Guía sobre USB-C ¿qué tipos hay y en qué se diferencian?

El cable USB-C es el que usas para cargar tu móvil pero también tiene muchos otros usos en la actualidad. Si has ido a comprar uno es posible que no entiendas en qué se diferencian todos los modelos, por qué hay diferentes tipos de cables USB-C y cómo podemos saber sus diferencias. Diferentes números, diferentes tecnologías…

¿Todos los USB-C son iguales? ¿Solo tenemos que elegir conector y estándar? ¿Qué los diferencia? ¿Cuál carga antes? Hay una serie de aspectos en los que fijarnos.

Diferencias entre cables USB

Hay muchos tipos de cables USB y se pueden diferenciar de dos formas: por el conector o por el estándar. Además, también pueden tener el mismo conector y el mismo estándar pero una cantidad de corriente diferente. O pueden tener diferente conector pero el mismo estándar o las mismas características técnicas aunque para otro puerto diferente.

El estándar o especificación nos permite saber la velocidad de transferencia de datos de estos cables. Algunos de los más actuales en cuanto a estándar son USB 3.2 o USB 4.0 presentados en el año 2019. En el caso de USB 4.0 nos ofrece tasas de transferencias de hasta 40 Gbps y el estándar 3.2 nos ofrece hasta 20 Gbps.

thunderbolt 3

Pero no solo veremos esto sino que también puede que encuentres un USB-C con un icono de un rayo. ¿Qué significa esto? Que cuenta con tecnología Thunderbolt creada por Intel ¿Y qué es Thunderbolt? Una tecnología que podemos encontrar en un USB-C pero con una serie de mejoras incluidas frente a los estándares abiertos. Por ejemplo, Thunderbolt nos permite hasta 40 Gbps con cables de hasta dos metros de largo, algo que no permite USB 4.0. ¿Qué diferencias hay? El estándar “normal” puede ser inferior en algunas características pero es universal y suele ser más asequible y requerir menos requisitos para su compatibilidad.

VersiónVelocidad
USB 1.01.5 Mbps
USB 1.112 Mbps
USB 2.0480 Mbps
USB 3.04,8 Gbps
USB 3.1 Gen 15 Gbps
USB 3.1 Gen 210 Gbps
USB 3.220 Gbps
USB 4.040 Gbps
Thunderbolt 340 Gbps
Thunderbolt 440 Gbps

Además, también se pueden diferenciar por el tipo de conector. A lo largo de estos párrafos hablaremos del USB-C refiriéndonos exactamente al conector pero no es el único. Usas habitualmente un puerto USB mucho más grande y ancho en los conectores de tu ordenador, por ejemplo. Pueden ser Tipo A, Tipo B. Tipo C, Mini A, Mini B, Micro A o Micro B… Muchos de ellos los hemos usado durante años y estamos familiarizados. Y, entre ellos, USB C.

USB

Es decir, puedes tener un cable con un conector u otro pero con el mismo estándar. O el mismo conector con diferente estándar.

USB C

USB C se diferencia del resto de conectores en que apuesta por un formato reversible, entre otras ventajas. Es más pequeño que un USB clásico y permite conectarlo por ambos lados. Como hemos explicado antes, no es un nuevo estándar sino es un nuevo conector que se añade a muchos otros que ya había y que seguimos usando. Es uno de los grandes avances de la industria en la última década gracias a que permite una gran velocidad y potencia de carga.

Aunque su uso más extendido es a través de teléfonos móviles, el USB-C también está en tabletas y hasta en portátiles ligeros gracias a todas las ventajas que nos ofrece o su gran capacidad. Desde mediados de 2021 ya existe el USB C 2.1 que introduce una potencia de hasta 240 W por lo que utilizar este tipo de cables y conectores para portátiles gaming facilitará tener cargadores más pequeños en el caso de los ordenadores portátiles de la actualidad, por ejemplo.

Entre las ventajas, algunas de las que hemos explicado en párrafos anteriores: el USB C es reversible por lo que no importa el lado de conexión por el que apostemos. También es un cable más pequeño que el clásico USB y principalmente entre sus beneficios destaca la velocidad y la potencia que nos permite. Es universal y busca convertirse en el único puerto para todas las conexiones sin tener que diferenciar entre todos los conectores disponibles que hay en la actualidad.

Si queremos saber más sobre el conector USB tipo C, la página web de USB-IF cuenta con una sección donde podemos consultar todos los índices de pruebas, actualizaciones, especificaciones y todos los detalles relacionados.

Tipos de cables USB-C

Hay varios tipos de criterios o formas para diferenciar los cables: el tipo de estándar usado o la cantidad de corriente que pueden transportar cada uno de ellos. Todos tienen el mismo conector pero su interior es diferente, su tecnología es distinta.

Según el tipo de estándar

Según el tipo de estándar USB tenemos muchas opciones… USB C es el tipo de conector, como hemos explicado al principio. Aunque haya un mismo tipo de conector pueden tener diferente tipo de estándar o, lo que es lo mismo, una mayor o menor velocidad de transferencia de datos. Además, también puede que encontremos USB-C con tecnología Thunderbolt de la que hemos hablado en párrafos anteriores y que nos ofrecería una serie de mejoras más allá de la velocidad de transferencia de datos máxima que, en la actualidad, alcanza los 40 Gbps.

Habitualmente los cables USB-C cuentan con estándar 3.2 o con estándar 4.0 además de Thunderbolt 3 y Thunderbolt 4. En 2017, Intel donó las especificaciones de Thunderbolt 3 al USB-IF para que pudiese implementarse y tener las mismas ventajas aunque es decisión del fabricante con USB 4.0 hacer que el dispositivo sea compatible. ¿Son todos así con velocidades superiores a los 20 Gbps? No, es posible que encuentres otro con velocidades inferiores pero los más recientes nos ofrecen tasas de transferencia de hasta 40 Gbps y ya en 2021 hay dispositivos que lo utilizan.

usb-estandar.jpg

Según cantidad de corriente

Más allá de tener el mismo conector y tener un estándar u otro, también pueden variar en la cantidad de corriente del propio cable en sí. Esto puede variar pero habitualmente los cables USB-C son de 3 o 5 amperios. La gran diferencia entre una y otra es que los cables de 5 A están pensados no solo para pequeños dispositivos como teléfonos móviles sino también para cargar portátiles y otros aparatos que requieran más energía.

No solo nos fijaremos en el estándar anterior, entonces, y en que sea un cable USB-C compatible con tu dispositivo. Sino también en el amperaje de los mismos además de los voltios.

Cómo diferenciarlos y qué problemas hay

¿Cómo los diferenciamos? ¿Cómo sabemos la diferencia entre uno u otro? No podemos salvo que mires la caja del cable o las especificaciones del mismo. En los tres primeros casos (USB 2.0 y las dos generaciones de USB 3.2) no tendremos ninguna opción para diferenciarlos unos de otros si tenemos todos en el mismo cajón y necesitamos uno en concreto. Salvo que lo hayas marcado previamente o los guardes en el envase oficial no habrá ninguna posibilidad de que sepas cuál es cuál a menos que tengan colores diferentes o algo que te ayude a escoger el correcto.

En el caso de Thunderbolt 3 y Thunderbolt 4, casi siempre podemos fijarnos en que el cable tenga alguna pequeña identificación con el icono del rayo pero esto no siempre es así por lo que tampoco es ninguna garantía. ¿Cómo los diferenciamos entonces? Puedes marcarlos tú con algún color permanente que te permita saber cuál es cuál o puedes guardarlos en su caja.

puertos thunderbolt

Propuestas y soluciones para identificarlos

Aunque no es una solución oficial, hay muchas alternativas para diferenciar los cables USB de forma sencilla. Por ejemplo, el bloguero Salman publicaba en 2021 una opción en su blog que consistía en añadir colores y líneas negras a los diferentes cables USB C para acabar con el caos y la diferencia entre unos y otros.

No están todos los actuales pero su solución consistía en usar colores y líneas. Por ejemplo, cables naranjas para USB 2.0 con rayas que diferenciarían 3A y 5ª con una o dos líneas respectivamente. Cables azul celeste para USB de 3.2 de primera generación con una línea negra para 3A y dos líneas para 5ª. Cables verdes para 3.2 de segunda generación siguiendo los pasos anteriores con una o dos rayas. Y, finalmente, cables amarillos para e Thunderbolt 3 con una o dos líneas negras. Conseguiríamos así diferenciar entre ocho tipos de cables USB-C actuales.

Incluso el autor utiliza esmalte de uñas y rotuladores para mostrar cómo sería esta diferenciación para que los cables pudiesen ser distintos pese a ser idénticos.

¡Sé el primero en comentar!