El 80% de las baterías Xiaomi que se venden son falsificaciones

El 80% de las baterías Xiaomi que se venden son falsificaciones

Carlos González

Xiaomi se ha convertido en uno de los fabricantes más importantes a nivel internacional en el campo de la tecnología, a pesar de que no en todos los mercados están disponibles sus productos de forma directa, sino a través de la exportación desde China. Aquí es donde está el problema, en la distribución de productos de la marca. Se ha detectado que el 80% de los powerbank con marca Xiaomi son falsificaciones, y no las producidas realmente por este fabricante bajo sus estándares de calidad y seguridad.

Cuando compramos productos de Xiaomi de importación hay que tener cuidado, mucho cuidado. Porque en torno a la marca han surgido centenares de comercios que se dedican a la importación de producto para su comercialización en nuestro país –así como en otros-. Y en China son muy amigos de la falsificación, tanto del producto nacional como del internacional. Según esta información que hemos recibido, en China el 80% de los powerbank Xiaomi no son originales sino falsificaciones de baja calidad. Y sí, las que se venden aquí vienen de China.

Más baratas que las reales, son powerbank falsificadas que ofrecen prestaciones inferiores y una nula seguridad por su circuitería de pésima calidad.

xiaomi powerbank

Los powerbank de Xiaomi son el producto falsificado por excelencia, el 80% son falsas

Xiaomi ha conseguido fabricar un producto asequible y de calidad, pero sus copias chinas son más baratas, y allí se venden con ese reclamo: el precio. El 80% son falsas, según aseguran, y esto no sólo implica que las prestaciones no sean las mismas, sino que además se emplean componentes y circuitería de muy baja calidad y que pueden suponer un riesgo para los consumidores. Es decir, que este tipo de baterías si tienen un elevado riesgo de incendiarse o llegar a explotar, porque en muchos casos no son más que una serie de pilas 18650 conectadas entre sí, con circuitería pésima.

Lo único que quiere decir todo esto, en realidad, es que hay que tener cuidado con dónde se compran productos Xiaomi. Sencillamente, porque la firma sí sigue unos estándares de calidad bastante altos –como los europeos, casi-, pero sus copias no son fiables y pueden ofrecer unas prestaciones notablemente más bajas, además de una seguridad prácticamente nula. A España hay varios comercios que importan estos productos y que son fiables, además de que ofrecen garantías como vendedores a nivel nacional o internacional.