Samsung desaprovechó la ocasión de comprar Android antes que Google

Samsung desaprovechó la ocasión de comprar Android antes que Google

Redacción

Samsung pudo hacerse con Android con anterioridad a Google. Hace cerca de una década, los desarrolladores del sistema operativo móvil acudieron a Seúl para reunirse con la firma surcoreana, quien acabó declinando la oferta del equipo liderado por Andy Rubin.

Hablar de Android a día de hoy es hacerlo del más exitoso sistema operativo móvil en el mundo. Su cuota de mercado se ha disparado en los últimos años acaparando la mayoría de los dispositivos móviles que se venden a día de hoy, lo que ha posicionado a Google, su propietario, como una de las compañías más destacadas en el sector.

Sin embargo, la historia podía haber sido bien distinta según detalla el libro «Dogfight: Cómo Apple y Google fueron a la guerra y empezaron una revolución«. En esta obra se recogen varias anécdotas referidas al sector móvil y las compañías que lo integran, y entre ellas encontramos la sorprendente venta frustrada de Android a Samsung.

Corría el año 2005 cuando Andy Rubin, líder del proyecto Android, pensó en Samsung como compañía que financiase su nueva plataforma. En un principio se trataba de un sistema orientado a cámaras, pero según fue avanzando su desarrollo se centró en el segmento de la telefonía móvil.

Los directivos de Samsung no confiaban en el éxito de esta plataforma

En su búsqueda de apoyo económico, los desarrolladores de Android visitaron las instalaciones de Samsung en la capital surcoreana, donde explicaron su proyecto a una veintena de ejecutivos. Sin embargo, la compañía asiática decidió declinar la oferta debido a que veían a sus creadores como un grupo muy pequeño de desarrolladores y no confiaban en que su creación llegase a ser exitosa.

Dos semanas más tarde Google, al contrario de lo que hiciese la firma de las tres estrellas, se hacía con el proyecto por 50 millones de dólares. Mucho ha transcurrido desde entonces y se ha demostrado lo equivocado de las previsiones de los directivos de Samsung, fabricante que curiosamente debe gran parte de su éxito y su posición como mayor vendedor de smartphones a nivel mundial, al sistema operativo cuya compra rechazó en su momento.