Cómo funciona un hub USB, y por qué no hace magia al convertir un puerto USB en cuatro

Reportajes

Si tienes un ordenador, ya sea portátil o sobremesa, o tienes un dispositivo con menos puertos USB de los que necesitas, normalmente solemos recurrir a un hub USB, también llamado splitter o concentrador. Gracias a él, podemos tener cuatro puertos USB a través de uno. Pero, ¿cómo funciona y por qué no hace magia?

Un hub USB no hace magia, sino que asigna muy rápido a cada dispositivo su información

Cuando tenemos un número limitado de puertos USB, nos acordamos del fabricante y de quién tomo la decisión de poner tan pocos; sobre todo si tenemos en cuenta que un hub USB cuesta apenas 10 euros, como este de ICZI o este de Anker. El funcionamiento de estos dispositivos es muy sencillo, y nos puede salvar de problemas si tenemos conectados muchos dispositivos a nuestro PC, como teclado, ratón, impresora, auriculares, etc.

Los hubs normalmente suelen tener cuatro puertos, y suele haber de dos tipos: los que necesitan corriente externa, y los que no. Los que no necesitan un enchufe externo están limitados a los 900 miliamperios que es capaz de ofrecer un puerto USB 3.0, o 500 en el caso de USB 2.0. Con los nuevos estándares, la potencia es aún mayor, y un cable USB 4 podrá llegar a gestionar hasta 100 vatios.

hub usb

La manera en la que estos dispositivos funcionan es bastante parecida a la que encontramos en el WiFi (en el del estándar WiFi 4 al menos). El controlador es el que se encarga de dar permiso a cada dispositivo para poder transmitir la señal hasta el puerto USB, asignando una dirección a cada uno de estos dispositivos conectados al hub. Este controlador va «preguntando» de manera secuencial a cada dispositivo si tiene algo de información que transmitir, donde cada dispositivo recibe todas las señales, pero solo responde a los intercambios que van dirigidos a él.

Es tan rápido que no nos damos cuenta

Por ejemplo, primero pregunta al ratón para ver si se ha pulsado algún click. En segundo lugar, pregunta al teclado, y en tercer lugar a la memoria USB que tengamos conectada, y vuelve a iniciar el ciclo. Esto puede llevarnos a pensar que la velocidad de transmisión puede verse afectada, o que las pulsaciones del teclado o el ratón van a llegar más tarde al PC. Sin embargo, estas «preguntas» se hacen a una velocidad muy superior al muestreo de los teclados y ratones, que es de 1.000 Hz en los teclados y ratones gaming (1 ms, o 1.000 veces por segundo).

Así, la calidad del hub dependerá del controlador. Si estamos usando USB 3.0, tendremos una velocidad máxima de 5 Gbps (625 MB/s) según el estándar, pero las memorias en realidad no alcanzan esa velocidad. Por ello, es muy posible que, si conectamos dos memorias USB a un hub, y copiamos archivos a ambas a la vez, alcancemos la velocidad máxima en ambas memorias de manera similar a si conectásemos cada una de ellas a un mismo puerto.

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone