Menos de un mes para que Cataluña cobre el canon a las conexiones a Internet

En apenas un mes echará a andar la tasa de Internet que la Generalitat de Catalunya aprobó el pasado año. Este impuesto que no ha estado exento de polémica desde que fue propuesto supondrá una inyección económica para las arcas públicas catalanas al gravar las conexiones contratadas en dicho territorio.

A partir de julio comenzará la liquidación de la tasa sobre Internet, que el parlamento de Cataluña aprobó el pasado mes de diciembre. Esta medida criticada fuertemente desde el sector de las telecomunicaciones, por ser considerada una barrera entre este territorio y el resto del país, echará a andar definitivamente. El pago del primer semestre de 2015 deberá liquidarse entre el 1 y el 20 de julio, y a partir de entonces se procederá al pago de la misma de manera mensual.

Hoy se ha aprobado el reglamento del impuesto en la reunión periódica que ha mantenido el Consell Executiu de la Generalitat. En él se concreta el pago de 25 céntimos de euro al mes por cada línea de Internet contratada y su coste no repercutirá en un primer momento en los usuarios. Decimos en un primer momento, ya que se desconoce si las operadoras tomarán algún tipo de medida al respecto o bien absorberán ellas el coste de dicha tasa, salvaguardando los precios ofrecidos a los usuarios  equiparándolos al del resto del país. No obstante, Francesc Homs, portavoz del Gobierno de la Generalitat ha asegurado que las operadoras no podrán repercutir esto a los clientes, por lo que parece que se llevará a cabo una vigilancia en este sentido.

apertura-canon-cataluna

Una tasa de 25 céntimos sobre Internet que sienta un precedente

El destino de esta tasa también ha estado ligado a la polémica ya que los fondos recaudados, que se estiman en 20,5 millones de euros, se destinarán a fomentar la industria cinematográfica y audiovisual catalana. Un ámbito el del cine, que a priori parece alejado del de Internet. No obstante, la piratería ha sido uno de los principales azotes del cine, y con esta medida se presente que el medio que usan los piratas para  divulgar el material con derechos protegidos, sea la fuente de financiación del propio cine.

La aprobación de este impuesto regional contó con el beneplácito de casi todas las fuerzas políticas del parlamento catalán, a excepción del Partido Popular y Ciudadanos, que se abstuvieron en la votación que decidía su aprobación definitiva, y que ha sentado un precedente que podría derivar en medidas similares en otras regiones, como medio para financiar otros proyectos o iniciativas.