Habrá dos variantes distintas del Samsung Galaxy Note 9, ya han sido certificadas

Actualidad

Hasta que llegue el verano y se lleve a cabo su presentación oficial, todo hace indicar que hacia los meses de julio o agosto, mucho se va a hablar del que ya se ha considerado como el próximo buque insignia de Samsung en el mercado de la telefonía móvil, nos referimos al Galaxy Note 9.

Pues bien, por lo que se acaba de saber, cuando este modelo en concreto vea la luz en unos meses, lanzará dos versiones diferentes del smartphone. Esto es algo que se sabe debido a que ahora, en base a unas imágenes que se acaban de hacer públicas hace solo unas horas, dos variantes chinas del Samsung Galaxy Note 9 han recibido la certificación en el mismo país.

Así, el Ministerio de Industria y Tecnología de la Información de China, o CMIIT, ha dado el visto bueno tanto al Samsung SM-N9600, hecho que se produjo hace unas semanas, a lo que le acaba de seguir la aprobación del SM-N9608, hace apenas unos días. Eso sí, hay que tener en cuenta que por el momento esta es una documentación que en ambos modelos certificados no incluye ni imágenes ni especificaciones adicionales.

Al mismo tiempo, como ya se ha venido especulando desde hace un tiempo, todos los rumores hacen indicar que, a diferencia de lo sucedido con el pasado Samsung Galaxy Note 8 lanzado en el pasado año 2017 y que se presentó de manera oficial en el mes de septiembre, la firma pretende lanzar el Galaxy Note 9 entre los meses de julio o agosto.

Samsung Galaxy Note 9

De esta manera lo que la marca quiere es, en la medida de lo posible, evitar un conflicto de intereses y de marketing, con el trío de iPhones 2018 que debería llegar al mercado y que serán presentados en septiembre.

Ya se conocen muchos detalles del Samsung Galaxy Note 9

Como recordaréis, el mes pasado el SM-N960U pasó por la prueba de referencia Geekbench, prueba que reveló que las versiones estadounidenses y chinas del teléfono funcionarán con un procesador Snapdragon 845. Al mismo tiempo en otros lugares se espera ver el chip Exynos 9810 SoC.

De manera paralela el esperado terminal vendría montado con 6 gigas de memoria RAM en su interior funcionando sobre Android 8.1 Oreo. Al mismo tiempo se espera que disponga de dos cámaras de 12 megapíxeles en su parte posterior, las mismas que vemos en el Galaxy S9+. Por tanto, ahora solo nos queda esperar a las siguientes filtraciones que se producirán acerca del próximo buque insignia de Samsung.

Escrito por David Onieva

Fuente > PhoneArena