192.168.1.1 Cómo entrar al router con 192.168.0.1 – 192.168.I.I

192.168.1.1 Cómo entrar al router con 192.168.0.1 – 192.168.I.I

Javier Sanz

Muchos usuarios desconocen para qué se utiliza la dirección 192.168.1.1 y por ello trataremos de explicarlo de la forma más sencilla posible. Esta dirección suele ser la que llevan asociados la mayoría de los routers ADSL, VDSL y FTTH (fibra óptica) del mercado y que usan a nivel de red local. A través de ella podremos acceder a la configuración del equipo y podremos configurar por ejemplo la red WiFi, abrir los puertos, actualizar el firmware o modificar cualquier parámetro de la configuración.

¿Qué es la dirección IP 192.168.1.1?

192.168.1.1 es una dirección IP que se ha convertido en la puerta de enlace predeterminada de la mayoría de los routers. Hay varias direcciones principales IP que un router puede utilizar, 192.168.l.l es la más común, aunque 10.0.0.1 o 192.168.0.1 también son otras opciones.

Para que lo entendamos más fácilmente, es la dirección con la que podemos acceder al router y a sus diferentes opciones de configuración. Esta IP es interna de la red, por lo que no es posible acceder desde fuera de la misma. Además, esto posibilita que la mayoría de routers del mercado tengan la misma puerta de enlace, algo imposible con la IP pública que es única para cada router conectado a Internet.

Normalmente suele ser 192.168.1.1 pero puede variar en el tercer bloque siendo 192.168.0.1 otra de las direcciones habituales más utilizadas por los equipos que proporcionan los operadores de fibra óptica, cable o ADSL. Si al intentar acceder a una de estas URLs el router no responde, es posible que tenga asignada una dirección IP diferente. Para comprobar esto el camino más rápido suele ser revisar la configuración desde un ordenador conectado al router a través de un cable ethernet o de una conexión WiFi.

Cómo averiguar la dirección IP asignada a un router

Ver 192.168.1.1 en Windows

Con el equipo conectado, ejecuta el Símbolo del sistema de Windows (pincha en la barra de búsqueda de Cortana, teclea CMD y ejecuta la aplicación). Una vez abierto verás una ventana negra en la que debes pinchar y teclear el comando ipconfig y toca sobre la tecla intro o enter. Al hacerlo te mostrará una serie de datos y debes fijarte en Puerta de enlace determinada. La IP que aparece a continuación de ese apartado es la que tendrá asociada el router.

Comprobar dirección IP de un router en Mac

En caso de que utilices Mac el proceso es un poco diferente. Para ver la dirección IP asociada al router debes tener el Mac conectado por cable o WiFi al router y una vez hecho esto acceder a Preferencias del sistema – Red. Una vez dentro selecciona la conexión que utilizas en la barra de la izquierda y después pincha en Avanzado. Ahora haz click sobre la pestaña TCP/IP y comprueba la dirección que aparece al lado del apartado Router. Lo habitual es que sea 192.168.1.1 o 192.168.0.1, pero si el equipo tiene una configuración personalizada puede ser que sea otra.

Pasos para acceder a la configuración de tu router

Ahora que ya conoces la IP asignada a tu router, debes seguir estos pasos para acceder al panel de configuración y poder modificar cualquier ajuste del dispositivo.

  1. En un ordenador conectado al router por cable o WiFi abre tu navegador web favorito.
  2. Teclea 192.168.1.1 en la barra de direcciones del navegador (o la IP que tenga asignada el router y que has localizado en el apartado anterior).
  3. Introduce el usuario y el password de acceso. Si nunca has accedido lo más probable es que sea el que el operador asigna por defecto y que podrás encontrar en el siguiente apartado.

Una vez dentro del router, estarás en la interfaz de configuración del equipo donde podrás cambiar los puertos, la seguridad inalámbrica, el nombre de la red WiFi, actualizar el firmware, hacer un reinicio, etc, etc…

Usuario y contraseña por defecto de los routers

Lo más habitual es que tu operador de telefonía te proporcione un router en el momento de contratar su servicio de fibra, cable o ADSL. En los modelos más actuales, es muy habitual que cada equipo tenga su propia contraseña y que esté presente en el propio equipo en una pegatina colocada en la parte inferior o trasera del equipo. Con los datos impresos en la pegatina podrás acceder a la configuración sin problema, salvo que la contraseña haya sido cambiada en un acceso anterior. En este caso tendrás que restaurar el router a estado de fábrica si no conoces la contraseña establecida para volver a la por defecto, es decir, la que está en la pegatina.

En dispositivos más antiguos esto no ocurre. Las compañías de telefonía configuraban todos sus routers con la misma combinación de usuario y contraseña. Estas son las más habituales de los principales operadores:

  • Jazztel: avanzado / avanzado, support / support o root / 12345
  • MásMóvil:  masmovil / masmovil o user / user
  • Movistar: administrador / 1234 o 1234 / 1234
  • Orange: admin / admin
  • Pepephone: 1234 / 1234
  • Vodafone: vodafone / vodafone o admin / password
  • Yoigo: 1234 / 1234 o user / user

Además de las combinaciones antes indicadas, también son bastante habituales otras como: 123 / 123,  admin / 1234 o admin / password. Si con las indicadas en el apartado de tu operador no se corresponden, no dudes en probar con estas más genéricas o en consultar en nuestros foros para descubrir la combinación correcta que te permitirá acceder para poder acceder a los ajustes del router o buscar la información directamente en Google.

Estas contraseñas por defecto también son bastante habituales en los routers que puedes comprar en cualquier tienda y no están asociados a un operador determinado. En este caso, si no consigues acceder con alguna de las antes indicadas, no dudes en revisar el manual de instrucciones que viene en la caja con el equipo para averiguar cuál es la que el fabricante ha establecido por defecto.

Consejos importantes a la hora de gestionar tu router

192.168.o.1

Es imprescindible que realices una serie de acciones una vez que te conectes a la configuración del equipo. Ajustes que te permitirán mejorar la seguridad de tu red, ya sea doméstica, de una pequeña oficina o de algún sitio público como una cafetería o similar.

Las principales medidas que deberías tomar son:

Cambia la contraseña por defecto del WiFi

Establece una contraseña WiFi segura

Cambia la contraseña por defecto de la red WiFi por una que tenga al menos 12 dígitos que incluya letras en mayúsculas, minúsculas, números y símbolos. Además, recuerda que si el router emite varias bandas o si tienes varias redes configuradas (por ejemplo una red de invitados además de la que utilizas habitualmente) debes cambiarlas todas y asignar contraseñas seguras.

La página de configuración de cada router es diferente, pero en todos es posible modificar este ajuste. Solo debes acceder al apartado WiFi o red inalámbrica y establecer la nueva contraseña en el apartado adecuado. Además, como decía, debes fijarte si el equipo emite varias redes o utiliza varias bandas y establecer una contraseña segura en cada una de ellas.

Elige el cifrado más seguro para la contraseña de la red inalámbrica

Mejor encriptación de la red WiFi

Aprovecha que accedes para cambiar la contraseña de la red WiFi y establece también el método de protección que se aplica a la red. Lo habitual es que los routers actuales ofrezcan varias opciones de protección y la más segura que podrás elegir es WPA2-PSK AES.

Dependiendo del modelo de router y de su antigüedad aparecerá de una forma u otra, pero debes asegurarte de escoger WPA2 y nunca WPA+WPA2 o similar. Este tipo de encriptación mejora a sus predecesoras y, aunque no imposible, hace que sea mucho menos probable que alguien desencripte la clave y se cuele en tu red WiFi.

Cambia la contraseña de acceso al router

Cambiar contraseña de acceso al router

Siguiendo la misma recomendación del primer punto, establece una contraseña segura para acceso al router. Ten en cuenta que cualquiera que se conecte a la red por WiFi o ethernet podrá acceder al panel de configuración, así que mejor utilizar una contraseña lo más segura posible.

Igual que en el caso anterior, es muy recomendable que utilices una contraseña de al menos 12 dígitos y que mezcle números, símbolos y letras en mayúsculas y minúsculas. Esto reducirá enormemente el riesgo a que alguien pueda acceder con un ataque de fuerza bruta o simplemente probando contraseñas, ya que cuanto más larga y cuantos más elementos incluya más difícil será averiguarla.

Revisa los puertos abiertos

Cerrar puertos sin uso

Abrir o reedirigir puertos es una de las cosas que típicamente se hacen al acceder a la configuración de un router. Esto es necesario para conseguir el máximo rendimiento en algunas aplicaciones P2P, juegos y también para poder acceder desde fuera de casa a servicios que puedes tener funcionando en tu ordenador como proxys, servidor web, servidor de correo, un NAS, etc, etc…

Teniendo en cuenta que abrir un puerto permite acceder desde fuera de la red local a un determinado ordenador o dispositivo de la red, no está de más que revises la configuración que tienes aplicada y cierres cualquier puerto que no estés utilizando en la actualidad.

Con estas pequeñas acciones la seguridad de tu red será un poco más alta y evitarás accesos no autorizados a 192.168.1.1 o a la dirección que tenga asignada tu router, ya que como ahora sabes, es posible que sea 192.168.o.1 u otra cualquiera si se han modificado los ajustes en cualquier momento.

¿Has olvidado la contraseña para acceder a 192.168.1.1? Cómo resetear el router

Es posible que hayas olvidado la contraseña que cambiaste al router, que no sepas la contraseña por defecto o que esta se haya borrado de la pegatina del dispositivo. Sea cual sea el motivo por el que no sabes la contraseña, tienes una alternativa sencilla para recuperar el acceso al router.

Sin embargo, se trata de una solución drástica que requiere resetear o restaurar el router a valores de fábrica. Esto borrará todas las configuraciones que puedas haber cambiado, como los puertos, la contraseña del WiFi, las direcciones estáticas y muchas otras cosas más. Si decides seguir adelante, sólo tendrás que buscar el botón de reset que suele esconder el router en la parte trasera.

Una vez localizado, hazte con un objeto fino como un clip o un palillo y presiona el botón que se esconde al fondo del diminuto agujero. Debes mantenerlo presionado al menos 10 segundos, pero no pasa nada por tenerlo algo más de tiempo. Una vez reseteado, verás como los LEDs del router, en caso de tenerlos, empiezan a parpadear de forma diferente. En unos pocos segundos podrás volver a acceder mediante 192.168.1.1 junto al usuario y contraseña por defecto.