Este no es el Samsung Galaxy S8

Telefonía

Ya no quedan meses, ahora quedan sólo unas semanas para que se produzca la presentación del Samsung Galaxy S8 que servirá para dar relevo no sólo a la generación actual de la familia Galaxy S, sino también para cerrar por completo el capítulo del Samsung Galaxy Note 7. Y como es habitual, cuanto más se acerca la fecha, más filtraciones se producen por la sencilla razón de que hay más gente cerca del producto final. Ya no es cosa del equipo interno de ingenieros, sino que muy probablemente incluso los operadores principales a nivel internacional lo conozcan. Pero cuidado, que no te cuelen ‘filtraciones’ falsas.

En los últimos días, uno de los principales ‘filtradores’ ha hablado. Evan Blass hacía pública hace días una imagen del Samsung Galaxy S8 que, las cosas como son, es fiable también hasta cierto punto. Estamos ante una de las personas con mejor trayectoria y mayor fiabilidad en este ámbito, pero siempre se puede tratar de una imagen falsa, en tanto que no hay confirmación oficial sobre su diseño y tampoco sobre ninguno de los detalles en sus especificaciones técnicas. Eso sí, de momento, es lo más fiable que tenemos hasta la fecha.

Lo que sí será el Samsung Galaxy S8, y lo que te están diciendo que será (pero no)

La fotografía de Evan Blass muestra un Samsung Galaxy S8 con diseño curvo por el frontal y la trasera, construido en aluminio y cristal como el Samsung Galaxy S7, pero con la diferencia de una pantalla más grande en relación a la superficie delantera, la pérdida del botón ‘Home’ y el desplazamiento del sensor de huellas dactilares a la espalda. Que, por cierto ¿no te parece que en aquella imagen, el sensor biométrico está descuadrado? –a mí sí me lo parece-. Sea como fuere, como decíamos la filtración es de Evan Blass, que hasta la fecha ha fallado sólo en contadas ocasiones, y por tanto se ha tomado como válida de forma unánime, y es muy probable que sea acertada. Pero a raíz de la misma han surgido otras tantas, como la que nos ocupa, que promete ser ‘una fotografía de prensa oficial que se ha filtrado’. De hecho, medios de comunicación especializados, de nuestro país también, sin contrastar la han dado por válida, e igualmente sin aclarar a sus lectores que cualquier supuesta filtración es susceptible de ser errónea, por muchos motivos.

La del tuit anterior es la imagen que varios medios han dado por válida y asegurando que es una fotografía de prensa oficial –filtrada-, pero no lo es. En realidad, el usuario que la ha publicado se dedica a hacer recreaciones por ordenador en base a filtraciones fiables, como la de Evan Blass. Y esta es una recreación que ha hecho él mismo, pero que se ha mostrado en otros medios como si fuese una foto de prensa real. No lo es, sólo se trata de un render basado en la fotografía –supuestamente real- de Evan Blass.

Y el anterior es otro render hecho por ordenador –sí, mío-, sencillamente para demostrar lo fácil que es crear una imagen falsa de este tipo. Según mi propio render, el Samsung Galaxy S8 no tendrá el sensor de huellas dactilares a la espalda, sino un segundo módulo de cámara siguiendo la estela del iPhone 7 o el LG G5, entre otros dispositivos con doble cámara. Falso.

En realidad, la supuesta ‘fotografía de prensa filtrada’ es un render casero basado en lo filtrado (de verdad) por Evan Blass.

Entonces ¿qué nos podemos creer sobre lo filtrado hasta ahora del Samsung Galaxy S8?

Todo y nada. Como siempre recordamos cuando hacemos públicas filtraciones en torno a un nuevo producto, hay que desconfiar de los rumores y filtraciones porque son realmente difícil de contrastar. Lo que será realmente el Samsung Galaxy S8 lo conoceremos en su presentación oficial, que todavía ni siquiera está marcada en el calendario, y hasta entonces todo es relativamente fiable. Los rumores apuntan a que contará con pantalla de 5,7 pulgadas curva y procesador Snapdragon 835 de Qualcomm, respaldado por 4 GB de RAM y 64 GB de memoria interna con slot para micro SD. Además, se comenta que llevará cámaras de 12 y 8 megapíxeles y, evidentemente, Android 7.0 Nougat.

Prácticamente todo lo comentado anterior encaja por una sencilla razón: es una evolución del Samsung Galaxy S7. Pero más allá de esto, y que tampoco sería complicado ‘adivinar’ unas especificaciones técnicas como estas, lo que mayor debate encierra en las últimas horas es su diseño. El hardware parece cada vez más evidente que cumplirá lo anterior, pero habrá que ver si, efectivamente, el diseño abandonará el botón físico del frontal para, al mismo tiempo, desplazar el sensor de huellas dactilares a la parte posterior. Si es así, que puede ser, Evan Blass estaría en lo cierto.

Escrito por Javier Sanz

Fuente > ADSLZone