Destiny: De juego del año a ¿decepción del año?

Destiny: De juego del año a ¿decepción del año?

Carlos González

El pasado 9 de septiembre se ponía a la venta uno de los propuestos como «mejor videojuego del año«, Destiny. Tras su lanzamiento, los ingresos que ha alcanzado, según el ritmo con respecto a títulos de gran calado, nos desvelan una realidad bien diferente a la esperada. El videojuego no está teniendo el éxito que se esperaba, ¿por qué?

Hace tan solo unos días os informábamos del lanzamiento de Destiny para PlayStation 3, PlayStation 4, Xbox 360 y Xbox One, que incluso antes de llegar se ha venido planteando como «el videjouego del año». Estas expectativas no las ha generado únicamente el título de Bungie y Activision, sino que otros videojuegos también han saltado a la fama de la misma manera, pero después han sido puestos en su lugar por la crítica opinión de los «gamers». En esta ocasión, Destiny está siendo protagonista de algo así. Las ventas dejan en buen lugar al título editado por Activision, pero en ningún caso a la altura de un «videojuego del año». Además, las valoraciones medias de los usuarios revelan que, en realidad, se esperaba más de él.

En sitios populares de opinión de los «lectores», como Metacritic, la valoración media de los usuarios se sitúa en tan solo 6,6 puntos sobre 10. La gran mayoría de respuestas «negativas» se justifican en una falta de «innovación» del título con respecto a Halo. Sin embargo, hay quien ha roto una lanza en favor del estudio añadiendo que han sabido combinar a la perfección el estilo de un shooter con todas las posibilidades de personalización del personaje en cuanto a armas, escudo, vehículos y demás, haciendo de él una «historia totalmente personalizada» a usuario. Ahora bien, en lo que la mayoría coinciden es que no se trata de un juego del que poder presumir por el apartado gráfico.

Pero no sólo es el apartado gráfico el que ha dejado «descalzo» a un título tan prometedor como Destiny, sino que también la opinión de los lectores nos deja ver la insatisfacción con los efectos de sonido, donde el estudio podría haber cargado la experiencia con mejores grabaciones y, sobre todo, una variedad mayor que nos permitiera sumergirnos en mayor medida en el enfoque futurista que Destiny engloba.

Por otra parte, también podemos leer críticas que apuntan a los modos multijugador, que en ningún caso varían apenas con respecto a los clásicos modos que encontramos en cualquier FPS, y sobre todo hay críticas que han querido enfocarse especialmente en el modo cooperativo, absolutamente necesario para poder disfrutar del videojuego en según qué niveles y continuar avanzando por la historia de este título. Destiny, en definitiva, sí es cierto que mantiene un «modo historia» excesivamente limitado que básicamente, es más atractivo por su nivel progresivo y gradual, cada vez más complicado para el jugador, que por la propia historia cinematográfica.

Destiny-screenshot

¿Es Destiny un videojuego de la «nueva generación»?

En otro aspecto que también interesa a los jugadores en relación con su experiencia, el título muestra no haber sido optimizado como debiera para los sistemas de entretenimiento de sobremesa de la última generación, Xbox One y PlayStation 4. Esto podemos verlo, como anteriormente mencionábamos, en un apartado gráfico que, si bien muestra unas físicas muy reales gracias al motor del que se ha valido Bungie, ha quedado por debajo del nivel esperado en el aspecto más limitado a las texturas y la iluminación, entre otros aspectos que cubren el detalle.

Fuera de esto anterior, pero manteniéndonos en la postura de la «nueva generación de videoconsolas», Destiny muestra unos tiempos de carga excesivos que terminan siendo molestos para tener una experiencia de juego fluida. Si bien es cierto que el respawn, incluso cuando hemos fallado en el final de un nivel, se hace de forma prácticamente inmediata, la navegación entre las distintas «misiones» es torpe, lo que demuestra que el estudio al cargo de Destiny no ha sido capaz de aprovechar todo el potencial de las plataformas de última generación.

Destiny: excelente título, pero no es aspirante a «videojuego del año»

No cabe duda de que nos encontramos ante un videojuego excepcional. Una limpieza de cara, sobre todo en la ambientación escogida, con respecto a los clásicos videojuegos shooter a los que nos tienen acostumbrados en el catálogo de PlayStation, bien distinto a lo que ocurre con el catálogo de Xbox One. No obstante, la expectación generada en torno a este videojuego ha movido a los «no amantes» de los shooter a comprar el título e inevitablemente a la decepción. Porque sí, es un excelente título, pero no reúne las características necesarias para plantearse como «videojuego del año» y en pocos casos llegará más allá de los gustos de los amantes de los shooter.

En cuanto a los aspectos destacables de Destiny, sin duda, cabe recordar que, como hemos adelantado, combina a la perfección la acción de un shooter alejado de la simulación y las posibilidades de personalización, que en conjunto vuelven a Destiny un título con cierta garra y enganche para darnos horas de disfrute tratando de ascender de nivel para conseguir mayores habilidades, armas y armaduras con la intención de batir a «monstruos» de mayor dificultad.

Análisis de Destiny

El Grupo ADSLZone, a través de la publicación especializada en videoconsolas y videojuegos GamerZona, ha hecho un detallado análisis de Destiny con interesantes conclusiones:

  • Valoración global: 8
  • Gráficos: 8
  • Sonido: 8
  • Jugabilidad: 8,5
  • Entretenimiento: 7,5