¿Sabes dónde se guardan los bitcoins? Así son los monederos

¿Sabes dónde se guardan los bitcoins? Así son los monederos

Rocío García

Si has llegado hasta aquí sabrás lo que son las criptomonedas o el propio Bitcoin, monedas digitales e intangibles que podemos utilizar como método de pago para todo tipo de intercambios. Pero, ¿cómo se almacenan? ¿Dónde se guardan unas monedas que son intangibles? Los monederos de criptomonedas o monederos de bitcoins nos permiten acceder a claves privadas y controlar nuestras divisas. Te explicamos qué son, cómo funcionan o qué tipos de monederos hay.

Si ya tienes criptomonedas sabrás de sobra todo lo que te explicamos a continuación. Si no, conviene repasar de forma básica qué son y para qué de la forma más sencilla posible para que entiendas cómo se almacenan o dónde.

¿Cómo se almacenan los bitcoins?

Las criptomonedas (o el bitcoin en concreto) son una moneda descentralizada que no tiene el control de ninguna entidad como el Banco Central Europeo y cuyo valor se basa en la ley de la oferta y la demanda. Además, la creación está en manos de los usuarios (lo que se denomina “minería”) Desde el 2010 el bitcoin se populariza (aunque nació algunos años antes) y actualmente todos hemos oído hablar de esta criptomonedas y otras muchas pero, ¿dónde se guardan los bitcoins o criptomonedas?

No es dinero físico que podemos llevar en la cartera o en el monedero ni tampoco en una tarjeta de crédito como haces habitualmente. Por eso existen los monederos o wallet de criptomonedas que nos permiten almacenar este tipo de dinero cuando lo queramos usar. No es una web o app que nos “guarda” el dinero que tenemos como en una hucha o caja fuerte ni tampoco un pendrive como cuando guardamos archivos. No son unos archivos ni se almacenan en ningún sitio concreto sino que para operar con bitcoins y otras criptomonedas necesitamos una clave privada que permita confirmar que somos el dueño original, que es nuestro dinero y que podemos utilizarlo para lo que queramos. Como hemos dicho, es por eso que existen monederos para bitcoins o plataformas que nos permiten almacenar la moneda virtual. Pero hay varios tipos: físicos, para móviles, online, para PC…

Tipos de monederos

Los veremos en próximos apartados pero puedes usar monederos en “formato” tarjeta de crédito como si fuesen la que usas habitualmente, en formato pendrive. O bien puede ser simplemente una web a la que accedes para tus bitcoins. Los explicaremos más adelante. Generalmente se dividen entre hot wallets o cold wallets según estén o no «conectados» pero hay tipos y subtipos según el formato, el uso, etc.

Seguridad en las criptomonedas

Hay dos claves que tienes que tener en cuenta a la hora de saber más sobre monederos de criptomonedas o de pagos con Bitcoin y otras monedas virtuales: hay una clave pública y una clave privada. Para que entiendas la diferencia entre ambas podemos compararlo con el banco convencional: tienes una clave pública que correspondería con tu cuenta del banco que puedes dar a quien quieras para que te haga una transferencia. Y tienes una clave privada que sería la contraseña con la que tú accedes al banco para gestionar tu cuenta y gastar tu dinero desde tu cajero o desde la página web de ese banco. Sería algo similar al PIN de la tarjeta de crédito que no puedes dar a nadie porque te robarán. La clave privada nos da el “poder” sobre las criptomonedas.

Las dos claves serán fundamentales y es de lo que se encargan estos monederos. No almacenan como tal el dinero que tienes o gestionas sino la clave que te permite el acceso para que puedas usarlo en tu día a día. El monedero nos da el acceso a “la red” de criptomonedas. Usas una clave privada para demostrar que tienes un código (esa clave pública que correspondería a tu cuenta bancaria si lo comparásemos y la privada a tu código PIN para acceder) y que nos permitan acceder a lo que hay ahí, a las criptodivisas que hay almacenadas.

Hay, además, un tercer “tipo de clave” que es la propia clave en sí del monedero o la contraseña. En este caso sería la contraseña para acceder al contenido, una contraseña en una app o en un programa como tienes un PIN para acceder al teléfono o al iniciar Windows 10. Es importante tener en cuenta que no es esta la clave privada sino la contraseña que se utiliza para acceder al monedero. La mayoría de monederos están cifrados con una contraseña y solo tú puedes acceder aunque otras personas usen tu ordenador, por ejemplo, o tu teléfono. Si has cifrado el monedero y has perdido la clave de acceso perderías todo lo que tienes si no has hecho copia de seguridad.

Monederos fríos (o físicos en su mayoría)

Generalmente los cold wallets o monederos fríos son monederos físicos (aunque no siempre, también hay software) Los monederos físicos existen aunque las criptomonedas sean intangibles pero poco o nada tiene que ver con el que llevas en el bolsillos. Se consideran, por los expertos, como los monederos de bitcoins más seguros para guardar tus criptomonedas pero los menos prácticos a la hora de utilizarlos. Es una buena opción para ahorrar, para guardar a largo plazo, para no depender de una web o app que puede romperse o que puede sufrir un hackeo que haga que lo pierdas todo. La ventaja de tenerlos siempre con nosotros es que es más complicado que alguien nos robe los datos que no están expuestos en Internet, no están en una web o app especializada sino que los tenemos a mano nosotros, almacenados.

Su principal característica es que no están conectados por lo que son mucho más seguros y menos susceptibles de hackeo, malware o cualquier tipo de problema que pueda surgir online. Además, no necesitas ningún tercero para gestione las claves privadas por lo que tienes seguridad extra: solo dependerías de ti. Las claves se mantienen en dicho dispositivo y son recomendables si no vamos a hacer un uso continuo de criptomonedas. Por ejemplo, están pensados para cualquier usuario que quiera guardar grandes cantidades de criptomonedas si buscas hacerlo a largo plazo o si no quieres tener que utilizarlo de forma frecuente. ¿Son infalibles y no tienen ningún riesgo? Lógicamente no, siempre hay riesgos. Si se incendia tu casa o pierdes el hardware o el dispositivo que contiene las claves tendrás un problema y no podrás recuperarlo de ninguna forma. Tampoco si te lo roban, por ejemplo.

Hay varios tipos y no todos tienen el mismo diseño o forma ni las mismas ventajas. Generalmente puedes tener monederos en papel, monederos de tipo hardware o incluso algunos software son considerados “cold wallets” (aunque son menos habituales)

Monederos de papel

Los monederos de papel son fáciles y con una gran seguridad pero, como hemos explicado antes, están pensados para almacenar criptomonedas que no vas a usar de forma frecuente. Pensados como una cuenta a largo plazo, como una especie de plazo fijo. Están desconectados de Internet y es un monedero impreso, offline. ¿Cómo se crea? Debes ir a un generador de paper wallet (siempre recomendable hacerlo sin conexión a Internet en ese momento) y obtienes esa clave privada donde puedes almacenar el dinero “en frío”.

paper wallet

Ten en cuenta que usar monederos en papel o paper wallets es algo así como guardar miles de euros en tu casa en un sobre, en cualquier parte. Si lavas los pantalones con dinero dentro, lo pierdes. Si se quema tu casa, lo pierdes. Si tiras el sobre en el que están guardados… Son muy seguros porque no requieren estar conectados pero es importante que tengas en cuenta que puede perderse, no es perfecto ni infalible. También debes tener en cuenta que es un papel por lo que es aconsejable apostar por cuidarlo ya que el papel se deteriora, como bien habrás visto en muchos tickets de la compra. Y no imprimirlo, como es lógico, en una impresora pública o en un centro de impresión o tu oficina a la que otros tienen acceso. Hazlo desde una impresora exclusiva, en casa, de forma segura.

También debes tener en cuenta que estos paper wallet se pueden crear y envías fondos a ellos pero cuando tienes que usar los fondos no te queda más remedio que importar la clave privada a otro tipo de monedero o software por lo que es útil como almacenamiento habitual pero si vas a usarlo requieres transferencia. Funciona bien y es recomendable si buscas un monedero a largo plazo.

Monederos de hardware

Similares a un pendrive, los monederos físicos de hardware funcionan también sin conexión a Internet y nos permiten tener las claves privadas guardadas sin correr demasiados riesgos. Como los de papel, son considerados como fríos porque no están continuamente conectados a Internet. En aspecto, como decimos, es algo parecido a un pendrive o un pequeño dispositivo y puede que sea la mejor opción para almacenar las claves. Más cómodo que un papel, más seguro que una web o que un programa en escritorio. Almacena en frío pero podemos usarlo cuando queramos (a diferencia de los anteriores) porque la mayoría de ellos funcionan vía USB que podemos conectar a nuestro ordenador en caso de querer utilizarlo.

Hardware wallet

Uno de los pequeños inconvenientes que encontramos es que implican un coste extra porque hay que desembolsar el dinero que vale el dispositivo que puede rondar los 50, 100 o 200 euros según el modelo que elijas. Pero dependerá que merezca la pena o no según la cantidad de criptomonedas que estés manejando. Generalmente estos dispositivos están pensados para almacenar una gran cantidad de criptodivisas y a largo plazo o a medio plazo. Nos protegen de amenazas de webs  o exchanges y podemos conectarlo al ordenador cuando necesitemos a través de una app específica.

Las claves se generan el propio hardware y nunca salen de él: no salen al ordenador en ningún momento y generalmente podemos añadir más capas de seguridad. Además, otra característica interesante es que poseen una semilla que nos permitiría restaurar las claves y recuperar los fondos que tengamos.

Hot wallets o monederos calientes

Los hot wallets o monederos calientes son considerados como tal porque están siempre conectados a Internet, a la blockchain. Esto tiene ventajas y desventajas. La principal ventaja es que tenemos la probabilidad de utilizarlos de forma frecuente sin tener que recurrir al largo proceso que implica usar un monedero en papel, por ejemplo. Pero el inconveniente, cómo no, es que es más fácil que sufras un ataque informático de cualquier tipo o que tengas mayor riesgo de robo de tus criptodivisas. Otra ventaja frente a los monederos de hardware es que estos son gratuitos y no tenemos que pagar nada por utilizarlos, en la mayoría de los casos.

Hay generalmente tres tipos de estos monederos calientes o hot wallets: de escritorio, que se instalan en tu ordenador y gestionan las criptomonedas desde el mismo, desde una página web a la que accedes online o desde el smartphone con aplicaciones específicas. Aunque todos sean hot wallets hay claras diferencias entre todos: en un ordenador tienes más seguridad si tu monedero está descargado y lo usas en tu propio equipo que si lo tienes en una web. Pero tampoco es infalible porque siempre puedes tener el ordenador lleno de virus, que se rompa, etc.

Monederos de escritorio o programas de PC

Como su propio nombre indica, es un software que descargas en tu ordenador y que permite gestionar las criptomonedas. Suele ser una de las opciones más frecuentes por estar en un paso intermedio de seguridad y comodidad entre un hardware y una página web y algunas de las más conocidas son Electrum o Exodus, por ejemplo. Como decimos, es un software específico descargado e instalado en tu ordenador (suele ser compatible con varios sistemas operativos) y nos permiten almacenar las criptomonedas o gestionarlas. Están seguras porque no estás en una web que puede cerrar en cualquier momento pero son susceptibles de perderse si te hackean el ordenador por lo que es recomendable que tengas un buen control de malware.

Exodus

Monederos móviles y aplicaciones

Los monederos móviles son iguales que los monederos de escritorio pero para otra plataforma. En lugar de usarse en el ordenador los tienes en el teléfono móvil en forma de aplicación. Esto puede tener ventajas (los llevas a todos sitios) pero también inconvenientes porque el espacio que tienen es menor y los riesgos que corres en un teléfono generalmente son mayores (no solo pueden infectarte con malware sino que pueden robarte el teléfono o perderlo, algo poco frecuente si usas un PC)

Tienen como ventaja una facilidad de uso que nos permite utilizarlo en cualquier parte y enviar y recibir pagos estés donde estés y suelen ser gratuitos para cualquiera que los descargue. Además, muchos comercios permiten el pago con criptomonedas así que te servirá como “moneda” en tu vida diaria.

Algunos de los monederos móviles y aplicaciones para criptomonedas son iguales que de escritorio con programas que son multiplataforma como los mencionados en el apartado anterior, Electrum o Exodus, pero hay muchas más apps que podemos descargar y tienen millones de usuarios en Android y en iOS.

Monederos online o en web

El tercero de los hot wallets o monederos calientes son los monederos en línea. Como su propio nombre indica, son páginas webs que no tienes que descargar nada, que son gratuitas y cuyo acceso consiste en acceder a una web igual que accedes a la del banco a través del navegador. Es cómodo para realizar cualquier operación desde cualquier parte sin llevar tu “dinero” encima pero tiene riesgos porque estás haciendo que haya terceros implicados en la gestión de las criptodivisas, que tengas las claves privadas. La web puede quebrar, ser hackeada. Puede que sea la opción más cómoda para muchos pero también es una de las menos seguras.

¿Cuál elegir? Conclusión

Todos tienen ventajas y desventajas, como hemos ido viendo en los diferentes párrafos. Si te preocupa la seguridad es  recomendable que apuestes por monederos físicos que nos permitan almacenar esas criptomonedas corriendo menos riesgos (aunque siempre hay riesgos) Los monederos físicos son los que proporcionan mayor seguridad y dentro de ellos, los de hardware son más cómodos que los de papel. Si la seguridad no te preocupa, los monederos online o monederos web son cómodos porque puedes acceder desde cualquier parte pero corres el riesgo de depender de un servidor de una empresa de posibles hackeos, de cierres de webs…

¿Necesitas usar tus criptomonedas fuera de casa? Los monederos móviles son la mejor opción e este caso aunque quizá no sean la más segura pero puedes tenerlos siempre a mano para usar como tu tarjeta de crédito y hay muchos establecimientos que lo permiten. Si quieres un equilibrio entre utilidad y accesibilidad, los monederos de escritorio son bastante recomendables y frecuentes.

Que elijas uno u otro dependerá de muchos factores: ¿quieres hacer uso frecuente o quieres ahorrar? ¿vas a llevar el móvil con tu monedero a todas partes o es un teléfono secundario? ¿cuántas criptomonedas tienes? ¿te preocupa la seguridad? Todas estas preguntas harán que elijas uno u otro.