¿Crees que te han engañado en Internet? Así puedes evitar ser víctima del phishing

Reportajes

Internet es donde casi todo el mundo acude cada vez que quiere estar al tanto de las últimas noticias, buscar información sobre un tema concreto, acceder a diferentes servicios, consultar el correo, realizar algún tipo de transacciones bancarias o realizar compras, entre otras muchas cosas. Sin embargo, mientras que para mucha gente esto es algo ya habitual, todavía son muchos los que no se fían de Internet y tienen mucho reparo en realizar ciertas actividades en la red. Uno de los principales temores es ser engañado en Internet, por eso, vamos a mostrar a continuación qué es el phishing, cómo funciona y cómo podemos evitar ser víctimas de este tipo de ataques.

Son muchas las amenazas que circulan a diario por la red, y es que son muchos los tipos de malware o virus que pueden llegar hasta nuestros dispositivos con diferentes intenciones. En este sentido, una de las técnicas más utilizadas es el famoso phishing.

Puede que a muchos este término les suene familiar y ya sepan qué es exactamente y cuál es su objetivo, sin embargo, son muchas personas a las que esta palabra no les suena de nada, lo han oído alguna vez sin saber muy bien lo que es o es un término más de Internet del que no saben nada más.

Qué es el phishing y cómo funciona

Se trata de una técnica con la que los ciberdelincuentes tratan de engañar a sus víctimas con el objetivo de robar cierta información confidencial. Por lo tanto, podríamos decir que es un método de fraude en Internet en el que el atacante intenta hacerse pasar por una entidad, empresa o servicio para conseguir cierta información personal de las víctimas.

Aunque se trata de un ataque que puede realizarse de diferentes modos, lo cierto es que el más habitual es mediante el envío de un mensaje de correo electrónico masivo en el que el ciberdelincuente se hace pasar por quien verdaderamente no es para solicitar a las posibles víctimas información relevante sobre los datos de acceso a sus cuentas, correo, datos de la seguridad social, cuentas bancarias, etc.

Robo datos bancarios Phising

Para ello, lo que hacen es utilizar una dirección de correo electrónico como remitente que contenga el nombre de la empresa, o persona por la que se quiere hacer pasar, simular el entorno o interfaz de la compañía a la que están suplantando y por supuesto, un formulario o enlace para acceder o enviar esos datos que van a ser robados por los ciberdelincuentes y que sigue imitando, en muchos casos casi a la perfección, el aspecto real del servicio o compañía por la que se están haciendo pasar.

De esta manera, mientras que las víctimas creen que se trata de un mensaje totalmente real, lo cierto es que están dando los datos de acceso a cierta información personal a quienes, con total seguridad, los utilizarán con ninguna buena intención.

Tipos

El gran uso que realizamos de nuestros teléfonos móviles para navegar por Internet, ha hecho que a los típicos ataques de phishing que utilizan algunas de las técnicas más habituales, se les sume otro tipo de artimañas para realizar ataques específicos y cada vez más sofisticados a través del móvil.

En este sentido, podríamos decir que se pueden diferenciar entre los ataques específicos a través de nuestros smartphones y aquellos que nos llegan desde internet independientemente del dispositivo con el que nos conectemos. Dentro de los ataques sobre nuestros terminales móviles, podemos distinguir:

  • A través de SMS: También conocido como smishing. Se trata de un tipo de ataque que lleva existiendo muchos años y que se basa en captar la atención de las víctimas metiendoles el miedo en el cuerpo a través del uso de SMS. Estos mensajes lleva un texto bastante directo con el objetivo de sembrar un poco el pánico en aquellas personas que lo reciban y cuyo objetivo no es otro que el de robar las credenciales de acceso a ciertas plataformas como Paypal, por ejemplo. Suelen ir acompañados de algún enlace o incitan a realizar una llamada o enviar un SMS a  ciertos números de teléfonos.
  • Llamadas de voz: los ataques basados en las llamadas de voz, también conocidos como vishing, son aquellos que usan ciertas tecnologías capaces de identificar llamadas, hacer uso de marcadores automáticos remotos o números basados en códigos de área para ponerse en contacto con las víctimas y solicitar datos privados y confidenciales.
  • Por número de teléfono: Es uno de los ataques más novedosos y se centra en el sistema de seguridad de las cuentas bancarias con autenticación de dos factores. De esta manera, los atacantes recopilan información personal de sus víctimas para posteriormente hacerse pasar por ellos con distintos objetivos.

Phising

Aunque estos tipos de ataques son especialmente pensados para llegar a las víctimas a través del teléfono móvil, podemos distinguir otros tipos de phishing independientemente del dispositivo que utilicemos para conectarnos a Internet. El funcionamiento y objetivo en todos es el mismo, pero sin embargo, cambia el modus operandi utilizado en casa uno de ellos. Entre los tipos más comunes cabe destacar:

  • Phishing tradicional o Deceptive phishing: conocido también como de clonado o redireccionamiento. Es la modalidad más común de este tipo de ataques, ya que es el que utiliza un mensaje de correo electrónico para hacerse pasar por una empresa de la confianza del usuario y solicitar información personal a través de un enlace que redirige a una sitio web que ha sido clonado para simular el verdadero.
  • Malware based phishing: En esta ocasión el procedimiento comienza también con el envío de un mensaje de correo, pero en lugar de redireccionar a una web falsa, lleva adjunto un archivo con malware. En el momento que se hace clic sobre él, trata de explotar ciertas vulnerabilidades de nuestro dispositivo para alojarse en él y conseguir su objetivo.
  • Spearphishing: Es una modalidad en el que el mensaje de gancho es mucho más personalizado. Es decir, el mensaje que recibamos podría ir dirigido hacia nosotros y mencionando nuestro nombre, para hacerlo aún más creíble. Incluso podría mostrar otros datos nuestros como el cargo que tenemos en nuestra empresa, teléfono de contacto, etc. Ataques que están dirigidos a un determinado perfil de personas dentro de una empresa y pueden llegar a través del correo electrónico o de sus perfiles en redes sociales.
  • Pharming: Son aquellos ataques capaces de manipular el sistema de nombre de dominio de una empresa para redirigir las solicitudes de acceso a ese sitio a otro fraudulento que se encargará de robar la información de aquellos que accedan sin darse cuenta del engaño.
  • Suplantación del CEO: Uno de los más populares. En este caso, después de conseguir las credenciales del CEO de una empresa o cualquier otro cargo importante, realizan el envío de un mail desde su propia cuenta (haciéndose pasar por él), solicitando ciertos datos personales y confidenciales que por supuesto, serán robados con distintos fines.

Cómo evitar ser engañado con este tipo de ataques

Lo cierto es que este tipo de ataques no son detectables de la misma manera que ciertos virus u otros tipos de malware, que pueden ser detectados por los antivirus u otras herramientas de seguridad más fácilmente. Sin embargo, hay ciertos detalles que nos pueden ayudar a detectar si un mensaje de correo electrónico, un mensaje de texto o una publicación mencionandonos en las redes sociales se corresponde con un ataque de phising.

Dirección de correo del remitente

Es importante prestar especial atención a la dirección de correo del remitente en aquellos mensajes de correo que recibamos y no sean de personas de nuestra confianza. En este sentido, los ciberdelincuentes suelen usar nombres en la dirección de correo que hagan pensar a las posibles víctimas que se trata de un mensaje totalmente verídico.

En la primera parte de la dirección, lo que va antes de la @, ahí podemos encontrar cualquier nombre que parezca real, sin embargo, donde debemos fijarnos en justamente en lo que aparece después de la @. Es el nombre que identifica el dominio y por lo tanto, no se puede corresponder nunca con el mismo que el de la empresa real a la que están intentando suplantar. Por eso, debemos comprobar bien este nombre y verificar si es el mismo nombre de dominio utilizado por la verdadera compañía.

phising

Sitio exacto donde nos redirige el enlace

Otra recomendación es fijarse en el sitio exacto donde nos llevará el enlace que se nos facilita dentro del cuerpo del mensaje y sobre el que se nos solicita pinchar. Para ello, podemos poner el puntero del ratón sobre el propio enlace y fijarnos en la url completa que nos aparece sin tener que hacer clic o bien, hacer clic con el botón derecho sobre el propio enlace y copiar la url.

Esta url, la podemos pegar en un documento de texto para analizarla y comprobar si se trata de un sitio web de confianza o si por el contrario está tratando de simular ser un sitio cuando realmente nos redirige a otro.

Fijate bien en el lenguaje utilizado

En muchas ocasiones, el origen de un ataque de phishing puede estar en otros países para posteriormente adaptarse a otros con el simple hecho de traducir los enlaces y mensajes. Sin embargo, al leer detenidamente el mensaje recibido, podemos detectar ciertas expresiones o estructuras verbales poco propias de nuestro lenguaje.

Esto, sin duda nos debe hacer sospechar que se trata de un engaño y por lo tanto, debemos proceder a la eliminación del mensaje lo antes posible y evitar pinchar cualquier enlace que contenga o descargar archivos adjuntos.

No abrir nunca archivos adjuntos de mails desconocidos

Si detectamos una dirección de correo sospechosa o se trata de un remitente que no conocemos, lo mejor es ser prudente y no descargar ni abrir archivos adjuntos en el propio correo. Estos archivos pueden hacer que se instale un malware en nuestro equipo y se dedique a robar nuestros datos personales.

Nunca facilites el PIN ni código de seguridad de tu tarjeta

Por muy verídico que nos parezca todo, nunca debemos facilitar el PIN de nuestra tarjeta de crédito, ni por supuesto el código de seguridad necesario para realizar cualquier pago online si no queremos que nos roben.

Son datos que únicamente debemos introducir en el momento de realizar un pago en un sitio de confianza y a través de una pasarela de pago 100% segura y que por lo tanto, no debemos facilitar nunca a nadie.

Tu banco nunca te solicitará tus datos de acceso

Es un tópico pero aún así, son muchas las personas que caen en este tipo de engaños. Nuestro banco, nunca nos va a solicitar los datos de acceso a nuestras cuentas, números de tarjeta, PIN o códigos de seguridad. Por muy real que nos resulte todo, las entidades bancarias nunca solicitan este tipo de datos a sus clientes y muchos menos, a través de un mensaje de correo electrónico o mensaje de texto en el móvil.

Mantener siempre actualizado el sistema y el navegador

Se trata de algo siempre recomendable, pero en esta ocasión, también es importante tener nuestro sistema y navegador debidamente actualizado para evitar que alguno de estos ataques o malware se aproveche de alguna vulnerabilidad para infectarnos y conseguir sus objetivos.

Qué hacer si hemos sido víctimas de un ataque de phishing

Si detectamos que hemos sido víctimas de phishing, lo primero que debemos hacer es tomar medidas para evitar que los problemas vayan a más. Por ejemplo, si hemos detectado algún movimiento extraño con nuestras tarjetas bancarias o en la propia cuenta, debemos informar a nuestro banco para que bloquee todo tipo de transacciones que no sean explícitamente solicitadas por nosotros mismos.

Si se han hecho pasar por nosotros o nos damos cuenta del uso de alguna de nuestras cuentas sin nuestro permiso, debemos notificarlo a la empresa que nos ofrece dicho servicio y proceder automáticamente con el cambio de nuestra contraseña de acceso.

Además, es importante también denunciarlo ante la policía o el cuerpo especial de delitos telemáticos y hacer eco del engaño para evitar que otras personas de nuestro entorno, o cualquier otra persona, pueda caer en el mismo error y ser víctima de este tipo de ataques de phishing.

Escrito por Roberto Adeva

Fuente > ADSLZone