Orange multada por declarar en Hacienda un premio que nunca entregó

Orange multada por declarar en Hacienda un premio que nunca entregó

Claudio Valero

Acabamos de conocer la multa impuesta a Orange por declarar unas retenciones a cuenta del IRPF procedentes de un premio que nunca llegó a entregar a la ganadora. Ahora la operadora deberá pagar los gastos e indemnizar por daños y perjuicios a la afectada.

Un laudo dictado por la Junta Arbitral Regional ha impuesto una multa a Orange de 516,15 euros en concepto de daños y perjuicios así como de gastos, que deberá pagar a una persona a la que nunca llegó a entregar un premio pero sí declaró en Hacienda. Todo se remonta a mayo de 2013, donde la operadora remitió a la afectada un certificado de retenciones a cuenta del IRPF de rendimientos procedentes de la obtención de premios.

iPad-2-Smart-CoverEl importe de la retención correspondía al regalo de un iPad 2, perteneciente a la promoción Recarga y Gana. La oferta de Orange iniciada en 2012 obligaba al ganador del premio a declarar en su renta las retenciones derivadas de este regalo. En un primer momento, la afectada se puso en contacto con la compañía, donde no le resolvieron el problema.

En un segundo momento, tras un arbitraje, Orange reconoció que “por una incidencia ese iPad, no llegó a ser entregado al cliente».  Al demostrarse que la afectada no había recibido el premio, la Junta Arbitral ha impuesto a Orange la obligación de abonar a esta persona la cantidad comentada al principio del artículo.

El importe de 516,15 euros es el resultante de sumar el 50% de la cantidad declarada por el premio por daños y perjuicios, la cuantía que dejó de percibir en la renta por tener que declarar lo anterior y los gastos totales de todo el proceso, como son el desplazamiento y el material utilizado.

Promoción engañosa de Orange

Según podemos leer en la página web de FACUA-Consumidores en Acción, las actuaciones de Orange en relación a este premio, incumplen el artículo 22 de la ley 29/2009 de 30 de diciembre de 2009. Por ello, se entiende que la manera de actuar de la compañía puede llegar a considerarse una práctica desleal por engañosa, englobada en las promociones señuelo.

Hay que remarcar que existe una prohibición de enviar promociones y regalos que no han sido solicitados por los usuarios. Es necesario el consentimiento explícito. Además, estos no pueden suponerles ningún gasto o repercusión económica negativa, como ocurrió con la afectada por no haber recibido el iPad.