¿Debería Tesla cambiar el nombre o incluso desactivar su «piloto automático»?

Esta misma semana se daba a conocer la desafortunada noticia de que nuevamente un coche de la reconocida marca Tesla había sufrido el segundo accidente en uno de sus vehículos por culpa, al menos en un principio, de su denominado “piloto semi-automático”.

El primero de ellos se produjo a finales del pasado mes de mayo con un Model S y con el desgraciado desenlace de la la muerte del conductor; el segundo se ha producido hace unos días con el SUV X, aunque en este caso no se han producido lesiones graves. En el primero de los casos la marca ha podido comprobar que el piloto automático no ha sido el único responsable del accidente, ya que el conductor estaba viendo una película en el reproductor de DVD portátil cuando el accidente tuvo lugar.

Relacionado: Un nuevo accidente de un Tesla pone el ojo en el modo semi-autónomo

A pesar de todo la controversia en torno al mencionado piloto semi-automático de los coches de Tesla continua, más después de este segundo accidente, por lo que desde diversas fuentes se está solicitando a la marca replantearse, bien desactivar, por el momento, este sistema, o al menos cambiar el nombre del mismo. Esta segunda medida se debe a que es posible que el propio término «piloto automático» pueda inducir a error a algunas personas, ya que, como ya ha quedado en parte demostrado, algunos usuarios pueden pensar que cuando este está activado, pueden desentenderse de la conducción por completo, cuando en realidad la cosa no funciona así.

Accidente de Tesla Model S

Llegados a este punto es posible que podamos llegar a la determinación de que son los propios conductores el mayor obstáculo para el vehículo autónomo, pero es la tecnología la que debe adecuarse a estos, y no al contrario. Por lo tanto, si un determinado número de usuarios creen que este piloto semi-automático permite al coche «conducirse» a si mismo pudiendo desentenderse de la carretera, la firma tendrá que poner alguna solución, y una sería cambiar la denominación del sistema.

Relacionado: ¿Y si el piloto semi-automático de Tesla no fuera el causante de los accidentes?

Y es que se habla de que con esta función automática, Tesla ofrece a los consumidores una falsa sensación de seguridad, posiblemente dentro de un tiempo estas tecnologías logren que las carreteras sean más seguras, pero hoy día el uso de las mismas no está plenamente garantizado. Quizá la desactivación en los vehículos de esta función sea otra de las soluciones, algo que la marca descarta por completo. De hecho afirman que el modo semi-autónomo se encuentra, de momento, en fase Beta, habiendo recorrido «tan solo» unos 200 mil millones de kilómetros.

Veremos a ver las decisiones o medidas que Tesla adopta en las próximas semanas, pero de lo que no cabe duda es de que estos dos accidentes aún darán mucho de lo que hablar en el futuro.

Quizá también te interese:

¿Podría ser Maserati el competidor del futuro de Tesla Motors?

Tesla y otros fabricantes de coches sabrán quién tiene la culpa en los accidentes

El modo autónomo salvó hace dos meses al fallecido en un Tesla