Domino’s permitirá pedir pizza por Twitter con emoticonos

Actualidad

Por el momento sólo en Estados Unidos, pero la compañía Domino’s será pionera en la “comida a domicilio” a través de Twitter. Desde el próximo día 20 de mayo será tan fácil como mencionar a la cuenta oficial de Domino’s en Twitter con la cantidad de porciones que queremos y, en unos minutos, llegarán a casa. Como siempre hemos hecho por teléfono, pero ahora vía Twitter.

Ya han explicado este nuevo método para pedir comida a domicilio y, por el momento, desde Domino’s señalan que sólo se podrá pedir pizza. Aunque tienen más productos en su catálogo, el sistema automatizado que han preparado sólo aceptará este tipo de pedidos. En primer lugar, los usuarios de los Estados Unidos tendrán que registrarse en la web oficial y, dentro de su “perfil” asociar una cuenta de Twitter, además de registrar su “pedido favorito” con la pizza que prefieran, con todos los ingredientes que Domino’s tiene disponibles.

Una vez esté completado el perfil será tan sencillo como, desde el teléfono inteligente, la tableta o el ordenador, acceder a la cuenta de Twitter y mencionar a Domino’s en su cuenta oficial con el emoticono de pizza. Tantos emoticonos de pizza cuantos pongamos serán las porciones que Domino’s sirva al cliente en cuestión de minutos y, como adelantábamos, con un pedido personalizado según las preferencias anteriormente establecidas por el usuario, donde también deberá venir reflejada una dirección de envío del pedido.

La pizza que comes, a la vista de tus seguidores en Twitter

¿Es una pérdida de privacidad? Cuando pedimos pizza por teléfono o por Internet, sólo la empresa y tú, o quienes estén en casa, saben cuál es el pedido. Con este nuevo sistema, aunque se acelera el proceso, queda a la vista de todos los seguidores en Twitter el pedido que hemos hecho. Evidentemente, habrá a quien no le importe esto en absoluto. Pero, ¿es necesario que esta información se vea de forma pública?

Quizá también te pueda interesar…

Escrito por Carlos González

Fuente > USA Today