Parece una batería externa, pero NFCKill puede matar el NFC de tu móvil o tarjeta

El NFC está presente en cada vez más elementos de nuestra vida. Empezó en los móviles, pero poco a poco se fue abriendo paso en tarjetas bancarias, llaves para acceder a la casa, o incluso en prendas de vestir. Sin embargo, hay a quien no le gusta que algunos dispositivos tengan NFC, y una nueva herramienta es capaz de cargárselo en cualquier dispositivo: NFCKill.

NFCKill es una herramienta que, aunque normalmente se usa con fines de testeo, puede ser adquirida por cualquier persona para causar el mal. Visto desde lejos puede parecer una simple batería externa, pero lo que hace es generar un pico de frecuencia que inutiliza todo chip RFID que se le acerque.

Tarjetas, móviles o tags: NFCKill puede matarlo todo

Entre las frecuencias en las que opera está la de 13,56 MHz conocida como alta frecuencia, y que es usada por móviles o terminales de pago contactless. El alcance es de entre 0 a 6 cm en estas frecuencias. También funciona en baja frecuencia (entre 125 y 134 KHz con un alcance de hasta 5 cm), usada por algunos tags en sitios como el control de acceso a sitios sensibles. Por último, también opera en ultra alta frecuencia (850-930 MHz), usada también por algunos tags de seguridad, y con un alcance más corto de entre 0 y 3 cm.

Además de poder destruir los chips de móviles, tarjetas bancarias, pasaportes o tags, también puede destruir las bobinas de un cargador inalámbrico o básicamente cualquier dispositivo que tenga este tipo de bobinas. Por ello, puede ser útil si no usas el NFC de tu tarjeta y quieres la seguridad añadida de que el NFC en ella quede inhabilitado.

El dispositivo tiene un puerto de carga microUSB, y con cada carga se pueden realizar 10.000 descargas. Puede llegar a lanzar un voltaje de hasta unos 1600 voltios, y es importante que se opere en zonas controladas y por técnicos experimentados. En el siguiente vídeo podemos ver cómo funciona.

Hay disponibles a la venta dos versiones en la web oficial de nfckill.com, una Stantard que vale 162,95 euros, y una versión Professional que vale 226,67 euros. Esta última permite utilizar el modo de descarga continua, mientras que la versión estándar sólo tiene disponible un modo de descarga única, la cual es suficiente para acabar con la mayoría de RFID.

NFCKill, de los mismos creadores que USBKill

NFCKill no es el único dispositivo orientado a matar otros dispositivos o partes de ellos. Todos conoceréis USBKill, que tiene disponibles diversas versiones para matar puertos USB C, MicroUSB, USB A y Lightning. Ambos dispositivos están fabricados por la misma compañía, y de hecho ofrecen un pack en el que venden ambos por 169 euros.