Microsoft quiere que los problemas con Windows 10 April 2018 Update no se repitan en la Redstone 5

Hace solo unas semanas llegaba a nuestras manos la más reciente versión de Windows 10, nos referimos a la actualización Redstone 4 que se ponía a disposición de todo el mundo tras una larga espera, ya que se hizo de rogar más de lo que se tenía pensado en un principio.

Y es que por lo visto, los problemas relacionados con la mencionada actualización fueron más importantes de lo esperado, especialmente aquellos que se detectaron poco antes de la primera fecha prevista por la propia firma para la puesta en escena de la April 2018 Update.

Aunque en ningún momento se ofreció ninguna fecha oficial de lanzamiento, por lo que se supo a posteriori, Microsoft había detectado un grave problema de bloqueo en esta última versión de Windows 10, por lo que se vio en la obligación de retrasar su lanzamiento.

A pesar de los esfuerzos y la colaboración de los miembros de su programa Insider de Windows, los problemas relacionados con la compatibilidad con algunos componentes se han seguido viendo una vez la actualización se puso a disposición de todo el mundo, errores que aún hoy se siguen encontrando en todo el mundo. Sin embargo, la firma con sede en Redmond es consciente de que este es un asunto que debería intentar subsanar en la medida de lo posible, por lo que para la próxima gran actualización del sistema, la Redstone 5, está tomando ciertas medidas en estos instantes.

Microsoft toma medidas para evitar problemas en la Windows 10 Redstone 5

Decimos todo esto debido a que la compañía responsable del sistema operativo más usado del globo, acaba de anunciar que va a adelantar el primer proceso de búsqueda de errores por parte de sus Insiders para la comentada actualización Redstone 5. Cabe mencionar que esta es una nueva versión del sistema que se espera para el próximo otoño, por lo que Microsoft debería tenerla ya lista pasado el verano, en el mes de septiembre, para su puesta en escena en octubre.

Es por ello que a partir del próximo día 22 de junio, la firma dará comienzo al proceso conocido como “Bug Bash” para que se vayan detectando los primeros errores de la Redstone 5 y así, poder solucionarlos cuanto antes, por tanto esto es algo que se llevará a cabo antes de lo previsto en un principio. Con este tipo de movimientos lo que se pretende es evitar los problemas de última hora, y por tanto los retrasos, en los que se ha visto envuelta la April 2018 Update.

Y es que hay que tener en cuenta que este tipo de procesos a los que hacemos mención centrados en la búsqueda de fallos, son muy importantes para el futuro inmediato de Windows 10, sobre todo para su fiabilidad de cara a los usuarios.