Oculus Quest, review: llega la revolución con los juegos de realidad virtual sin cables

Gadgets

Hoy os traemos el análisis de las Oculus Quest, las esperadísimas gafas independientes de realidad virtual que no necesitan de un ordenador ni cables para poder jugar. Estas gafas son las terceras comerciales que Oculus lanza al mercado después de las Oculus Rift CV1 y las Oculus Go, y buscan revolucionar la forma en la que jugamos a videojuegos de realidad virtual. Hoy se han anunciado junto con las Oculus Rift S, que también estarán a la venta por el mismo precio que las Quest. Os contamos todos los detalles.

Las Oculus Go fueron el primer intento de Oculus de lanzar unas gafas de realidad virtual independientes. Estas primeras gafas, no obstante, estaban más limitadas a nivel de hardware (con un tracking limitado y un mando no pensado para jugar a juegos complejos), además de estar pensadas más al consumo de contenido y no tanto a jugar a videojuegos. Todo eso cambia con las Oculus Quest, las cuales están pensadas para videojuegos desde cero, y sin tener que recurrir a un PC para procesar la imagen que llega a las gafas.

Oculus Quest 2

Esto lo podemos ver claramente en diversos aspectos, como el precio (casi el doble que las Oculus Go), o los mandos, ya que estas gafas usan los mismos que las Oculus Rift S que pondrán a la venta el día 21 de mayo junto a las Quest. Mientras que las Oculus Go estaban más bien pensadas como unas Gear VR mejoradas, las Oculus Quest las podemos identificar más bien como una versión independiente de lo que serán las Oculus Rift S. Y eso es algo muy bueno.

Tanto las Oculus Quest como las Oculus Rift S costarán 449 euros. En el caso de las Quest ese será el precio del modelo más barato con 64 GB de almacenamiento. También hay un modelo de 128 GB por 549 euros. Las reservas se abren hoy 30 de abril, y ambas estarán a la venta a partir del 21 de mayo en 22 países, incluyendo España.

Características técnicas de las Oculus Quest

Las Oculus Quest son, por tanto, las primeras gafas de realidad virtual del mercado en contar con lo que se llama «seis grados de libertad sin cables» (6DOF VR), pudiendo movernos en un espacio virtual tridimensional de delante a atrás, de arriba abajo, y de izquierda a derecha. Libertad total de movimientos en 360 grados para los juegos de realidad virtual gracias a las cámaras que lleva incorporadas que actúan como sensores «de dentro hacia afuera» para ubicarnos con respecto a dónde estemos de nuestro entorno. Estos sensores forman parte de lo que han llamado Oculus Insight, lo cual también tienen las Rift S.

Esto implica libertad total de movimientos dentro de nuestra habitación o de cualquier sitio al que vayamos, lo cual se puede determinar justo cuando nos ponemos las gafas dibujando la zona con el mando. Cuando nos ponemos las gafas y las encendemos, podemos ver a través de las cámaras el mundo «real», pero en blanco y negro y con una calidad algo limitada y a unos 30 FPS, generando mareo si estamos mucho rato viendo a través de ese modo.

Esta funcionalidad es muy de agradecer, ya que cuando te pones normalmente las Oculus Rift para iniciar un juego o un modo te las tienes que andar quitando siempre para encontrar los mandos si no los has cogido antes. Incluso cuando los dejas preparados tienes que agarrarlos a ciegas. Cuando te sales de la zona Guardían pasamos a ver a través de estas cámaras, «saliéndonos» del entorno virtual y evitar chocarnos con nuestro entorno.

Las Oculus Quest no solo destacan por su calidad de imagen, sino por la de su sonido, ya que incorporan dos altavoces para que no tengamos ni que ponernos auriculares cuando estamos jugando. Estos altavoces cuentan también con sonido posicional, pudiendo posicionar a los enemigos y ubicarlos rápidamente, o comunicarnos con ellos gracias al también incorporado micrófono. En el caso de que queramos escuchar mejor el sonido, podemos conectar auriculares a uno de los dos puertos jack que incorporan las gafas a cada lado.

En la parte inferior derecha de las gafas también encontramos dos botones para regular el volumen. El de subir el volumen también puede hacer las veces de aceptar, mientras que el de bajar puede ser el de rechazar, idea para por ejemplo no tener que colocárnoslas, buscar el mando y apuntar al botón para pulsarlo. Esto es útil cuando queremos conectarlas al PC, donde por primera vez nos pide permisos para acceder a los archivos (al igual que cualquier otro dispositivo basado en Android).

El resto de características técnicas de las Oculus Quest son:

  • Procesador: Qualcomm Snapdragon 835
  • RAM: 4 GB
  • Dimensiones y peso: 193 x 105 x 222 mm, 571 gramos
  • Almacenamiento: 64 o 128 Gb
  • Pantalla: 2880 x 1600 píxeles, panel OLED con 72 Hz de tasa de refresco
  • FOV: 110º
  • IPD: ajustable
  • Batería: de litio, incluida, con una duración de entre 2 y 3 horas (más cercana a 2 horas jugando, y más cercana a 3 viendo contenido multimedia).
  • Tiempo de carga: unas 2 horas
  • Wi-Fi: 802.11 a/b/g/n/ac, dual-band

El Snapdragon 835 de las gafas cuenta con un overclock que mejora su rendimiento, y la compañía ha trabajado en mejorar su ventilación para evitar sobrecalentamiento. El rendimiento del mismo es magnífico, ejecutando los juegos sin problemas de frames y con una fluidez que no genera mareos.

Unboxing y análisis externo

La caja incluye:

  • Gafas Oculus Quest
  • Dos mandos Oculus Touch 2.0
  • Cable USB C a USB C de carga de 3 metros
  • Cargador
  • Dos pilas AA
  • Espaciador para las gafas
  • Manual, garantía y guía de referencia

El unboxing de estas gafas recuerda mucho al de las Oculus Rift, donde la calidad los materiales y del producto que estamos sacando destacan nada más abrir la caja. Los mandos son más ligeros que los Touch anteriores, aunque siguen teniendo una excelente ergonomía. En cuanto a los materiales utilizados, tenemos unos acabados mejores y plásticos de más calidad, con un acolchado orientado a la máxima comodidad como veremos más adelante.

Prueba

Configuración inicial

El proceso de configuración es realmente sencillo, y requiere de un teléfono móvil con Bluetooth y WiFi. Para sincronizar el móvil con las gafas tenemos que introducir un código que aparece en las gafas cuando las encendemos, y ya se produce el emparejamiento a través de Bluetooth. Después de loguearnos con nuestra cuenta, en el móvil, introducimos la contraseña del WiFi para que las gafas se conecten a Internet para actualizar firmware, descargar juegos o navegar por Internet.

Una vez está todo emparejado, se nos muestra un tutorial donde tenemos que ajustar diversos parámetros. Por ejemplo, tenemos que definir la altura del suelo, lo cual hace de manera correcta automáticamente gracias a los sensores. Luego, definimos los mandos y la zona Guardián para movernos con tranquilidad y no chocarnos con nuestro entorno. Las gafas recordarán la zona que hayamos configurado, y además pueden memorizar varias habitaciones. A la hora de configurar la posición y el movimiento tenemos dos opciones: un modo estático donde no nos movemos, y otro dinámico donde podemos elegir movernos por el entorno caminando en el caso de que estemos en una habitación grande. Oculus recomienda 2 x 2 metros al menos para este modo.

Al empezar aparecemos en un pequeño entorno virtual donde hay una mesa con objetos para probar, como una pala de ping pong, cajas, una pelota para golpear, etc. Estos elementos ayudan a familiarizarnos con la realidad virtual. Ahí hay también dos juegos en cartucho que tenemos que introducir en una consola virtual. El primero de ellos nos lleva a una sala de baile donde practicamos nuestros mejores movimientos con un muñeco virtual, mientras que en el segundo ponemos a prueba nuestra puntería con una pistola, dos pistolas y una metralleta, disparando a diversos cuadrados o estrellas para conseguir puntos.

Menú

Una vez hemos acabado este tutorial, ya podemos ir al menú de las Oculus Quest, que es básicamente el salón de una mansión por la noche con unas cristaleras que nos permite ver el cielo.En ese entorno tenemos el menú donde podemos elegir qué tipo de entretenimiento queremos. Entre estos ajustes tenemos la Tienda para comprar juegos, el navegador para ver vídeos de YouTube, fotos en modo cine, vídeos que hayamos grabado con una cámara 360º, etc.

En el apartado de Configuración podemos ver el estado de la batería de las gafas, así como la batería que le queda a la pila de cada mando. También podemos resetear la posición de las gafas por si nos hemos girado con respecto a donde queremos estar mirando, así como grabar lo que estemos jugando y hasta hacer capturas de pantalla para compartirlo posteriormente.

Si tienes juegos como Superhot o The Climb comprados, no será necesario que vuelvas a comprarlos. Otros desarrolladores irán sumándose a esta iniciativa. Podemos instalar juegos y dejarlos descargando en segundo plano mientras estamos jugando a otros, ya que las gafas son compatibles con multitarea.

Mandos

Volviendo al hardware, los mandos de las Oculus Quest y las Rift S han sido rediseñados con un diseño que recuerda a las HTC Vive con el círculo en la parte superior en lugar de estar rodeando nuestra mano. Los nuevos Oculus Touch (que bien podrían haberse llamado 2.0) son algo diferentes a los Oculus Touch originales, pero al fin y al cabo son igual de cómodos y fáciles de usar, con un seguimiento preciso y sin latencia. De hecho, si hubiera que destacar algo es que se notan algo más precisos que los anteriores. La cubierta de las pilas sigue estando imantada.

La calidad de los materiales es algo diferente de los primeros Touch, pero sigue teniendo unos acabados excelentes. Tienen un LED que parpadea en blanco si están emparejándose, y se mantienen blancos una vez están conectados al headset (estando este encendido).

Juegos

De lanzamiento, las Quest cuentan con 50 juegos, entre los que se encuentran adaptaciones de populares títulos como Beat Saber o Superhot VR. También hay nuevos juegos diseñados desde cero, como Dead and Buried II. Las gafas vienen con 5 demos de juegos: Beat Saber, Creed, Journey of the Gods, Space Pirate Trainer y Sports Scramble.

En Beat Saber, el más conocido de los cinco, manejamos dos sables láser. La versión limitada de la demo tiene dos canciones y cinco niveles de dificultad, pudiendo disfrutar de la esencia del juego y con unos gráficos mejores que los de la versión de PC gracias a la mayor resolución en juegos poco exigentes como Beat Saber. Los más exigentes, sin embargo, no se ven tan bien, pero a nivel de resolución y fluidez ofrecen un excelente resultado.

En Creed, encarnamos a Adonis Creed, hijo de Apollo Creed, en un juego de boxeo donde luchamos contra un contrincante en la demo.

En Journey of the Gods luchamos como un humano o como un dios para recoger objetos, ganar mejoras y luchar contra enemigos.

En Space Pirate Trainer luchamos contra hordas de androides con armas hasta llegar a un monstruo final.

Por último, en Sports Scramble, jugamos un partido de tenis contra la IA o contra amigos en un juego multijugador, demostrando una de las bazas y posible futuro uso para jugar con amigos que también tengan las gafas.

En el siguiente vídeo podéis ver una prueba que hemos hecho de Superhot VR, Beat Saber y Dead and Buried II, tres de los juegos más interesantes que se lanzarán junto con las gafas. El vídeo está grabado con la función de grabación que incluyen las gafas, y es importante reseñar que el sonido de los juegos llevaba unos 3 segundos de desincronización en la grabación, cosa que probablemente sea un bug que posteriormente la compañía subsane en una actualización. Además, el vídeo sólo graba lo que captura un ojo, pero la sensación de inmersión es total y más estable de lo que muestra la grabación.

El listado completo de juegos está disponible en la página web, pero de momento están confirmados los siguientes:

  • Apex Construct
  • Angry Birds VR: Isle of Pigs
  • Bait!
  • Ballista
  • Beast Pets
  • Beat Saber
  • BOGO
  • BoxVR
  • Covert
  • Cradle of Sins
  • Creed: Rise to Glory
  • Crisis VRigade
  • Dance Central
  • Dance Collider
  • Dead and Buried
  • Dead and Buried 2
  • Death Horizon
  • Don’t Look Down VR
  • Drop Dead: Dual Strike Edition
  • Eleven: Table Tennis VR
  • Face Your Fears 2
  • First Person Tennis
  • Fruit Ninja
  • Groundhog Day: Like Father Like Son
  • High Fidelity
  • Honor and Duty: D-Day
  • I Expect You To Die
  • Job Simulator
  • Journey of the Gods
  • Keep Talking and Nobody Explodes
  • Moss
  • Nature’s Trek VR
  • Ninja Legends (Formerly «Ninja Ikari»)
  • Nostos
  • OrbusVR: Reborn
  • Pixel Ripped 1989
  • Pokerstars VR
  • QuiVr Vanguard
  • Racket Fury: Table Tennis VR
  • Racket: Nx
  • Range Day VR
  • Rave Runner
  • Real VR Fishing
  • Robo Recall
  • Rhythm of the Universe
  • Rush
  • Sairento VR
  • Shadow Legend VR
  • Shadowpoint
  • Somnium Space
  • Soundscape VR
  • Space Pirate Trainer
  • Spice & Wolf VR
  • Sports Scramble
  • Starforce VR
  • SUPERHOT VR
  • Swords of Gargantua
  • The Brookhaven Experiment
  • The Climb
  • The Exorcist: Legion VR
  • The Last Oasis
  • The Tower 2
  • The Under Presents
  • Thumper
  • Tokyo Chronos
  • Ultrawings
  • Vacation Simulator
  • Vader Immortal Ep. 1 (A Star Wars VR Series)
  • Virtual Virtual Reality
  • Voronium
  • VR Furballs
  • VR Karts: Sprint

Resolución

La resolución es uno de los aspectos que más destacan de estas nuevas gafas VR. Las Oculus Rift anteriores tenían 2160 x 1200 píxeles, mientras que las Oculus Go mejoraron hasta alcanzar 2560 x 1440 píxeles (la misma de las Oculus Rift S). Las Oculus Quest son las gafas de Oculus que más resolución tienen, con 2880 x 1600 píxeles (1440 x 1600 por ojo); igual que las mejores gafas de realidad mixta de Microsoft.

Las bondades de esta resolución son evidentes nada más ponernos las gafas en comparación con las Oculus Rift. El texto está mucho más definido, el «screen door effect» desaparece completamente, no viéndose esa malla extraña que pasa al haber menos resolución en el primer modelo. La reproducción de color es excelente gracias al panel OLED que utilizan.

Así, simplificando los números, en las Oculus Rift originales teníamos casi 2,6 millones de píxeles, mientras que en estas tenemos algo más de 4,6 millones de píxeles. Dicho de otra forma, tenemos un 77,77% más de resolución, siendo una cifra excelente para jugar en VR, y que será la base de lo que veremos en futuros headsets que incluso superen el 4K de resolución.

La tasa de refresco, sin embargo, cae de 90 a 72 Hz. Jugando normalmente no se nota, pero si coges unas gafas y te pones las otras, la diferencia es aparente. Habría estado bien mantener los 80 Hz, pero también hay que tener en cuenta el aumento de resolución y lo limitado de un procesador móvil.

A la hora de ver contenido multimedia, tenemos varias demos y otro contenido en 3D. También tenemos modo cine para poner una película o vídeo de YouTube. A su vez, también podemos ver fotos en estos modos de realidad virtual. Si queremos extraer contenido de ellas, las podemos conectar al PC con cualquier cable USB C, y se conecta como cualquier móvil Android en modo MTP. Ahí podemos extraer las grabaciones que hayamos hecho.

Comodidad

Comparadas con las Oculus Rift originales, las Quest pesan más al incorporar la batería, procesador y demás, lo que hace que se note menos ligera en la cabeza. La parte que hace contacto con la cara ha sido mejorada, con un acolchado más profesional y con mejores acabados. Los deslizadores para colocárnoslas se notan más premium. En general, son más cómodas gracias a unos mejores materiales y acabados, pero pesan un poco más (470 vs 571 gramos)

En las Oculus Rift tuve problemas con mis gafas de miopía, ya que hacían contacto directo con la lente y me las apretaban hacia la cara, manchándolas con las pestañas al estar más cerca del ojo por la presión que hacían las propias gafas. Sin embargo, con las Oculus Quest esto no ocurre, pudiendo usar gafas sin problemas, no llegando a tocar ni la lente de las gafas ni mis pestañas. Y todo sin ni siquiera tener que usar el separador de plástico incluido. Oculus ha pensado bastante en los miopes con estas Quest.

Las lentes de las Quest han sido mejoradas para una mayor nitidez, y como en el anterior modelo es recomendable no limpiarlas con líquido ni químicos ni nada abrasivo, al igual que el resto de plásticos. Lo recomendable son gamuzas para las gafas o paños de microfibra.

Carga y batería

La batería de las gafas ofrece una buena duración en torno a las 2 horas y 20 minutos, sobre todo teniendo en cuenta que no vamos (ni debemos) estar tanto rato seguido usándolas sin descanso. En la parte exterior tienen dos LED para indicarnos diferentes estados. En la parte frontal tenemos uno blanco que nos indica si las gafas están encendidas. En la parte derecha, tenemos uno al lado del botón que está en blanco si están encendidas, en verde si está cargada la batería entera, en naranja si está cargando pero con la batería incompleta, y en rojo si le queda poca batería.

Para encenderlas, tenemos que pulsar el botón que hay a la derecha de las gafas, y para apagarlo hay que hacer lo mismo y seleccionar la opción de apagar apuntando con los propios mandos.

También es importante reseñar que las gafas permiten jugar mientras están cargando, por lo que no vamos a tener problemas para jugar independientemente de cómo esté la batería, aunque sea algo más incómodo jugar con el cable enchufado y algo más limitado. La batería además aumenta mientras lo tenemos enchufado y estamos jugando, por lo que no pasa como en algunos portátiles gaming que es menor la potencia del cargador de lo que consume el dispositivo.

Enviar imágenes a las Oculus Quest sin cables. ¿será posible en el futuro?

Oculus no ha confirmado si en el futuro permitirá esta función, pero las gafas son perfectamente compatibles con ella. Además, hay suficientes métodos de compresión, gracias a códecs como H.264 o H.265 que permiten transmitir contenido por WiFi a un suficiente bitrate como para no notar pérdida de calidad.

El único problema que esto podría presentar es el aumento de latencia de la señal por usar WiFi y el posible mareo. Si ahora mismo no está implementado es porque ya lo han probado y habrán visto que no es viable, pero quizás en el futuro se animen a sacar una nueva versión de las gafas que lo permita (¿con 5G por ejemplo?).

Dejamos una galería de comparación con las Oculus Rift CV1:

Conclusión

Las Oculus Quest han llegado para revolucionar la forma en la que jugamos a los videojuegos más allá de lo que ya lo ha hecho la realidad virtual, otorgándonos una libertad total de movimiento sin depender de cables ni de sensores externos. Las gafas han sido rediseñadas para ser aún más premium, y van a convivir junto con las Oculus Rift S para tener un ecosistema más sólido, con mejores juegos, y al gusto de cualquier consumidor. Si tienes un PC potente, las Rift S serán las tuyas. Si no tienes un PC potente y quieres jugar a juegos en cualquier parte, las Quest son tu opción. Ahorrarse el dinero que cuesta un PC es un gran punto a favor.

Pros

  • Excelente resolución de pantalla
  • Cómodas de llevar
  • Nuevos mandos rediseñados que son aún más precisos
  • Sin necesidad de PC
  • 50 juegos de salida

Contras

  • Peores gráficos que los juegos de PC en títulos exigentes
  • El sonido de los altavoces es mejorable. Es mejor usar auriculares

Por tanto, le otorgamos un 9,5/10 a las Oculus Quest.

Como decíamos al principio, las gafas estarán a la venta por un precio de 449 euros para el modelo de 64 GB, y 549 euros para el de 128 GB. Estarán a la venta el 21 de mayo, y podrán comprar dos accesorios: una funda de viaje por 40 dólares, y unos auriculares in-ear por 49 dólares.

Si tenéis alguna cuestión sobre algo que se nos haya escapado en la review, no dudéis de dejarlo en los comentarios.

Escrito por Alberto García

Fuente > ADSLZone