El Gobierno pagará a los operadores 300.000 euros por cada día de retraso del dividendo digital

Movistar, Vodafone y Orange podrían ser indemnizadas con 9 millones de euros al mes en caso de que el Gobierno retrase los planes del denominado dividendo digital. Si no libera las frecuencias de 800 MHz a partir del 1 de enero de 2015, tendría que pagar dicha cantidad a los operadores.

El retraso en los planes del dividendo digital puede salir muy caro al Gobierno, y por ende a los contribuyentes. El 1 de enero del próximo año es la fecha prevista en que la banda de 800 MHz debería estar disponible para los operadores, quienes pujaron por ella en 2011 con el fin de aprovecharla para ofrecer conexiones de banda ancha móvil de alta velocidad 4G.

Los operadores adquirieron el derecho de uso de las frecuencias en verano de 2011

Sin embargo, tres años más tarde esta frecuencia sigue ocupada por la emisión de canales de la Televisión Digital Terrestre (TDT) sin que hayan sido recolocados por el momento. Aunque se llegó a especular con que este mismo año se procedería a ofrecer esta banda a los operadores, éstos temen que el Gobierno vuelva a retrasar sus planes. En tal caso, recibirían una importante compensación económica.

No en vano, los tres operadores se hicieron con el derecho de uso de estas frecuencias entre 2015 y 2030 pagando 1.300 millones de euros. De éstos, Movistar y Vodafone aportaron 450 millones mientras que Orange pagó 400 millones al quedarse con el espectro considerado más «problemático» por las posibles interferencias que pueda haber en él.

Al menos 100.000 euros al día para cada operador

Según publica Expansión, «en la hipótesis más barata» el Gobierno tendría que indemnizar con 100.000 euros al día a cada operador por cada 24 horas de retraso. «Este cálculo de la indemnización es conservador, porque sólo incluye el valor de no poder usar un espectro por el que se ha pagado, pero no otros aspectos como el lucro cesante por el negocio de 4G«, señala el diario económico abriendo la puerta a que la indemnización sea mayor.

Así pues, el tiempo corre en contra del Gobierno. A pesar de que desde el Ministerio de Industria se intentó en un primer momento adelantar la fecha de liberación de las frecuencias, la sentencia del Tribunal Supremo que obligaba al apagado de 9 canales de la TDT echó por tierra sus planes iniciales. Ahora la fecha del 1 de enero de 2015 está en riesgo según señalan fuentes del sector, que indican que aunque se comience el traslado ahora mismo «el calendario para llegar a enero de 2015 está ya muy ajustado«.