Qué son los exoesqueletos y cómo pueden mejorar nuestra vida

Qué son los exoesqueletos y cómo pueden mejorar nuestra vida

Rocío García

La tecnología está presente en nuestro día a día en teléfonos móviles, tabletas o al comprar una Smart TV. Pero hay mucho más allá de lo que usamos prácticamente a diario. Es el caso de los exoesqueletos que consiguen una apariencia más robótica y de película de ciencia ficción pero que se han convertido en una de las aplicaciones tecnológicas más útiles de los últimos tiempos tanto para las personas con algún problema de movilidad como para ayudarnos con tareas que pueden parecernos complicadas sin un ‘extra’ de fuerza. Los exoesqueletos son prácticos, útiles y no son el futuro sino el presente, con cada vez más aplicaciones y más reales.

Tanto para personas que no tienen una movilidad total y necesitan ayudarse de esta especie de armadura robot como para ti o para mí, para cualquier persona que necesite realizar alguna tarea impensable sin una tecnología que hace veinte años solo podríamos ver posible en película de ciencia ficción o de superhéroes. Contamos qué son los exoesqueletos, qué tipos hay, para qué sirven y cómo nos pueden ayudar.

Qué son los exoesqueletos

Los exoesqueletos mecánicos son similares a armaduras o una especie de robots que incorporamos a nuestro propio cuerpo. Un armazón externo mecánico o robótico que llevamos con nosotros. Es decir, un robot que nos colgamos o colocamos en extremidades y que nos otorga capacidades que no podemos tener sin él: andar o movilidad en algunos casos pero también cargar determinados pesos sin que la espalda sufra, por ejemplo. Partes robóticas que añadimos a nuestro cuerpo, como siempre hemos visto en las películas. Un brazo robótico, por ejemplo, o una pierna.

La tecnología que lleva a cabo este exoesqueleto permite que el “robot” que incorporamos a nuestro cuerpo nos siga en todos nuestros movimientos y pueden controlarse incluso con la mente aunque también los hay controlados por un mando. ¿Cómo funcionan? Hay sensores biométricos que son capaces de detectar las señales de nuestro cerebro para nuestros músculos y la tecnología o inteligente del exoesqueleto se encarga de traducir o procesar estas señales (en tiempo real y en cuestión de segundos) para conseguir la energía necesaria.

Ligeros y efectivos

Usan materiales ligeros que hacen que no pesen ni nos suponga esfuerzo ni daño llevarlos con nosotros y las técnicas utilizadas para la fabricación y para el diseño hacen que se adapten perfectamente a nosotros de forma ligera pero con todo tipo de posibilidades y pensados para conseguir lo que nos proponemos y no podemos tener sin ellos. Principalmente pensados para que personas puedan volver a caminar aunque los usos cada vez son más variados en otros sectores profesionales.

Por ahora no es habitual verlos cada día por la calle y no son asequibles pero probablemente cada vez sean más frecuentes no solo en fábricas sino para repartidores, para trabajos cotidianos, para evitarnos todo tipo de esfuerzos.

Tipos de exoesqueletos

Hay todo tipo de exoesqueletos aunque originalmente este tipo de tecnología está pensada para la recuperación o mejorar la movilidad pero también se aplica en trabajos de empresas, en repartidores, en disminuir la carga de los militares…

Exoesqueletos de rehabilitación

Lo más habitual en cuanto a exoesqueletos es aplicarlos a la medicina, a la rehabilitación. La idea original de exoesqueletos, más allá de otras funciones que ya les damos, es ayudar a personas que han sufrido algún tipo de accidente y necesitan volver a caminar. Se trata de un método que ha ido mejorando a lo largo de los años y que está especialmente pensado para ayudar a personas que han sufrido un ictus o que tienen algún tipo de lesión y necesitan ayuda para volver a caminar o fortalecer sus músculos, por ejemplo.

En el año 2019, el Hospital Sant Joan de Déu de Palma, por ejemplo, presentó en uno de los mejores exoesqueletos en nuestro país (el exoesqueleto Indego) con 17 kilogramos y que permite a pacientes de diferentes medidas o pesos tener ayuda para caminar en todo tipo de superficies (aceras, rampas, hierbas…) y hacer una rehabilitación que evita la atrofia muscular tras haber sufrido lesiones medulares incompletas o algunos ictus. Gracias a estos exoesqueletos la recuperación puede ser más rápida o más efectiva sin ellos.

Pero el de Baleares no es el único que hay en España y también en España, concretamente en Guipúzcoa, encontramos la empresa Gogoa Mobily Robots, una de las pocas empresas en el mundo que consigue tener homologación como fabricante de exoesqueletos médicos para rehabilitación.

Hank exoesqueletos

Exoesqueletos infantiles

Exoesqueletos infantiles cada vez más frecuentes y pensados para niños afectados por atrofia muscular espinal (AME) Estos exoesqueletos adaptados a su tamaño y sus necesidades hacen que los niños puedan conseguir andar por primera vez, como es el caso de Atlas 2020, un exoesqueleto de nueve kilos que soporta un peso máximo de 40 kilogramos y está pensado para niños de hasta 1,5 metros mayores de tres años. Atlas 2020 está pensado para niños con AME y cuenta con tendones, motores o articulaciones que permiten no sólo conseguir la fuerza que le falta a los niños sino  que es capaz de hacer que siga todos los movimientos. Una tecnología ya en marcha que se utiliza como investigación clínica en hospitales

Exoesqueletos militares

Más allá de ayudar a personas a recuperar su movilidad o conseguir una más eficaz rehabilitación, los exoesqueletos para uso militar son frecuentes gracias a que ayudan a disminuir la carga física. Aunque en España aún no los vemos, sí se espera que el Ejército de Tierra comience a usar dentro de algunos años (con una fecha estimada de 2035) estos exoesqueletos que permitirán mejorar la protección de todos a aquellos que estén “a pie”. Según el ejército, disminuirán la carga física del “combatiente pero también la carga cognitiva gracias al uso de los sensores”

El pensamiento de utilizar exoesqueletos militares no es, por supuesto, exclusivo de España. La empresa Lockheed Martin diseñó hace algunos años un exoesqueleto pensado para militares, Fortis, que cuentan con dispositivos de liberación de estrés para la rodilla y que permite que los soldados americanos lleven más armas pesadas y suministros de forma habitual. Aunque se trata de un exoesqueleto de unos doce kilos no es el peso real que siente la persona que lo lleva y aseguran sus creadores que puede mejorar entre 2 y 27 veces el trabajo hecho sin él.

Exoesqueletos de uniforme de trabajos

Aunque te parezca lejano, hay exoesqueletos utilizados cada día en las fábricas. En empresas donde los trabajadores se ayudan de este armazón robótico para el cuerpo completo (espalda) o para extremidades y permite no solo liberarlos de la carga o el esfuerzo sino que permite que se soporten durante más tiempo posturas forzadas. Se utilizan en algunas fábricas en España como en fábricas automovilísticas, por ejemplo, y son capaces de reducir el estrés y la tensión. Eso sí, no están pensados para una pequeña empresa porque cuestan miles de euros.

El futuro

Hay todo tipo de exoesqueletos que pronto veremos a menudo no solo en noticias sino en el día a día. Más allá de los creados para uso doméstico y para ayudar a personas que lo necesitan controlados con la mente, hay otros para el día a día que alivian el cansancio, que ayudarán a que podamos correr más o mejor.

Por ejemplo, para sentarnos en cualquier parte sin necesidad de buscar un banco en el que apoyarnos o sin necesidad de llevar con nosotros una silla plegable. Sí, un exoesqueleto como LEX, una especie de pierna o silla biónica que nos permite abrirse en cualquier parte para sentarnos cómodamente y soporta un peso de hasta 120 kilos. LEX está desarrollada por un grupo de ingenieros chinos y se ajusta perfectamente a nuestras piernas pero podemos desplegarla cuando necesitemos descansar, abriéndose en solo cinco segundos. No será lo mismo que sentarte en tu sofá pero llevar en las piernas incorporada una silla parece una idea recomendable.

LEX Exoesqueletos

Correr más, trabajar mejor

No solo para descansar están pensados los exoesqueletos y también encontramos otras variantes que nos ayudarían a correr más y cansarnos menos, el sueño de cualquier runner. Hay ya prototipos e ideas de exoesqueletos que se acoplarían a las piernas de una persona y que serían capaces de aumentar la velocidad hasta en un 10% pero reduciendo, a su vez, el cansancio o el esfuerzo.

Y, además de descansar y correr, para trabajar, como vemos en el vídeo anterior. Ya se desarrollan en China exoesqueletos capaces de cargar 50 kilos a la espalda en los repartidores sin que sufran ningún daño. Exoesqueletos que permitirían ahorrar esfuerzo a repartidores y conseguirían llevar hasta 50 kilos de carga durante las seis horas de batería del aparato. Una tecnología futurista que ya está probándose y que cada vez más parecerá que aparecerá en nuestras calles como parte de la rutina.