Cómo la Inteligencia Artificial mejora la imagen y aprovecha un panel QLED

Televisión

La calidad de un contenido multimedia es relevante, sin duda alguna. No es lo mismo una película en Full HD recibida en streaming, con un códec de baja calidad y comprimida, que la misma película en resolución 8K y que proviene de un formato físico como es el Blu-ray. Pero, aunque el propio medio condiciona la calidad de imagen que disfrutamos, y también la calidad del sonido, el soporte de reproducción también lo hace.

Hasta ahora hemos estado pensando en qué resolución tiene un televisor, cuál es la tecnología de su pantalla y otras especificaciones técnicas propias única y exclusivamente del ‘display’. Con la introducción de los nuevos televisores Samsung QLED 8K, sin embargo, hay que introducir nuevos conceptos como procesador e Inteligencia Artificial, porque juegan un papel protagonista en una imagen de calidad destacablemente superior a lo que estamos acostumbrados.

samsung quantum procesador

Procesador 8K e Inteligencia Artificial: más allá de la resolución 8K y la tecnología QLED

La resolución 8K, así como la tecnología QLED, ya suponen por sí mismas una referencia en cuanto a calidad de imagen en los televisores Samsung QLED 8K. Por sí solos son un potente músculo a nivel técnico. Pero además de estas dos características clave, en estos nuevos se esconde un Procesador 8K y toda la tecnología de Inteligencia Artificial.

El procesador 8K es la CPU, el cerebro que da vida al televisor y a los contenidos que vemos en pantalla. En lugar de mostrar los contenidos que queremos reproducir, y no actuar sobre ellos, los televisores Samsung QLED 8K cuentan con un potente sistema de procesado que se encarga de trabajar en tiempo real analizando nuestro entorno para adaptar el nivel de brillo. Y para transformar cualquier contenido a 8K con la tecnología de remasterizado.

televisor samsung qled

El ‘remasterizado’, en los televisores Samsung QLED 8K, se basa en un sistema de Inteligencia Artificial con aprendizaje automático –Machine Learning Super Resolution- que analiza cada escena de forma automática para que podamos apreciar hasta el mínimo detalle y mejorando los contornos de la imagen para una mayor definición y nitidez. Y este potente procesador, además, analiza cada escena también para adaptar el sonido y garantizar una experiencia inmersiva en juegos, películas y cualquier otro contenido.

Precisamente por eso, aunque la cantidad de contenidos 8K en plataformas como YouTube ya no es en absoluto un problema, tampoco deberíamos preocuparnos por cómo se verán contenidos que originalmente tienen resolución 4K, o Full HD, por ejemplo. Porque, aunque la resolución de origen es inferior a la de nuestro televisor, su potente procesador y la Inteligencia Artificial lo convierten al 8K para que la calidad de imagen y de sonido sean tan buenas como esperamos.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone