Esto es lo que haces cuando te conectas a una red WiFi pública, y no lo haces de manera segura

Redes

El WiFi público es una de las opciones a las que tenemos que recurrir cuando nos quedamos sin datos, cuando no tenemos cobertura, o cuando estamos en un país donde no podemos hacer uso de la red móvil. Sin embargo, hacerlo puede entrañar muchos peligros, y un estudio ha desvelado cuáles son los peores errores que cometemos, así como para qué nos solemos conectar a estas redes.

El 40% de la población se conecta a un WiFi público cada semana

El estudio, llevado a cabo por la empresa Radware, ha tomado como muestra a 2.000 usuarios para ver cómo gestionamos normalmente nuestros datos y privacidad a la hora de conectarnos a una red WiFi pública. En el estudio han descubierto que la mayoría de los usuarios no son conscientes de lo que hacen con sus datos, y de cómo están accediendo a estas redes de manera insegura, donde priorizan la comodidad antes que su seguridad.

WiFi gratis

El 40% de los encuestados afirmó usar una red WiFi pública abierta cada semana. El 66% de los usuarios se conectaba para mirar sus redes sociales, mientras que el 44% lo hacía para comprobar la previsión del tiempo. El 33% lo hacía para acceder a entretenimiento online, mientras que un 30% lo hacía para mirar el email del trabajo. El 23% también lo usaba para hacer compras por Internet, donde se están dando datos personales muy sensibles como la dirección o la tarjeta de crédito. Por suerte, estos datos suelen estar protegidos si los estamos introduciendo en una página web HTTPS. Por último, el 16% de los encuestados comprobaban también los resultados deportivos.

Hay dos tipos de redes WiFi públicas: las seguras y las inseguras. Las inseguras son aquellas a las que no nos debemos conectar nunca, ya que éstas están abiertas y no requieren de ningún tipo de verificación para conectarse. Un ejemplo claro suele ser la que usan algunos hoteles, que es posible que no requieran ninguna contraseña para conectarse.

E incluso en las que requieren contraseñas, es peligroso hacerlo en según qué casos, ya que estaremos compartiendo red con otros dispositivos que pueden conocer nuestra navegación en todo momento. Y si no estamos navegando usando conexiones cifradas, podrán ver el contenido de lo que estamos viendo. Según la encuesta, el 65% de los usuarios no usa un VPN para navegar. El 13% sí usa uno de empresa, y el resto usan VPN privados.

Consejos para conectarse a una red WiFi pública abierta

Usar un VPN en una red pública es lo más recomendable, ya que hay multitud de VPN gratis que nos permitirán estar tranquilos. De todas formas, antes de nada es recomendable saber qué es una VPN, cómo funciona, ventajas e inconvenientes que nos ofrecen, etc. En el caso de no poder usar un VPN, podemos usar Tor Browser para hacerlo de manera anónima y segura.

Por tanto, estas son las siguientes recomendaciones que hay que seguir a la hora de conectarse a una red WiFi abierta:

  • Desactivar la conexión automática a redes abiertas
  • Eliminar los puntos de acceso WiFi públicos después de habernos conectado
  • Usar un VPN siempre
  • Conectarse a webs HTTPS y TLS
  • Comprobar que el punto de acceso WiFi es real y no es falso
  • Tener el firmware y el antivirus actualizados
  • Evita introducir tus credenciales, ya que puede haber un keylogger en la red si no lo hacemos en una web HTTPS
  • Usar verificación en dos pasos
  • No acceder a webs bancarias ni introducir información financiera
  • No comprar online
  • Bloquear la opción de compartir archivos en la misma red
Escrito por Alberto García

Fuente > Radware