Google le está dando a la Policía datos de móviles cercanos a crímenes

Actualidad

Nuestros móviles recopilan una gran cantidad de información sobre nuestra ubicación, ya sea a través del GPS o través de las redes móviles. Google es capaz de ubicarnos incluso a través de las redes WiFi que tenemos alrededor, o incluso por Bluetooth con el último estándar. Ahora, la compañía está dando esos datos a la Policía para resolver crímenes.

Google le da datos a la Policía de gente que no ha cometido crímenes

Así parece estar pasando en Estados Unidos, donde el medio WRAL ha afirmado que Google ha ayudado a la policía en la persecución de dos personas que cometieron dos crímenes con un año y medio de diferencia. Google le habría dado estos datos a la policía después de que les hubieran pedido, a través de una orden judicial, todos los datos de las personas que estaban a una distancia determinada de donde se cometieron los crímenes, en lugar de a los propios criminales.

policia google

En concreto, en uno de los casos solicitaron los datos de personas, casas y negocios que estuvieran en un área de 70 km2 con epicentro en el crimen. En otro, simplemente se limitaron a los datos de unas decenas de apartamentos de una zona en concreto. Según afirmó el Departamento de Policía de Raleigh, los datos que solicitaron no sólo estaban limitados a aquellos dispositivos que utilizasen Android, sino aquellos que tuvieran instalada cualquier aplicación de Google que recopilase datos de ubicación.

Los datos que han obtenido están completamente anonimizados, exceptuando aquellos que puedan tener una relación directa con el caso. Tampoco están obteniéndose mensajes de texto, emails o llamadas de teléfono. En los dos casos, relacionados con un incendio provocado y un caso de acoso sexual, ninguno de los supuestos perpetradores llevaba un móvil encima; de ahí que las autoridades hayan tenido que recurrir al entorno.

Google se ha visto obligada a dar datos en el 65% de los casos en los que se los han pedido

Google no ha querido confirmar que daban información a la policía. Hasta hace un año, la compañía publicaba en el informe de transparencia las solicitudes de datos de las autoridades y cuántas acababan cumpliendo. En ese informe, con fecha de enero de 2017, habían recibido en torno a 80.000 solicitudes de datos cada seis meses, y se vieron obligados a proporcionar datos el 65% de las ocasiones.

Sin embargo, en el informe no se publica nunca qué tipos de datos acaba dando a las autoridades, y también intenta luchar en los tribunales que no se identifiquen a los individuos a los que pertenecen los datos.

Todos estos casos probablemente estén rompiendo la Cuarta Enmienda de Estados Unidos, ya que Google está violando la privacidad de los usuarios y poniéndolos en situaciones de investigaciones que no tienen nada que ver con ellos. Incluso es posible que haya gente a la que se le acuse a raíz de haber estado en el sitio equivocado en el momento equivocado y no tener en realidad nada que ver con el crimen.

Escrito por Alberto García

Fuente > TechCrunch