¿En qué consiste el renting tecnológico y dónde conseguirlo?

¿En qué consiste el renting tecnológico y dónde conseguirlo?

Manuel Naranjo

Las transformaciones que estamos viviendo en los últimos años, marcan una forma de ver el futuro de manera distinta. Por ejemplo, el teletrabajo es algo que hace años parecía absolutamente impensable, pero hoy en día es la solución para muchas empresas y trabajadores. Ocurre lo mismo con lo referente a los equipos informáticos, ¿sigue compensando a una empresa comprar ordenadores para tener que cambiarlos cada pocos años? Pues precisamente por esa cuestión es por la que apareció el renting tecnológico del que os vamos a hablar ahora mismo.

El renting en el mundo de los automóviles es algo que las empresas o los autónomos llevan haciendo desde hace años y que a nivel particular cada vez está más extendido. Pues parece que es el momento de que este concepto también se extienda a la tecnología, puesto que cada vez tenemos más opciones a nuestra disposición.

¿Qué es el renting tecnológico?

El renting tecnológico consiste en el alquiler, bien a nivel particular, empresa o autónomo, equipos tecnológicos, tales como ordenadores, tablets, monitores e incluso teléfonos móviles. Esto implica una cuota mensual y un contrato, de los años que sean, donde deberían aparecer todas las condiciones exactas del servicio.

Es evidente que cualquier consumidor de este tipo de renting busca precios bajos, comodidad en las gestiones y equipamientos suficientes como para poder elegir el que mejor se adapte sus necesidades.

trabajando con un móvil

Evidentemente al firmar el contrato se establecen unas condiciones que dependiendo de cada caso pueden ser diferentes, no solo en la duración de la relación contractual, sino también en el tiempo que debe pasar para que se cambien los equipos si existe esa posibilidad, e incluso la opción de que terminado el contrato la empresa o el particular puedan quedarse con los equipos en propiedad.

Pero no solo las condiciones serán cambiantes, sino que la propia cuota mensual será diferente dependiendo del tipo de equipos que el cliente solicite, de los años de relación, del número de dispositivos e incluso de otro tipo de cláusulas, como la que hablábamos anteriormente de que los dispositivos queden en propiedad al finalizar el contrato.

Es evidente que, en un país como España con tantos autónomos y Pymes, el renting tecnológico puede ser una estupenda solución para ahorrar en costes y poder disfrutar de otras ventajas.

Ventajas del renting tecnológico

El renting tecnológico tiene muchas ventajas, sobre todo a nivel profesional, como pueden ser:

  • Ahorro: tener todo integrado en una sola cuota, los equipos y el mantenimiento, hacen que el coste sea mucho menor que si tuviéramos que comprar los equipos de una sola vez. Es evidente que es una ventaja a nivel particular, pero es mucho más que eso a nivel profesional, donde el desembolso en este tipo de dispositivos el mucho mayor.
  • Seguridad: sobre todo si somos autónomos o empresas, el hecho de estar cubiertos durante unos cuantos meses en lo que se refiere a dispositivos tecnológicos, es una gran ventaja. Normalmente los contratos van de 12 a 60 meses, por lo que durante ese tiempo estaremos tranquilos, puesto que en estos contratos siempre va incluido un soporte técnico.
  • Lo último en tecnología: muchos contratos contemplan el cambio de equipos cada cierto tiempo por uno más nuevo o por la solicitud, por parte del cliente, del cambio de dispositivo para poder tener lo último de último en tecnología.

ordenador y móvil

  • Control de gastos: este apartado es muy importante para autónomos y empresas, puesto que con este sistema sabrás en todo momento lo que vas a pagar cada mes por tus dispositivos. Además, no tendremos que preocuparnos por la depreciación del precio de los equipos, ya que no son de nuestra propiedad.
  • Productividad: la productividad debería ser mejor, ya que contamos con buenos dispositivos que, en la mayoría de los casos, son mucho más potentes que si los hubiéramos comprado de forma tradicional. Por eso mismo, el trabajo debería tener mejor calidad en todos los sentidos, otra ventaja más.
  • Inversión: al no tener que hacer una inversión grande para los equipos informáticos, cualquier empresa, autónomo e incluso un particular, contará con mayor liquidez para invertir en otras cosas que considere importantes o simplemente ahorrar ese dinero para futuras eventualidades.
  • Beneficios fiscales: podremos desgravar el IVA de la cuota mensual que nos cobran, siempre que seamos autónomos o empresas. Además, para empresas que paguen el impuesto de sociedades estas cuotas mensuales son deducibles en su totalidad, ya que computan como gasto de la empresa.

Antes de firmar un contrato de renting

En el renting tecnológico podremos solicitar tener en alquiler equipos como unos ordenadores, impresoras, smartphones, tabletas, routers o amplificadores entre otros. Además, también podremos adquirir software que necesitemos de manera específica, que se puede sumar a los dispositivos alquilados.

firmando contrato

Antes de firmar cualquier contrato de renting tecnológico debemos tener algunas cosas claras, que nos van a ayudar a tomar la mejor decisión:

  • Debemos tener claro que es lo que necesitamos, tanto si es nivel particular como si somos autónomo o empresa. No es necesario gastarse de más, pero tampoco de menos, sino justo lo que se adapte mejor a nuestras necesidades.
  • Debemos leer bien el contrato y fijarnos en todas las cláusulas, para después no llevarnos sorpresas, sobre todo con servicios que suponíamos dentro de la tarifa y no están o costes adicionales con los que no contábamos. Existen ciertas partes en las que debemos parar y asegurarnos, como:
    • Qué sucede si la empresa arrendadora incumple con su parte.
    • Tiempo de duración del contrato.
    • Saber si existen limitaciones de uso y, si es así, saber que ocurre si pasamos esas limitaciones.
    • Qué incluye el contrato exactamente.
    • Todo lo que tiene que ver con el mantenimiento (rapidez, reparación, sustitución, etc.)
    • Si existe la posibilidad de cambiar los equipos por otros mejores, bien cada cierto tiempo o solicitándolo el cliente.

Opciones

Existen varias opciones donde podemos realizar un renting tecnológico y así ver cuál es la que mejor se adapta a nuestras necesidades.

  • Bancos: muchos bancos como BBVA o Banco Santander ofrecen sistemas de renting tecnológico que podemos aprovechar si somos clientes. La ventaja de algunos bancos es que este renting también se ofrece a particulares.
  • IT Renting: esta es una de las empresas especializadas en este tipo de renting. Podemos tener contratos de 24 a 60 mees con un importe mínimo por operación de 3.000 euros + IVA.
  • CiSet: en este caso es un renting para empresas y nos pueden servir desde ordenadores de mesa, portátiles, smartphones, impresoras, proyectores o switches entre otras cosas.
  • Microblau: otro servicio de renting tecnológico con 3 modalidades distintas, todas ellas partir de 1.000 de operación, pudiendo incluir hardware, software e instalación.
  • RSD: es una empresa especializada en soluciones informáticas que desarrolla soluciones a medida.
  • BLB Renting: en este caso tenemos la posibilidad de incluir varios equipos como ordenadores, impresoras, smartphones e incluso software. No solo nos ofrecen mantenimiento, sino que también seguros, impuestos y gestiones.