PS5 vs Xbox Series X: qué consola será más potente y cuál deberás comprar

PS5 vs Xbox Series X: qué consola será más potente y cuál deberás comprar

Alberto García

La nueva generación de consolas comenzará a finales de 2020. Microsoft lanzará Xbox Series X, y Sony lanzará PlayStation 5 (PS5). Sin embargo, aunque ambas consolas contarán con un hardware muy similar fabricado por AMD, cada una tendrá importantes diferencias entre sí a nivel de rendimiento o funcionalidades.

Todavía no conocemos el aspecto de PS5 ni de su mando, pero Microsoft sí ha presentado todo sobre la consola, y lo único que nos falta saber sobre ella será su precio. A pesar de ello, ya podemos realizar una comparativa a fondo entre ambas consolas para ayudarte a decidir cuál tendrás que comprar.

 PlayStation 5Xbox Series X
CPU8 núcleos AMD Zen 2 a 3,5 GHz (frecuencia variable, con SMT)8 núcleos AMD Zen 2 a 3,8 GHz (3,6 GHz con SMT)
GPU10,28 TFLOPs, 36 CUs a 2,23GHz (frecuencia variable)12,16 TFLOPs, 52 CUs a 1,825 GHz
Arquitectura de GPURDNA 2 personalizada con soporte para RT por hardwareRDNA 2 personalizada con soporte para RT por hardware
Memoria16 GB GDDR616 GB GDDR6
Ancho de banda de memoria448 GB/s10 GB a 560 GB/s, 6 GB a 336 GB/s
Almacenamiento internoSSD NVMe personalizado de 825 GBSSD NVMe personalizado de 1 TB
Velocidad5,5 GB/s (sin compresión), 8,9 GB/s (comprimido)2,4 GB/s (sin compresión), 4,8 GB/s (comprimido)
Almacenamiento adicionalSlot para SSD NVMeTarjetas de expansión de 1 TB propietarias
Almacenamiento externoDisco duro/SSD por USBDisco duro/SSD por USB
Unidad ópticaLector 4K UHD Blu-rayLector 4K UHD Blu-ray
HDMI2.1 (4K/120Hz, 8K, VRR)2.1 (4K/120Hz, 8K, VRR)
RetrocompatibilidadPS4Xbox, Xbox 360, Xbox One
Fecha de lanzamientoNavidad de 202026 de noviembre de 2020
PrecioPor anunciarPor anunciar

Procesador (CPU)

Ambas consolas cuentan con un procesador AMD de 8 núcleos y 16 hilos basado en la arquitectura Zen 2 de 7 nanómetros. Sin embargo, las frecuencias que alcanza cada uno son diferentes. El de PS5 alcanza hasta 3,5 GHz, mientras que el de Xbox Series X llega a 3,8 GHz. Esta frecuencia es con 8 núcleos y el SMT desactivado. El SMT es el equivalente de AMD al HyperThreading de Intel.

Actualmente, los juegos para PS4 y Xbox One están diseñados para funcionar con siete núcleos, donde uno se deja para el sistema. Por ello, los primeros juegos que veamos en las consolas usarán 7 núcleos con SMT desactivado, y una vez los motores vayan adaptándose a las nuevas consolas, se procederá a usar el SMT.

Con el SMT se mejora el rendimiento multinúcleo de los procesadores, pero a cambio la frecuencia es menor. En Xbox Series X, la frecuencia será de 3,6 GHz con SMT activado, y Sony afirma que la frecuencia con SMT será “variable”, pero será menor de los 3,5 GHz a los que funcionará el chip. Es probable que la solución térmica de Xbox Series X será mejor, por lo que han podido conseguir una frecuencia mayor en sus chips. Sony contará con un diseño un poco extraño, donde la consola consumirá una cantidad determinada de energía, y será el procesador el que irá adaptándose si la temperatura lo permite.

Tarjeta gráfica (GPU)

En la tarjeta gráfica encontramos una situación similar a lo que vemos con el procesador, donde será más potente la que encontraremos en Series X. Ambas serán tarjetas gráficas basadas en la nueva arquitectura RDNA 2 de AMD, compatible de manera nativa con DirectX Raytracing.

PS5 contará con 36 Compute Units a 2,23 GHz, mientras que Xbox Series X contará con 52 Compute Units a 1,825 GHz. Esto arroja unos teraflops de 10,28 y 12,16 TFLOPS, respectivamente, donde Xbox Series X será un 11,82% más potente a nivel gráfico. Esta cifra de rendimiento no se puede comparar de manera directa con las consolas de anterior generación, ya que los teraflops de las nuevas son “diferentes” y se consigue más rendimiento por teraflop que antes gracias a la nueva arquitectura de AMD. Por tanto, Xbox Series X no es el doble de potente que Xbox One X, sino que es más del doble de potente a pesar de que Xbox One X alcanzase 6 TFLOPs.

Memoria

La memoria volverá a ser compartida por el procesador (RAM) y la tarjeta gráfica (VRAM), donde encontramos un total de 16 GB de memoria GDDR6. En el caso de Xbox Series X, 10 GB estarán reservados para la GPU, mientras que los seis restantes se dividirán en 3,5 GB para la memoria estándar y 2,5 GB para el sistema operativo. Sony no ha detallado todavía cómo va a realizarse la división, pero los 10 GB de Xbox serán más rápidos (560 GB/s) que los otros 6, que irán a 336 GB/s.

SSD y almacenamiento

Ambas consolas contarán por primera vez con una unidad SSD. La de Sony tendrá 825 GB, mientras que la de Xbox tendrá 1 TB. La de Sony, eso sí, será más del doble de rápida. Ambas cuentan con diseños personalizados, pero la de Sony alcanzará 5,5 GB/s, por los 2,4 GB/s de Xbox Series X. En datos comprimidos, PS5 alcanzará hasta 9 GB/s, por los 4,8 GB/s de Microsoft.

Lo que de momento Microsoft ha desvelado es que el cambio de juegos se podrá hacer casi de manera instantánea. Los juegos cargados en RAM se guardarán en el SSD cuando cambiemos a otro, lo que permitirá seguir un juego exactamente por el punto que íbamos con apenas unos segundos de carga. Además, los desarrolladores podrán innovar y cambiar la forma en la que están diseñados los juegos, donde hasta ahora algunos niveles se diseñaban para eliminar tiempos de carga y dejar un tiempo para que la consola los cargase.

En ambas consolas se podrá ampliar ese espacio. PS5 aceptará unidades NVMe, pero será Sony la que permitirá añadir unidades SSD de otros fabricantes. Xbox Series X contará con un slot para tarjetas adicionales cuyo rendimiento todavía se desconoce. Las tarjetas, llamadas Storage Expansion, tienen un diseño propietario y están desarrolladas por Seagate, con 1 TB de capacidad cada una.

A su vez, ambas consolas seguirán permitiendo usar discos duros y SSD externos por USB, gracias a lo cual podremos seguir añadiendo espacio adicional de manera cómoda como se podía hacer hasta ahora.

HDMI y funcionalidades

Ambas consolas contarán con HDMI 2.1, el último estándar de conectividad, ofreciendo hasta 4K a 120 Hz, u 8K a 60 Hz. Con la primera podremos sacarle todo el juego a los mejores televisores que hay a la venta en la actualidad, donde los mejores QLED de Samsung y OLED de LG alcanzan los 120 Hz, y algunos juegos contarán con la opción de jugar a esa tasa de fotogramas por segundo; sobre todo en títulos online. Todos los títulos de Xbox Series X serán 4K, y los fotogramas que alcanzará cada uno dependerán del título.

xbox latencia

También habrá compatibilidad con Variable Refresh Rate (VRR) y Auto Low Latency Mode (ALLM), lo cual eliminará el tearing y reducirá el input lag, donde el televisor sólo mostrará los frames que vaya generando la consola. Actualmente hay pocos televisores compatibles, pero poco a poco irá habiendo más en el mercado.

Retrocompatibilidad

La retrocompatibilidad será otro de los puntos a favor de Xbox Series X, donde podrá usarse casi todo el catálogo de Xbox, Xbox 360 y Xbox One. Y no sólo metiendo los discos directamente como ocurría con Xbox One X, sino que además la consola detectará si hay un pack de texturas o elementos como el poder ejecutar un juego a más fotogramas por segundo o a mayor resolución.

Sony, por su parte, dice que la consola será compatible con más de 4.000 títulos de PS4, pero no han dado detalles a fondo de cómo funcionará esta retrocompatibilidad con PS4, que debería ser muy sencilla porque ambas consolas comparten arquitectura x86-64, similar a lo que encontramos en un PC. Por tanto, si tienes una Xbox, podrás vender tu consola actual y mantener los juegos para jugarlos en tu nueva Series X. Y en principio lo mismo con PS5

Mando

El mando de Xbox Series X cuenta con un diseño muy parecido al de su predecesora, recogiendo algunos elementos del mando Elite. Por ejemplo, encontramos una mejora en la latencia con Dynamic Latency Input (DLI), que sincroniza el muestreo del mando y el televisor. Esta función llegará también al mando de Xbox One. El D-Pad ha cambiado y tiene una textura que hace más fácil pulsar los botones. Los gatillos de la parte trasera tienen una textura rugosa para facilitar el tacto.

Sobre el mando de PS5, DualSense ofrece un motor de vibración háptico, además de gatillos sensibles a la presión que ajustan en intensidad dependiendo del juego, como cuando vayamos a disparar un arco. Mantiene el manel táctil, cuenta con micrófono, y tiene un tamaño ligeramente superior al de su predecesor.

dualsense mando ps5

Ambos mandos contarán con puertos USB C, y en el caso del de Xbox se incluye también conectividad Bluetooth para poder usarlo en más dispositivos.

Diseño

Ambas consolas han optado por potenciar un diseño que las coloque de pie, aunque también podremos ponerlas en horizontal si queremos.  En el caso de Xbox Series X, tendremos puertos Ethernet, USB 3.2, Ethernet, HDMI, y tomas de aire para el ventilador, que echa el aire hacia arriba. Sin embargo, se pierde el conector óptico.

Del diseño de PS5 sorprende que hay dos modelos: uno con lector de Blu-ray, y otra edición exclusivamente digital. Ambas cuentan con un puerto USB A y un puerto USB C en la parte delantera, además del botón de encendido. Sobre la conectividad trasera todavía no sabemos nada.

ps5 y ps5 digital edition

Conclusión: Xbox Series X será mejor que PS5

Como vemos, Xbox Series X será mejor en casi todo con respecto a PlayStation 5. Lo único que de momento tendrá mejor PS5 será el SSD, que será más rápido, aunque tenga un poco menos de capacidad. A falta de saber el precio, de momento Microsoft lleva la delantera en términos de rendimiento, y además han confirmado su fecha de salida para el 26 de noviembre de 2020.

Los juegos serán un factor clave para decidirte sobre qué consola comprar, ya que normalmente los exclusivos de PlayStation suelen ser mejores que los de Xbox, además de que estos últimos podemos jugarlos en PC. Por tanto, si juegas a los multis, Xbox seguirá siendo la mejor opción, pero si no quieres dejar pasar los exclusivos de PlayStation, PS5 será la opción que debas elegir.