todavía se usa por algunos países, aunque la empresa fue desmantelada en 2018, ya que probablemente ya tengan otros métodos para acceder a conversaciones, como espiar WhatsApp. Sus activos fueron vendidos a dos empresas. La primera, CyOne Security, que vende sistemas de seguridad al gobierno suizo, y Crypto International, que mantiene su negocio internacional y la marca. Ambas afirman que ya no llevan a cabo actividades de espionaje, pero Suiza ha empezado a investigar las relaciones y de momento ha retirado la licencia de venta a Crypto International, a pesar de que el gobierno suizo conocía la actividad de Crypto AG más que de sobra.

Lo que sí está claro es que Crypto AG ha permitido a Estados Unidos dominar a decenas de gobiernos rivales durante décadas, y tener una gran ventaja durante la Guerra Fría. Por desgracia, no se sabe qué información conocían en Estados Unidos, ya que probablemente sabían de todo tipo de matanzas, planes de asesinato o violaciones de derechos humanos. Además, el director de la NSA a finales de los 70 y principios de los 80 afirma que no se arrepiente de nada porque “era una fuente muy importante de información”.

Escrito por Alberto García

Fuente > Washington Post

Continúa leyendo
  • Manolita

    Y ahora, justificad con vuestros cojones morenos los boicots que esta gentuza promueve contra quienes no se pliegan a sus intereses.

  • susana

    Pues menuda novedad

    En septiembre de 1960 dos criptografos de la NSA William Hamilton y Vernon Mitchell huyeron vía Cuba a la URSS fue entonces cuando se supo que la NSA espiaba a jefes de estado de todo el mundo, incluso de países aliados, por ej. habían espiado el teléfono de Franco

    Teniendo en cuenta que los primeros 20 años de existencia de la telefónica fue propiedad de la ITT y que después de la nacionalización en 1944 se firmó con ellos un contrato de asistencia técnica (incluso en 1985 seguían vendiendo chips a la telefónica) no creo yo que ni Franco ni los que vinieron después ignorasen el espionaje que sufrían por parte de la NSA

    Y la URSS no compraba nada pero la NSA podía escuchar incluso las conversaciones de dirigentes del Kremlin cuando se desplazaban por Moscú en coche y usaban los teléfonos de sus coches gracias a los satélites espía de orbita baja que poseía la NSA

  • Esto no me parece extraño para nada. Al igual que la unidad TAO de la NSA que modificaba productos electrónicos provenientes de EE.UU para espiar al resto del Mundo. Todo se basaba en que cuando pedías a una tienda a EE.UU el producto pasaba antes por la unidad TAO de la NSA para meterle las correspondientes modificaciones que sirvieran para espiar a la gente.

    Por otro lado la NSA hace años tenía voz y voto en el llamado NIST o el Instituto para la Normalización de Estándares Tecnológicos de EE.UU. Uno de esos estándares era el cifrado de doble curva elíptica, este cifrado que fue usado durante años tenía un patrón que permitía a la NSA descifrarlo de una manera fácil. Todo viene a que cuando se crea un cifrado este debe tener un alto nivel de entropía. Este básicamente es el nivel de azar o aletoriedad en una fórmula específica, y todo depende de las diferentes variables que conforman esa fórmula. Si hay una parte que es una constante, el nivel de entropía disminuye enormemente. Y eso es lo que ocurría. Todo sin que nadie se enterase durante años. Ahora la NSA está como castigada por portarse mal, por decirlo fácil. Pero sigue por la ley estadounidense siendo ponente de la comisión del NIST.

    Salu2