Diez años de cárcel a un estudiante por desarrollar un keylogger

Software

Un keylogger es un ‘programa informático’ que se encarga de registrar cada pulsación que hace una víctima. Es decir, que si instalamos un malware de este tipo en el ordenador de alguien, podremos guardar un registro de toda la actividad que lleva a cabo en su ordenador o móvil, luego podremos extraer datos privados como es el caso de contraseñas o datos bancarios. Y esto es, exactamente, lo que un joven de 21 años desarrolló hace apenas tres años, cuando aún era estudiante de secundaria, y por lo que el Departamento de Justicia de los Estados Unidos pide hasta 10 años de prisión por las miles de víctimas afectadas.

Cuando todavía era un estudiante de secundaria, el joven Zachary Shames, de Virginia, estudiaba en Langley High School y desarrollo un keylogger. Evidentemente, no son los conocimientos habituales de un chaval de su edad, y ahora cuando ya tiene 21 años es un experto en desarrollo de código front-end y bacj-end, así como el desarrollo en Java y la gestión de bases de datos MySQL. Así es como el mismo describe sus aptitudes en la red social LinkedIn, y cuando fue detenido el pasado verano trabajaba para Northrop Grumann, una de las contratistas de seguridad y defensa del Gobierno

Desarrolló un ‘keylogger’ mientras estudiaba en el instituto y ahora trabajaba de forma indirecta para el gobierno, pero se enfrenta a diez años de prisión por las más de 16.000 víctimas de su malware.

limitless keylogger

Desarrolló un keylogger cuando estaba en el instituto, que se vendía por 35 dólares, y ahora se enfrenta a 10 años de prisión

Según la investigación, el joven desarrollador vendió este keylogger a más de 3.000 personas, y con su desarrollo se habría cobrado más de 16.000 víctimas. Estaba específicamente diseñado para tomar registro de todas las pulsaciones que la víctima haga sobre las teclas de su ordenador, de tal manera que puedan ser robados datos sensibles como contraseñas de acceso a redes sociales y servicios de Internet, y por supuesto datos bancarios.

De hecho, en foros populares en este ámbito el keylogger estuvo a la venta por 35 dólares, conocido como Limitless Logger Pro. Además de las funciones anteriormente descritas, el keylogger puede extraer datos guardados en apps como Safari, Firefox, Opera, Chrome y otras tantas aplicaciones para ordenador. Ahora, el joven desarrollador se enfrenta a hasta 10 años de prisión, aunque la resolución definitiva de su caso no se conocerá hasta principios del próximo verano.

Escrito por Carlos González

Fuente > The Hacker News

Continúa leyendo
  • Oscar

    aun le pasa poco

  • Chechux

    por mi lo pueden sodomizar en la carcel 300 presos. a estos bastardos listillos se merece eso y mas!

  • Irenicus

    Se lucraba de vender un software cuyo único uso era robar a otros. Deberían de caerle los 10 años íntegros, a ver si se les quitan las ganas a otros.