PC vs consolas: ¿cuál es mejor para jugar a videojuegos?

PC vs consolas: ¿cuál es mejor para jugar a videojuegos?

Alberto García

Los videojuegos se han convertido en uno de los medios de entretenimiento más populares en todo el mundo, superando en recaudación a otras industrias como es el caso del cine. Son muchas las plataformas en las que podemos jugarlos, pero normalmente el debate a la hora de comprar una consola suele reducirse a si es mejor comprarse un ordenador o una consola. Por ello, vamos a ayudarte a decidirte entre un PC o consola.

Hasta hace una década, el debate entre consola y PC no se centraba sólo en términos de rendimiento o precio, sino en cantidad de juegos. Las principales desarrolladoras ni se molestaban en lanzar algunos de sus títulos en PC, ya que había una amplia base de usuarios con PS3 y Xbox 360. Además, las consolas usaban arquitecturas diferentes a la x86-64 de los PC, lo que hacía muy difícil portar juegos de consolas a PC.

El cambio de arquitectura de las consolas cambió el debate

Eso cambió con la llegada de PS4 y Xbox One, donde ambas consolas usan procesadores x86-64 de AMD, al igual que PS5 o Xbox Series X. Desde entonces se ha hecho mucho más fácil portar juegos de consolas a PC y se han reducido los costes de desarrollo al no tener que entender desde cero cómo funciona una consola con una arquitectura totalmente diferente, además de poder exprimir su rendimiento antes.

Jugar en PC era caro en la época de PS3 y Xbox 360. Aunque los ordenadores iban ofreciendo mucho mejor rendimiento, era difícil competir con el atractivo precio de las consolas. Con PS4 y Xbox One eso cambió, ya que incluso al año de lanzarse las consolas ya se podían hacer ordenadores equivalentes en rendimiento al mismo precio. Con PS5 y Xbox Series X ambas compañías han subsanado parcialmente eso, ofreciendo un rendimiento equivalente a la gama alta actual de gráficas en lugar de optar por lanzar consolas equivalentes a gama media como ocurrió con PS4 y Xbox One.

Con PS5 y Xbox Series X volvemos a vivir un tiempo donde, de entrada, saldrá más rentable comprarse la consola directamente en lugar de un PC. Sony y Microsoft suelen vender las consolas con pérdidas al principio, o a coste, con tal de compensar con otros servicios posteriormente, tales como el online o la comisión que se llevan por cada juego vendido. Así, dependiendo de si buscamos ahorrar dinero a largo plazo o dependiendo de los juegos, elegiremos una u otra. Vamos a enumerar las ventajas de cada plataforma y a elaborar una conclusión final de cada una.

Ventajas de jugar en PC

Siempre a la última

El PC es la plataforma de referencia en la actualidad. Las mejoras a nivel de rendimiento o calidad gráfica siempre llegan primero a los ordenadores por ser donde NVIDIA, AMD e Intel sacan primero sus componentes. Por tanto, se pueden probar las mejoras gráficas antes de que terminen luego llegando a las consolas.

Online gratis

En las consolas, jugar online es de pago. Dependiendo de la modalidad que escojamos y de si encontramos alguna oferta, el coste suele ser de unos 45 a 60 euros al año. En 5 años, tenemos un coste de entre 225 y 300 euros adicionales que hay que tener en cuenta en el precio de la consola que con el PC no estaríamos pagando, ya que jugar por Internet es gratis.

Juegos más baratos

Los juegos de PC son más baratos por varios motivos. Uno de los más importantes es que Sony, Microsoft o Nintendo se llevan un porcentaje por cada juego vendido, el cual no se paga en PC. Este es el motivo de que un juego multiplataforma recién lanzado en PC cueste menos que en las consolas (por ejemplo, 70 euros en consolas y 55 o 60 euros en PC).

Además, el precio de los juegos de PC baja más rápido con el paso del tiempo, con constantes ofertas de plataformas como Epic Games, Steam. GOG u Origin que los dejan a precios ridículos. Y además tenemos una alta competencia en las tiendas de keys, donde cualquier juego que tenga unos años encima se puede encontrar fácilmente por 10 o 5 euros. E incluso si no lo encuentras en ninguna tienda, siempre puedes descargarlo por torrent.

Componentes que puedes mejorar cuando quieras

Con PS4 Pro y Xbox One X se abrió la veda a las consolas intergeneracionales, lanzando modelos con rendimiento mejorado. Aunque con PS5 y Xbox Series X no parece que vaya a ocurrir lo mismo por la gran potencia que tendrán de serie, con el PC siempre puedes estar preparado para actualizarlo cuando quieras.

Por ejemplo, te puedes montar un PC por piezas con un buen procesador y una tarjeta gráfica de gama media alta. Cuando pasen cuatro años, si ves que hay mejores tarjetas gráficas en el mercado, puedes vender la que tienes y comprar otra nueva al mismo precio que Sony y Microsoft te intentarían vender otra consola nueva, de la misma forma que puedes vender también la consola anterior.

Además, en PC puedes ir mejorándolo conforme vayas pudiendo. Por ejemplo, puedes montarlo con 8 GB de RAM, y si consigues algo de dinero extra, puedes comprar los 8 GB adicionales, un SSD mejor, un disco duro de más capacidad, etc.

Ahorro a largo plazo

Todos los puntos anteriores nos llevan a que, cuando quieras comprar una u otra plataforma, debes analizar el coste a largo plazo. En el primer año a lo mejor te sale más barata la consola con online y juegos, pero pasados cinco años tienes que sumar el coste extra de los juegos al pagar las comisiones de cada juego o el online. Con 10 juegos que compres en ese tiempo y el precio del online, es posible que estés pagando unos 350 o 400 euros adicionales que en ese tiempo no vas a pagar en el PC.

Elegir la calidad gráfica y el rendimiento

Cuando metes un juego en la consola, éste se ajusta al rendimiento que ésta puede sacar. Sin embargo, tenemos que conformarnos con lo que nos obliga a jugar la compañía, como puede ser en 4K a 30 FPS, cuando nosotros preferiríamos jugar en Full HD a 60 FPS con una mejor calidad de texturas.

En PC puedes cambiar el ajuste gráfico a tu gusto dependiendo de la resolución de tu monitor o televisor, así como a la tasa de fotogramas que éste sea capaz de mostrar. Para juegos competitivos, es mejor poder jugar a 144 o 240 Hz que a 60, y las consolas no pasaran de los 120 Hz por estar hechas para sincronizarse a esa frecuencia, que es la máxima que muestran los televisores 4K en la actualidad.

Además, en PC los tiempos de carga son algo ya del pasado, aunque por suerte Xbox Series X y PS5 han cambiado eso y ofrecen unidades SSD de serie.

Jugar con cualquier mando

Si no te apañas con ratón y teclado, en PC puedes usar cualquier mando para jugar, ya sea de Xbox One, PS3, PS4, etc. De hecho, si usas el de Xbox One, casi todos los juegos lo detectan automáticamente y puedes pasar a jugar con él de manera nativa sin complicarte la vida. En consola estás obligado a usar mando sí o sí. Además, en PC puedes mezclar mandos para jugar a multijugador con cualquier mando que traigan tus amigos.

Juega en la tele o en el móvil a distancia

La consola normalmente suele estar conectada al televisor, mientras que el ordenador casi nunca está a su lado. En PC hay cada vez más soluciones para jugar en remoto. En nuestra propia casa podemos usar Steam Link, In-Home Streaming o NVIDIA Shield, gracias a lo cual podemos jugar sin apenas lag en nuestra red local en móvil, tablet, otro ordenador o incluso en nuestra Smart TV si tenemos una Samsung con la app de Steam Link. Con ello tienes la ventaja adicional de no estar escuchando el ruido de la consola o el PC en el televisor, ya que tendremos el PC en otra habitación.

Retrocompatibilidad y más variedad de juegos y emuladores

Aunque Microsoft dio un enorme paso con Xbox One X, y Sony con PS5, los reyes de la retrocompatibilidad siguen siendo los PC. Podemos ejecutar juegos de hace décadas de manera nativa sin recurrir ni siquiera a emuladores. Una vez lo tienes en tu cuenta de Steam, Epic Store o cualquier otra tienda, puedes jugarlo para siempre sin el miedo de si la siguiente generación de consolas dejará de ser compatible.

Con Xbox Series X y PS5 la retrocompatibilidad nativa ha mejorado, ya que ambas consolas comparten arquitectura con sus predecesoras, un hecho que no se había dado hasta ahora en la historia de las consolas de ambas compañías. Con las nuevas consolas es posible meter un juego de las anteriores tal cual, y jugarlo, adaptándose además los gráficos a la potencia de las mismas si los desarrolladores han lanzado un parche para ello.

En PC, no obstante, la cantidad de juegos disponible es mucho más grande y variada, donde además tenemos emuladores para jugar a prácticamente todos los juegos y consolas del siglo XX, e incluso parte del siglo XXI con los emuladores de PS2 o lo avanzado que está el de PS3. Además, PC tiene también grandes juegos exclusivos jugados por millones de personas, como Dota 2, LoL, CS:GO, Arma III, Team Fortress 2, etc.

Olvídate del formato físico

En PC el formato físico es cosa del pasado, ya que todos los juegos se compran en formato digital. Gracias a ello, los juegos están siempre actualizados y no hay que esperar a que la consola esté actualizándolo. Esto tiene como contrapartida que no podemos vender los juegos, pero teniendo en cuenta lo baratos que son si pillamos una buena oferta no es muy problemático.

Mods

Modificar el aspecto gráfico es algo que se hace en casi todos los juegos. Títulos como Skyrim o The Witcher 3 son algunos de los mejores ejemplos de hasta qué punto es posible mejorar un juego a nivel gráfico o de jugabilidad. En consola no se pueden realizar modificaciones a los juegos.

Probablemente necesites o ya tengas un PC

Por último, es importante tener en cuenta que, si tienes un presupuesto limitado, es probable que te interese comprarte un ordenador para jugar. Si eres universitario y estás viajando todo el tiempo, un portátil gaming te puede venir muy bien porque combinas lo mejor de ambos mundos, y de todas formas siempre vas a necesitar un PC para trabajar. Además, siempre es más fácil justificar la compra de un ordenador para trabajar, y que por un poco más de dinero también sirva para jugar, ya que tus allegados serán más comprensibles si les explicas que estarás ahorrando dinero.

Ventajas de jugar en consola

Juegos exclusivos

Jugar en consola también tiene sus ventajas, y una de ellas son los juegos exclusivos. Microsoft se abrió de manera total y absoluta al PC desde Xbox One X, permitiendo juego cruzado y disfrutar de un juego en PC o en Xbox independientemente de la plataforma en la que lo compremos siempre que lo hagamos en su tienda online.ps4 xbox one blu-ray

En el caso de Sony, la compañía ha sido más hermética con sus títulos, siendo sus juegos first uno de los mayores alicientes para comprarlas, como las joyas creadas por Naughty Dog. Sin embargo, Sony está abriéndose cada vez más al PC, donde decidieron lanzar Horizon Zero Dawn como primera prueba para ver qué ventajas les ofrece contar con juegos de PlayStation en PC. Sin embargo, de momento muchos de sus exclusivos siguen estando disponibles sólo en sus consolas, y si quieres jugarlos, estarás obligado a comprarlas.

Más fácil de usar

Una realidad obvia es que la consola está pensada para encenderla, configurarla con unos pocos parámetros, insertar un juego, y empezar a jugar. El PC requiere conocimientos a la hora de configurar las piezas, además de montaje, instalación del sistema operativo y configuración. Si te gusta toquetear y ponerlo todo a tu gusto, mejor un PC, pero la sencillez de una consola sigue siendo superior si no tienes mucho tiempo para configurar tu plataforma de juegos.

¿Qué tienen tus amigos?

A pesar del avance en el juego cruzado en títulos como Rocket League, Fortnite o Call of Duty, todavía es necesario tener la misma consola para muchos títulos populares como FIFA.

Te valen tus juegos de consolas anteriores

La retrocompatibilidad, como decíamos en el punto de PC, ha mejorado sustancialmente con PS5 y Xbox Series X, hasta el punto de que puedes meter los juegos de las consolas anteriores y jugarlos. Con ello, no hace falta que vendas tu colección actual, algo que sí tendrías que hacer si estás buscando dar el salto de consolas a PC; aunque si partes desde cero no es un factor a tener en cuenta.

Puedes revender tus juegos

El formato físico tiene la ventaja de que te permite vender el juego una vez lo hayas completado o ya no juegues con él, lo que te permite compensar parte del alto coste inicial. A pesar de ello, lo que le saques a un juego revendiéndolo es lo que probablemente te ahorres si compras el juego en alguna oferta en PC suponiendo que lo compras de salida en consola.

Comunidad unificada

Aunque casi todos los amigos normalmente están en Steam, cada vez hay más plataformas de juego como Epic Store, Origin o Battle.net, de manera que tienes que controlar todas para ver qué amigos están en línea para jugar con ellos. En las consolas, la lista de amigos es única para todos los juegos.

Conclusión

El PC lleva ya más de una década siendo mejor plataforma para jugar que las consolas. Son muchas las ventajas que ofrece esta plataforma, incluyendo más variedad de juegos, mejores gráficos, más versatilidad para jugar dónde y con los mandos que quieras, y además no busca sacarte dinero todos los meses por jugar online. A cambio, es una plataforma más compleja de configurar desde el principio, pero luego los resultados a largo plazo hacen que compensen, además de que aprendes mucho en el proceso.

Lo mejor es poder tener una dupla de PC y consola; sobre todo si ésta es PlayStation. Al fin y al cabo lo que importa es dónde jueguen tus amigos y a qué juegos vas a jugar tú. Si te gustan los exclusivos de Sony, tendrás que comprar una PlayStation. Sin embargo, comprar una Xbox puede que no compense porque todos sus juegos están en PC, y además de no perderte ninguno en el ordenador, vas a tener la ventaja adicional de tener un ordenador.