Cómo instalar un sistema operativo en una Raspberry Pi

Gadgets

Aunque existen varias versiones, y se mantienen a la venta, la Raspberry Pi 3 B+ es el modelo más reciente. Llegó hace aproximadamente un año y se puede comprar de forma sencilla por poco menos de 40 euros. Y sí, hay varios sistemas operativos que podemos instalar, incluyendo a Windows 10 ARM. Así que en esta ocasión vamos a ver qué sistemas operativos se pueden instalar en una Raspberry Pi, y también cómo hacerlo.

La ventaja de las Raspberry Pi 3, tanto el modelo B+ como el anterior, está en que ya cuentan con Bluetooth y WiFi, y la configuración inicial es bastante más sencilla. Si quieres instalar un sistema operativo en cualquiera de ellas vas a necesitar un micro USB para la alimentación con, por lo menos, 2,5A. También una micro SD de 8 GB como poco, aunque es recomendable que sea de 16 ó 32 GB, un teclado y un ratón por USB, y una pantalla que puedas conectar por HDMI.

Qué sistemas operativos se pueden instalar

Cómo instalar un sistema operativo en Raspberry Pi, los pasos básicos para cualquier instalación

Como vemos, existen diferentes sistemas operativos soportados por Raspberry Pi 3; y evidentemente, cada cual tiene sus particularidades en el proceso de instalación. Así que tomaremos NOOBS como base, en tanto que está específicamente ideado para principiantes en la materia. Y lo que haremos será formatear la tarjeta micro SD en Windows o macOS, para después tomar el archivo .zip del sistema operativo, extraer los archivos y copiarlos a la raíz de la tarjeta micro SD de forma directa.

Ahora podremos centrarnos en el Raspberry Pi 3. Primero conectaremos el ratón, el teclado y la pantalla, e introduciremos la tarjeta micro SD, y procederemos a encender el dispositivo. Ahora deberían encenderse una luz roja –de alimentación- y una luz verde parpadeando, que nos indica que se está llevando a cabo la lectura de archivos. Si esto ocurre de tal modo, entonces lo siguiente será ver el instalador guiado directamente en pantalla para hacer la instalación. En caso de que no ocurra así, tendremos que desconectar la alimentación y repetir los pasos evitando el error que hayamos cometido anteriormente.

La instalación como tal es tan sencilla como seguir los pasos pulsando donde corresponda, según la configuración que nos interese, utilizando el teclado y el ratón que tenemos conectados.

Escrito por Carlos González

Fuente > ADSLZone