Las tabletas pequeñas con Windows 10 no tendrán escritorio ni programas completos

Si tienes pensado en comprar en los próximos meses una tableta compacta, es decir, que ronde las 7 pulgadas, deberías saber cómo serán las que incorporen Windows 10. En el último año, Microsoft ha querido presumir del kernel compartido por los dispositivos con Windows 10 que permitirá la utilización de «aplicaciones universales». Sin embargo, sus tabletas compactas mostrarán una interfaz igual de limitada que los teléfonos inteligentes.

Habrá limitaciones y no serán pocas. Y es que, aunque en las últimas conferencias Microsoft ha vendido Windows 10 como un sistema operativo universal, que encajará de la misma forma en dispositivos móviles y de escritorio, lo cierto es que las funciones no serán las mismas. En primer lugar, dependerá de los desarrolladores, que serán quienes decidan hasta qué punto sus aplicaciones pueden escalarse -en interfaz y funciones- entre los diferentes sistemas y plataformas, principalmente por el tamaño de su pantalla medido en diagonal.

Por el momento, ya podemos saber que las tabletas compactas que incorporen Windows 10 se quedarán sin el escritorio característico del sistema operativo de Microsoft para equipos de escritorio. Además, las aplicaciones que ejecutemos en estos dispositivos móviles estarán limitadas en sus funciones, tanto como en los teléfonos inteligentes. De hecho, Windows 10 para tabletas compactas no será una adaptación de la versión de escritorio, sino de la correspondiente a teléfonos inteligentes.

Microsoft se la vuelve a jugar con Windows 10 y las tabletas

El catálogo de tabletas Surface nació casi como un «experimento» y el planteamiento que la compañía de Redmond les dedicó ha acabado fracasando. El abandono no es sólo de la serie de dispositivos, sino también de sus usuarios que no recibirán actualización a Windows 10. Ahora bien, llegarán nuevas tabletas con este sistema operativo y, dadas las últimas noticias que llegan en torno a Windows 10, las tabletas pequeñas lo tendrán complicado para competir con sus homólogos en el mercado.

Aunque es el mismo planteamiento de los iPad y las tabletas Android, que utilizan el mismo sistema operativo que los teléfonos inteligentes, tanto iOS como Android cuentan ya con un importante recorrido y, sobre todo, años de relación con los desarrolladores. Por lo tanto, será crucial que Microsoft facilite el trabajo a los desarrolladores para re-escalar sus aplicaciones, o sino podrían volver a encontrarse con graves problemas para vender tabletas.