Telefónica quiere hacerse con la gestión de los contadores de la luz

Telefónica puede convertirse en el nuevo actor de la batalla que se vive dentro del sector eléctrico en nuestro país. La operadora quiere importar el sistema utilizado en Reino Unido, donde se adjudicó la gestión de los contadores de la luz. Las negociaciones con las eléctricas están abiertas y todo puede pasar.

La reforma eléctrica emprendida por el Gobierno, cambia muchos aspectos con el objetivo de ajustar los costes de este sector y cambiar el sistema de precios que afecta al usuario final. En pleno debate sobre estas cuestiones, problemas con las nuevas tarifas y dificultad para entender el nuevo sistema de precios, tenemos a la vuelta de la esquina otro terremoto: 18 millones de contadores eléctricos deberán ser cambiados.

Y es ahí precisamente donde entra en escena Telefónica. La operadora ya ha iniciado los primeros contactos con las empresas eléctricas de nuestro país para traer a España el sistema que ya está aplicando en Reino Unido. La operadora ganó un concurso para gestionar estos aparatos en 2013, con un programa del Departamento de Energía y de cambio Climático del Gobierno británico que afecta a 53 millones de contadores.

Telefónica ganó en Reino Unido dos tercios de ese contrato, del que tendrá su explotación durante 15 años. Los beneficios para la operadora serán de unos 1.800 millones de euros. A grandes rasgos, la propuesta consiste en convertir los contadores en un móvil, añadiéndoles una tarjeta SIM. De esta forma, los contadores podrán emitir datos de consumo de la vivienda o local donde estén instalados.

contadores

Creen que de esta forma se puede optimizar mejor los precios, reducir los costes y facilitar el trabajo para las empresas eléctricas. Además, abren la puerta a la llega de ofertas personalizadas según el consumo o servicios de valor añadido. Esto sería posible debido a que se simplifica enormemente la gestión de los datos.

Actualmente, hay 4 millones de contadores digitales instalados, capaces de medir el consumo por horas, aunque realmente no sirven para nada ya que no están conectados. Sólo 20.000 contadores en todo el país se pueden monitorizar en tiempo real y aplicar correctamente las nuevas tarifas por horas.

Por el momento, se desconoce cómo abordará el Gobierno la situación y la migración hacia nuevos contadores digitales y conectados. Antes de nada, tendrán que aclarar el tema completamente con las eléctricas para tomar una decisión. Cómo usuario, sólo espero que no se haga una chapuza como se hizo en su día con la TDT.