Se intensifica el desarrollo del 6G, una red que sí será inteligente

Las redes móviles van a seguir evolucionando por muy buena pinta que tenga el 5G sobre el papel a nivel de velocidad, latencia, capacidad y posibilidades. Las últimas décadas nos han mostrado la rápida evolución de todas las tecnologías y la necesidad de más por parte de una sociedad que cambia a una velocidad de vértigo. Por ese motivo, ya son varios los proyectos que trabajan en la fase inicial del 6G y hoy conocemos que la Universidad de Texas junto a Samsung, NVIDIA y otras empresas ha creado un centro de investigación para desarrollar el 6G.

Hace unos días os hablábamos de las primeras pruebas del 6G que habían batido el récord de velocidad del 5G. En este caso, se trataba de una prueba conducida por Samsung junto a la Universidad de California en la que utilizaron un sistema que opera en frecuencias de 140 GHz y con un ancho de banda de 2.000 MHz. Con ello, consiguieron enviar datos a 6,2 Gbps a una distancia de 15 metros. El anterior récord estaba en 5,23 Gbps con 5G.

Universidad de Texas junto a Samsung o NVIDIA

Samsung quiere tener un papel importante en el desarrollo de esta nueva tecnología, pero no es la única empresa. De hecho, los diferentes proyectos que cada vez van en aumento no hacen más que poner de manifiesto el interés en esta tecnología. No obstante, debemos ser claros al respecto y sabemos que no llegará, como mínimo, hasta el año 2030. Hasta entonces, queda mucho 5G por desplegar y mucho 2G o 3G por apagar para dejar sitio a las nuevas tecnologías.

Samsung, AT&T, NVIDIA, Qualcomm e InterDigital se han asociado con la Universidad de Texas para lanzar 6G@UT, un nuevo centro de investigación que buscará sentar las bases para el 6G, es decir, para la siguiente generación de las redes móviles tras el 5G. Aunque saben que esta última todavía está dando los primeros pasos, consideran que es el fruto de muchos años de investigación y desarrollo.

Por ese motivo, se van a poner ya a trabajar en el 6G. Jeffrey Andrews, director del proyecto, explica que “Los avances tanto en las comunicaciones inalámbricas como en el aprendizaje automático durante la última década han sido increíbles, pero separado”. Ahora, sumándole capacidades de localización y “sentidos”, el 6G será una red nativa inteligente como nunca se había visto.

Todos los miembros del programa realizarán un mínimo de dos proyectos durante 3 años en este centro de investigación. Los nuevos proyectos versarán sobre la capacidad de estas nuevas redes de “sentir” el entorno, anticiparse a los problemas, aprender, usar frecuencias altas y muchas otras cosas más.

Según han explicado, las redes 6G contarán con radar, visión, audio, LIDAR, sensores térmicos, sísmicos y software especial. Además, se apoyará en otros pilares para abrir nuevo espectro y también para aprovechar las capacidades de los satélites ubicados en la órbita baja terrestre, como el caso de la flota de Starlink de SpaceX.

¡Sé el primero en comentar!