Los 5 mitos sobre las VPN que no debes creer

Escrito por Claudio Valero
Redes

Las VPN o redes privadas virtuales (Virtual Private Network) no son algo nuevo y llevan existiendo desde hace muchísimos años. Pese a ello, los sonados casos de espionaje masivo, las filtraciones, los robos de datos y todo este tipo de noticias recurrentes, las han puesto en el centro de la actualidad y del interés por parte de los usuarios. Pese a ello, siguen existiendo algunos falsos mitos sobre las VPN establecidos que no debemos creer. Os los contamos a continuación.

Pero antes de repasar los principales falsos mitos de las VPN, vamos a hacer un pequeño repaso de sus ventajas, de las más recomendadas y seguras y otros aspectos importantes que debemos tener en cuenta. Os recomendar una lectura a la guía VPN para para asegurar tu conexión a Internet y navegar de forma anónima dónde os explicamos en qué consisten estas redes, motivos para tener una como la confidencialidad o el acceso a webs bloqueadas y las mejores junto con sus precios, en caso de ser de pago.

mitos sobre las VPN

Mitos sobre las VPN

Muchos de nosotros estamos familiarizados con el concepto VPN y su multitud de usos diferentes más allá de aumentar el anonimato en Internet. Pese a ello, existen un montón de falsas creencias establecidas que dañan el buen nombre de esta tecnología y que convierten en negativos los efectos positivos que tienen y ofrece a los usuarios. Entre los mitos falsos más extendidos, destacamos los cinco siguientes:

No necesito una VPN si no hago nada ilegal en Internet

Una de las principales falsas creencias sobre las VPN es que las necesitamos sólo si estamos haciendo algo ilegal en Internet, una actividad ilegal como descarga de contenidos protegidos o cualquier otra cosa fuera de los límites de la Ley. Lo cierto es que las ventajas de la VPN van mucho más allá. Aunque no es su ventaja más importante, esta tecnología nos permite acceder a vídeos, y contenido en general, geo-bloqueado en nuestro país o región.

Piratas informaticos

Pero la cosa va mucho más allá. Las VPN se han diseñado para cifrar nuestras comunicaciones asegurando los datos enviados y recibidos. Aunque no estemos realizando ningún tipo de actividad ilegal, tampoco queremos que nos puedan espiar o que se comprometen nuestros datos. A la hora de conectarse a una red WiFi pública se convierte en lo más recomendado.

Las VPN ralentizan tu conexión

Esta es quizá una de las más escuchadas que se escudan en el hecho de que todo el tráfico tiene que pasar por otro servidor, esto ralentiza la velocidad de navegación de forma significativa. Lo cierto es que esto no es totalmente cierto. La velocidad de la VPN estará limitada por la velocidad de nuestra conexión afectando definitivamente la localización del servidor al que nos conectamos. Esto hace que sea buena idea contratar un servicio con multitud de servidores en varias localizaciones para asegurar el máximo rendimiento.

Una VPN gratuita es suficiente

Existen cientos de servicios VPN gratuitos y de pago. La creencia popular es que con uno gratuito estamos más que protegidos pero lo cierto es que nadie da nada gratis sin que le demos algo a cambio. Por ejemplo, muchos de los VPN gratuitos del mercado cuentan con restricciones en aspectos clave como la velocidad o el ancho de banda que podemos consumir todos los meses.

gratis

Sin embargo, otras cuestiones nos deberían preocupar aún más. Si contratamos un VPN gratuito es posiblemente que estemos cediendo el uso de nuestros datos de navegación u otros personales. Los responsables de estos servicios deben pagar los servidores de alguna forma y el tío regalo es alguien que nunca existió.

Todos los VPN son iguales

Elegir un VPN concreto es una decisión que no se debe tomar a la ligera y no, no todos los que existen en el mercado son iguales, ni siquiera parecidos. El objetivo principal de las VPN es el de cifrar los datos pero existen diferentes formas de hacerlo. Algunos servicios pueden ofrecer una tecnología más robusta mientras que otros se toman esto algo más a la ligera.

Además, existen muchos servicios que guardan registros de lo que hacemos. Esto se conoce como logs y siempre debemos asegurarnos de que no guardan información de carácter personal. Es más, si es posible, intentaremos contratar una VPN que no guarde ningún tipo de información en los servidores.

Puedo hacer lo que quiera en Internet

Directamente relacionado con el primero de los puntos. Muchos piensan que contratar una VPN los convierte automáticamente en invisibles en Internet y les permite hacer lo que buenamente les venga en gana. Estos servicios protegen nuestro anonimato pero no lo hacen al 100% y siempre debemos permanecer vigilantes de todo lo que nos rodea.

cables internet

Además, el uso de estos servidores no nos protege de malware, virus, phishing y demás técnicas que buscan nuestros datos personales. Por eso, es importante que sigamos contando con un buen firewall y una buena solución de seguridad aunque nosotros seremos la parte más importante de todo al permanecer atentos en todo momento.

¿Cuál es el peor de los falsos mitos sobre las VPN?

Quizá te interese…

Tras las VPN, ahora Netflix bloquea también los túneles de red IPv6

Cinco servidores VPN que no guardan ningún registro del usuario

Expertos en seguridad descubren que Opera no implementa su propio VPN, sino un servidor proxy

Fuente > makeuseof