Los habituales postes de madera para luz o Internet pronto serían de grafeno

Los postes de madera son algo muy común en España, y suelen utilizarse para la electricidad o para las telecomunicaciones. Son necesarios en zonas que llevan habitadas desde incluso antes de que se descubriese la electricidad, así como también permite desplegar electricidad y redes a un menor coste. A cambio, afean el paisaje y pueden romperse si las situaciones meteorológicas son desfavorables. Por ello, una empresa española busca sustituirlos por grafeno.

La empresa ha sido creada por el presidente del C.D Castellón, Vicente Montesinos, que va a abrir una de las primeras plantas en España que fabricarán postes para electricidad y comunicaciones basándose en el grafeno. La empresa, llamada Graphenglass, montará su primera planta a finales de verano con una capacidad para fabricar 15.000 postes, la cual será fácilmente escalable conforme vaya aumentando la demanda de estos postes.

Postes de grafeno: mejores en todo

La utilización de grafeno en lugar de madera ofrece multitud de ventajas. Entre ellas destacan un menor peso de los postes, facilitando su transporte e instalación. A su vez, también tenemos una resistencia y una durabilidad mayores que con los postes de madera, aumentando la vida útil y reduciendo la necesidad de reemplazarlos.

Los postes de madera tampoco se suelen llevar bien con grandes despliegues de fibra óptica, ya que estos cables son más gruesos que los anteriores para los que estaban diseñados los postes, de manera que algunos no pueden soportar el peso. Por ello, en ocasiones hay que reforzarlos con hormigón o directamente sustituirlos.

La propuesta de Graphenglass se enmarca dentro de la iniciativa Graphene Flagship de la Unión Europea, una de las tres grandes líneas de investigación que ha lanzado la UE para tecnologías punteras de alto impacto en un periodo de 10 años y con una inversión de 1.000 millones de euros.

Muchos postes de madera pueden ser cancerígenos

La Graphene Flasgship busca llevar el grafeno y los materiales bidimensionales desde los laboratorios hasta la sociedad europea, con aplicaciones prácticas que salgan más allá de usos teóricos o experimentales.

La sustitución de estos postes es también importante no ya desde el punto de vista de averías o deterioro, sino desde un punto de vista medioambiental y de salud pública. Y es que algunos de estos paneles cuentan con un material altamente contaminante llamado creosota, que se obtiene de un proceso de destilación de la brea. Entre las sustancias tóxicas que la forman se encuentra el benzopireno, que se ha demostrado que, en altas concentraciones, puede ser cancerígeno.

Endesa va a invertir 1.000 millones de euros para sustituir 120.000 postes de madera que utilizan esta sustancia, que ofrecía como ventaja la protección de madera expuesta al exterior. Un ejemplo de uso típico es en las traviesas de las vías de tren. En su lugar, los nuevos postes contarán con un poliéster reforzado por fibra de vidrio. Las sustituciones se realizarán en Andalucía, Cataluña, Aragón, Extremadura, Castilla y León, Canarias y las Islas Baleares.