China anuncia el primer reactor nuclear cuyos residuos no contaminan… tanto

La energía nuclear es un método muy potente de crear mucha energía que luego puede ser usada para dar luz a ciudades enteras. Sin embargo, la energía nuclear, que si bien es «limpia» en su producción tiene el problema de qué hacer con los residuos que genera que son altamente radioactivos. Sin embargo, China ha propuesto crear un reactor nuclear cuyos residuos no son tan contaminantes y que de la misma energía que los convencionales.

Si bien alrededor de las centrales nucleares, si no hay un desastre o filtración como los de Chernobyl o Fukushima, es un entorno en el que no se nota su presencia, otra cosa viene cuando se hablan de los cementerios nucleares de los materiales que se derivan de su funcionamiento, debido a los altos niveles de radiación o el tiempo que se mantienen activos.

Sin embargo, China cree haber encontrado la clave para crear una central cuyos residuos no sean peligrosos (o al menos no tanto porque se calcula que «sólo» serán un problema durante 500 años), gracias al uso de sal y torio.

China y su apuesta por la energía nuclear más «verde»

El país asiático espera que el primer modelo de reactor nuclear esté terminado el próximo mes y que dentro de dos se comiencen a realizar los ensayos pertinentes. Se calcula que para dentro de unos nueve años aproximadamente estará listo para funcionar.

Los reactores nucleares actuales utilizan uranio que es un material altamente radioactivo y cuyos residuos pueden estar miles de años contaminando una zona, haciéndola inhabitable, como por ejemplo es el caso de Chernobyl, en Ucrania, donde sucedió el desastre nuclear más grande (o al menos el más famoso) del mundo.

Torio y sal, lo más importante

China emplearía el torio, un elemento que rinde perfectamente de forma mixta con la sal, pudiendo incluso cerrar una fuga en caso de que la hubiera. Además, puede funcionar sin agua, por lo que se podría construir en zonas lejanas a la civilización y no en un sitios donde siempre hay grandes cantidades de agua, cerca de las ciudades. De hecho, el gigante asiático está construyendo este primer reactor en una zona alejada de la civilización y rodeada por un desierto.  

Con esta tecnología China adelantaría a otras potencias mundiales que siguen empleando el uranio en sus centrales nucleares y aún están lejos de crear unas que usen este nuevo material en su lugar. Es curioso que China, uno de los países que más contamina del mundo ya que usa una enorme cantidad de carbón, esté pensando en emplear estas futuras centrales nucleares para paliar el problema de los residuos nucleares y al mismo tiempo depender menos de los combustibles fósiles, con una fuente de energía capaz de suministrar energía a un país, cada vez, más hambriento de electricidad al haberse convertido en la fábrica del mundo.