Qué hace que un PLC funcione lento y ralentice tu conexión a Internet

Actualidad

Un PLC, comprendido de la forma más sencilla posible, es un dispositivo que extiende la conexión de red a través de la red eléctrica. Así, aunque tengamos el router en una estancia, podemos llevar la conexión por la propia corriente eléctrica de la casa a otros puntos, y servir Ethernet o WiFi de manera directa. Ahora bien, hay ciertas limitaciones en estos dispositivos y algunos posibles problemas que debemos tener en cuenta si queremos disfrutar de la máxima velocidad de conexión disponible o contratada.

El rendimiento de un PLC es dependiente, de forma directa, de la calidad de la instalación eléctrica. Su estado, su antigüedad y su aislamiento son factores clave, que pueden mermar la velocidad de la conexión a Internet. No solo afectará sobre el rendimiento, en cuanto a la velocidad, sino que también puede suponer contratiempos para la estabilidad de la conexión produciendo cortes. Además de esto, también hay que tener en cuenta el esquema de instalación de la red eléctrica de casa porque, si existen varios circuitos, debemos hacer la instalación de los PLCs dentro de un mismo circuito.

Los principales problemas de los PLC que pueden afectar a la velocidad y estabilidad de tu conexión a Internet en casa

Otro factor a tener en cuenta son las interferencias que se pueden producir entre el PLC y otros dispositivos conectados a la red eléctrica de casa. Si el WiFi puede verse afectado por las paredes o los muebles, por ejemplo, la conexión de red mediante PLC se puede ver afectada de forma negativa por el funcionamiento de algunos electrodomésticos que producen interferencias en esta red eléctrica. La lavavadora puede ser el origen de algunos problemas, por ejemplo, pero también la nevera o el lavavajillas.

Además de todo lo anterior debemos tener en cuenta que la instalación de un PLC se debe llevar a cabo de forma directa a la red eléctrica. Esto quiere decir que debemos evitar las regletas y los ladrones, porque también pueden dar problemas sobre el rendimiento y sobre el funcionamiento. Más allá de todo esto, sobra decir que hay que tener en cuenta la velocidad máxima que soporta el PLC para las transferencia de datos, porque quizá esté funcionando perfectamente y solo hayamos comprado un PLC más lento que nuestra conexión de fibra óptica.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone