Ni torrent, ni IPTV, ni streaming: ahora la toman con Telegram por piratería

P2P

La industria del entretenimiento tiene una cruzada particular contra la piratería, ya que al final afecta negativamente a su negocio por una pequeña pérdida directa de ingresos, aunque sus obras al final acaben llegando a más usuarios. Conocido es su odio al torrent, al streaming y al IPTV, pero ahora tienen un nuevo enemigo: Telegram.

Telegram ahora está en el punto de mira de las autoridades estadounidenses por piratería

Telegram es la aplicación de mensajería ideal. Además de permitir enviar mensajes desde prácticamente cualquier plataforma y de manera independiente del móvil, también permite subir archivos de hasta 1,5 GB con un límite de velocidad de 1 MB/s. No existe ninguna restricción sobre el contenido que podemos subir, y en la plataforma hay grupos y canales que comparten todo tipo de contenido, incluyendo como no mucho que está sujeto a derechos de autor.

telegram pirateria

Este es el motivo por el que la RIAA lo ha incluido en el listado de mercados de “mala fama”, en los cuales identifica focos de piratería online y offline para ayudar a Estados Unidos a posicionarse frente a otros países en lo que se refiere a ejecuciones por copyright, ya que afirman que todo lo que tenga que ver con la piratería está dañando a los creadores estadounidenses, además de a sus empresas y a su economía en general.

En el listado aparecen portales clásicos, como webs para descargar torrents, webs de enlaces, webs de descarga directa, páginas que permiten ripear vídeos, etc. Entre ellos encontramos las típicas webs como The Pirate Bay, FLVto, Newalbumreleases y Uploaded, entre muchos otros. Sin embargo, en el apartado musical ahora se ha incluido a Telegram.

Entre los problemas que destaca la RIAA se encuentra que Telegram permite automatizar la subida de archivos mediante scripts, dividiéndolos en partes de 1,5 GB y en canales de películas, series o libros, pudiendo compartir cualquier cosa sin que las autoridades puedan hacer mucho por evitarlo. Además, hay multitud de bots que permiten descargar sin ni siquiera entrar en un grupo.

Telegram no se molesta en comprobar si se cumplen las reclamaciones de DMCA

Estos archivos, además, se almacenan en su mayoría en los servidores de Telegram, que ha recibido 18.000 reclamaciones de DMCA de la RIAA. Telegram envía esas reclamaciones a los gestores de los canales, que normalmente hacen caso omiso de ellas porque no se toma ninguna medida contra ellos, ya que el contenido denunciado sigue disponible. Según la RIAA, Telegram no se molesta en comprobar si se ha cumplido con la reclamación.

Ahora, al estar Telegram en el listado del Office of the US Trade Representative (USRT), que es quien solicita a la RIAA la elaboración de la lista de portales de piratería, esperan que la app de mensajería sea más receptiva ante las peticiones de quitar contenido. Telegram está registrada como una sociedad limitada tanto en Reino Unido como en Estados Unidos, por lo que no se sabe si este último la debe tratar como una empresa extranjera.

En el pasado, Telegram ha eliminado algún que otro canal en la aplicación. En España cerraron uno de kiosko que subía periódicos, mientras que hace dos años cerraron uno por haber compartido música de Taylor Swift, después de que Google y Apple amenazaran con eliminar la aplicación de sus tiendas si no lo hacía.

Además de Telegram, el informe revela otros problemas presentes relacionados con la piratería, como el malware que hay en muchas webs pirata, así como los servicios de alojamiento “a prueba de balas”, que ignoran las reclamaciones de DMCA.

Escrito por Alberto García

Fuente > TorrentFreak