Este proyecto busca utilizar los aviones comerciales como satélites para ofrecer Internet

Escrito por Alberto García
Redes

Ofertar Internet como servicio básico a toda la población mundial es algo fácil de decir, pero difícil de realizar sin la inversión adecuada. En las ciudades y aglomeraciones urbanas de los países desarrollados es muy sencillo llevar cableado terrestre a los hogares, ya que hay una infraestructura para ello. Sin embargo, en zonas rurales y en países en vías de desarrollo esto es más complejo.

Una red aérea de Internet a nivel mundial

Hay diversos proyectos que buscan ofrecer Internet a zonas aisladas o de difícil acceso; a través de antenas de telecomunicaciones, con globos aerostáticos como Project Loon de Google, o con drones como propone Facebook. A estas soluciones se le acaba de sumar una que es todavía más viable, y que ha sido bautizada como Airborne Wireless Network (AWN), o Red Inalámbrica Aérea.

avion-wifi-mundo-mapa

Decimos lo de que puede ser la más viable porque esta red funcionaría en los miles de aviones comerciales que sobrevuelan el mundo. El objetivo de AWN, la empresa detrás de este proyecto, es utilizar todos los aviones para crear una red a nivel mundial interconectándolos entre sí.

Para ello, los aviones equiparían una estación de transmisión de microondas que conectaría en cadena con otros aviones, barcos y estaciones en tierra permitiendo conexiones a Internet de banda ancha. Esta conexión a Internet no sólo se ofrecería a los pasajeros de los vuelos y barcos, sino que también estaría disponible para todas aquellas personas que tuvieran visión directa con el avión desde tierra.

Utilizar los aviones comerciales como pequeños satélites

De esta manera, los aviones se convertirían en una especie de mini satélites, reemplazando a estos debido a su gran cantidad de ventajas. Para empezar, si un nodo de un avión se avería, la señal buscaría otros nodos sin mayor problema, por lo que el servicio sería más estable, y al estar más cerca de la tierra, tendría mayores velocidades. Según afirman desde AWN, la red estaría operativa prácticamente el 100% del tiempo.

Otras ventajas frente a los satélites sería que se evitarían los daños provocados en éstos debido a la gran cantidad de basura espacial que orbita nuestro planeta. Además, se pueden actualizar los componentes de manera mucho más sencilla, ya que se puede cambiar y reparar el equipamiento de los aviones cuando éstos están en tierra. Los satélites, una vez son lanzados, no son actualizables y se quedan con esa tecnología hasta que son reemplazados por otros nuevos con mejor equipamiento.

La idea de este proyecto surgió en 1998 y fue patentada en 2001, días antes del atentado del 11 de septiembre. A principios de 2016, la compañía AWN se hizo con esa patente para hacer realidad dicho proyecto, y en agosto se realizaron las primeras pruebas con aviones Boeing 757-223 para comprobar que la idea funcionaba. El pasado mes de octubre la empresa solicitó la certificación del sistema a la FAA, pero todavía no hay detalles sobre su coste ni cuándo empezaría a desplegarse en los aviones comerciales.

Fuente > NewAtlas