Los pagos por descarga de BitTorrent no son algo nuevo, la idea lleva más de 10 años entre nosotros

Actualidad

Hace solo unos días que os hablamos del Proyecto Atlas, una nueva modalidad en la que la conocida empresa BitTorrent está trabajando tras su adquisición por parte de la compañía que se encuentra tras la criptomoneda Tron.

Como ya os hicimos saber en su momento, Atlas en un «nuevo» método de compartición de contenidos vía torrent a través de redes P2P, con el que se pretende recompensar a ciertos usuarios activos con criptomonedas, todo ello con el fin de agilizar las subidas y bajadas de contenidos, y al mismo tiempo descentralizar Internet.

Pero claro, aunque en un principio estas dos firmas están «vendiendo» este sistema de pagos como algo novedoso e innovador, lo cierto es que no es así, este proyecto ya fue ideado hace bastante tiempo. Decimos todo esto debido a que el equipo de investigación de la plataforma Tribler ha estado trabajando en una idea como esta desde hace más de una década, por lo que en estos momentos ya dispone de una modalidad de pago como la anunciada por BitTorrent totalmente operativa en su cliente torrent.

Y es que hay que tener en cuenta que el intercambio de ficheros vía BitTorrent, en los primeros tiempos era muy diferente a la actualidad, ya que entre otras cosas, el ancho de banda era relativamente escaso y los sitios torrent animaban a los usuarios a mantener a sus clientes en funcionamiento para asegurarse de que las descargas finalizarían en “sólo” unas horas, incluso días. Entonces fue cuando para solucionar este problema, un grupo de investigadores tuvo la idea de tratar este ancho de banda como si fuese una moneda.

Tribler

Así, ya en 2007 aseguraron que el uso de las redes P2P dependería en gran medida de la cantidad de donaciones que la gente haga para todo ello por medio de “monedas electrónicas” y marcar como objetivo el vídeo P2P HDTV bajo demanda. Esto fue hace 11 años, y las cosas han cambiado mucho desde entonces, pero mientras que la idea tuvo una gran aceptación por parte de muchos, otros tantos, incluyendo a Bram Cohen, inventor de BitTorrent, se mostraron bastante escépticos al respecto.

Es más, en su momento Cohen afirmó que eso era algo que nunca funcionaría, ya que el intercambio de datos por dinero electrónico es algo que no veía viable, aunque al igual que todo lo relacionado con la tecnología, parece que sus ideas también han cambiado.

La idea del pago por compartir torrents existe desde hace más de una década

Decir que el equipo de Tribler cuenta actualmente con más de 45 estudiantes centrados en el proyecto, además de cinco desarrolladores dedicados. A todo esto hay que sumarle que, además de la idea de los pagos a cambio de ancho de banda, la plataforma también ha evolucionado enormemente en todo lo relacionado con el anonimato y la privacidad a lo largo de los años.

Así, en enero lanzaron su primera versión con Blockchain y tokens integrados, mientras que la última versión del cliente recientemente enviada, ahora dispone de un mercado de tokens totalmente funcional que permite a los usuarios convertir su ancho de banda en Bitcoins. El líder de Tribler, Johan Pouwelse, afirma que esto poco a poco se convertirá en un sistema sostenible y totalmente fiable.

Al mismo tiempo hay que tener en cuenta que el cliente torrent de Tribler está totalmente descentralizado, ya que por ejemplo, los resultados de las búsquedas que aparecen al escribir una palabra clave, no provienen de un índice central, sino que provienen directamente de otros usuarios. Estos pueden intercambiar datos con los usuarios de otros clientes torrent, pero por supuesto los tokens sólo se comparten dentro de esta red de Tribler.

Pero claro, ahora todo el mundo está hablando del conocido como Proyecto Atlas debido a que es una propuesta que en estos momentos está lanzando la criptomoneda Tron tras comprar la popular firma BitTorrent Inc., de ahí la enorme cantidad de titulares que todo ello ha logrado.

Por todo ello esta podría ser una extendida función de futuro para las redes P2P, más si tenemos en cuenta que, como afirma Tribler, este sistema ayuda en gran medida a proporcionar a los usuarios un anonimato añadido mediante el enrutamiento de las transferencias a través de otros usuarios, lo que a su vez se traduce en que la cantidad de ancho de banda utilizada por la aplicación, también aumenta.

Escrito por David Onieva

Fuente > TF